Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 14 de març de 2019

L'ocàs (17) --- El ocaso (17)

[Entrada 260]

L'ocàs (17)

La millor manera de plantar cara a la tristesa és ajornar-la.
Guillem Simó, escriptor, pintor i compositor (1945-2004)
Encara tinc la imatge de nosaltres al JFK esperant l'avió sense dir-nos res, ni una paraula. En algun moment en Lore em va intentar donar una explicació del que havia fet la nit anterior. Jo li vaig dir que no calia que me la donés. El va insistir a donar-me-la i no vaig poder evitar que ho fes.

Des que havíem arribat a Nova York en Lore havia anat trucant a un amic que no li contestava. Em va dir que l'havia trucat aquell vespre després de connectar-se a Internet, que l'havia trobat i que havien quedat al Bronx a prendre alguna cosa. Com que el meu anglès no era prou bo i el seu amic era molt exigent i menystenia a qui no el parlava bé, li va semblar millor no dir-me res i anar-se-n'hi sol. ―Jordi, no quería que te tratara mal, seguramente te iba a tomar por idiota al no hablar inglés con fluidez.― em va dir, com si m'hagués protegit d'alguna cosa. Encara avui no sé si creure-me'l. Per cert, en Jordi sóc jo.

El fracàs del viatge i sobretot aquella darrera nit m'havien trencat el cor, però creia que parlant la gent s'entén i que em podia disculpar pel meu mal humor si sabia fer-li veure com m'havia sentit en alguns moments del viatge. Com el primer dia sense ni un petó i tampoc el més mínim signe d'entusiasme o el tercer dia a Staten Island, però no vaig poder-ho fer mai.

Un dia de mitjans d'octubre, mentre jo encara esperava la conversa que no es produiria mai, vaig posar el seu nom al buscador d'Internet. Jo tenia, i tinc, el costum de mirar de tant en tant si hi ha alguna cosa que fa referència a mi a Internet, és una mesura de prudència que he après a la meva professió. No se sap mai, sempre hi ha el risc d'aparèixer en alguna llista d'impagats, de multes, etc. o que algú més o menys malintencionat esmenti el nostre nom amb rancúnia o mala fe. Per això és bo mirar de tant en tant que en diuen els cercadors, és un bon costum que us recomano que adquiriu.

Aquell dia, després de veure que no hi havia res de nou amb el meu nom, vaig buscar amb el seu. No recordo que tingués cap esperança de trobar-hi res. Simplement era veure si hi havia res sobre ell, ja que no me'l podia treure del cap. Vaig trobar el seu Facebook. En Lore m'hi havia convidat quan el va crear i per això no vaig tenir cap problema per entrar-hi.

Allò va ser horrible. Si era cert el que hi deia m'havia estat enganyant tot aquell any. En vaig extreure unes quantes frases que deien coses com que «estava al llit amb un amic» o que «havia hagut d'amagar-se per no topar amb el seu ex-xicot», sense afegir-hi cap comentari meu les hi vaig enviar en un email (missatge de correu electrònic). Jo sabia que, a més d'una forta puntada el seu orgull que ja coneixia prou bé, allò podia ser el cop definitiu a la nostra relació.

Li havia cridat l'atenció diverses vegades sobre les seves despeses, havien pujat força des de la tornada d'aquell desgraciat viatge. Després d'això del Facebook, vaig haver d'insistir en el fet que jo no podia suportar aquell nivell de despesa, que el meu sou no donava per a més. El seu silenci encara va durar un mes més.

Eren mitjans de novembre quan vaig rebre el seu missatge. Començava atacant-me. M'acusava d'una incursió innoble al seu Facebook, com si jo l'hagués «hackejat» (entrat sense autorització). Deia que no en podia creure fidelment el que hi posava, ja que per a ell era un divertiment, un joc, un lloc on hi posava coses que no responien a la realitat. La pena era que algunes em resultaven sospitosament versemblants. Després d'aquell dia no hi vaig entrar mai més al seu Facebook.

D'altra banda, per justificar l'excés de despesa em va explicar que havia hagut d'anar al metge i fer-se un seguit de proves perquè tenia problemes al cor. Que finalment li havien diagnosticat un problema d'excés de colesterol a la sang. He de dir que, en les nostres relacions posteriors, no el vaig veure mai tenir cura del seu colesterol, ni prendre medicines ni tenir precaucions amb el que menjava. O sigui que vist amb els meus ulls d'ara, que he de tenir cura del meu colesterol, també em costaria de creure-me'l. Finalment em deia que, com que això nostre s'havia acabat (Ep! Jo encara no ho havia donat per acabat, encara que em semblés implícit després del meu missatge amb retalls del seu Facebook, era ell qui ho feia, sense haver-ne parlat) havia de deixar Barcelona, tancar l'apartament on vivia i tornar a la seva terra natal. Evidentment es podria inferir sense que ho digués explícitament que tot era culpa meva.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (17)

La mejor manera de hacer frente a la tristeza es aplazarla.
Guillem Simó, escritor, pintor y compositor (1945-2004)
Aún tengo la imagen de nosotros en el JFK esperando del avión sin decirnos nada, ni una paraula. En algún momento Lore me intentó dar una explicación de lo que había hecho la noche anterior. Yo le dije que no era necesario que me la diera. El insistió en dármela y no pude evitar que lo hiciera.

Desde que habíamos llegado a Nueva York en Lore había ido llamando a un amigo que no le contestaba. Me dijo que le había llamado esa noche después de conectarse a Internet, que lo había encontrado y que habían quedado en el Bronx a tomar algo. Como mi inglés no era lo suficientemente bueno y su amigo era muy exigente y despreciaba a quien no lo hablaba bien, le pareció mejor no decirme nada e ir solo a la cita. ―Jordi, no quería que te tratara mal, seguramente te iba a tomar por idiota al no hablar inglés con fluidez.― me dijo, como si me hubiera protegido de algo. Todavía hoy no sé si creérmelo. Por cierto, Jordi soy yo.

El fracaso del viaje y sobre todo aquella última noche me habían roto el corazón, pero creía que hablando se entiende la gente y que me podía disculpar por mi mal humor si sabía hacerle ver cómo me había sentido en algunos momentos del viaje. Como el primer día sin un beso y tampoco el más mínimo signo de entusiasmo o el tercer día en Staten Island, pero no pude hacerlo nunca.

Un día de mediados de octubre, mientras yo aún esperaba la conversación que no se produciría nunca, puse su nombre en el buscador de Internet. Yo tenía, y tengo, la costumbre de mirar de vez en cuando si hay algo que hace referencia a mí en Internet, es una medida de prudencia que he aprendido en mi profesión. Nunca se sabe, siempre hay el riesgo de aparecer en alguna lista de impagados, de multas, etc. o que alguien más o menos malintencionado mencione nuestro nombre con rencor o mala fe. Por eso es bueno mirar de vez en cuando que dicen los buscadores, es una buena costumbre que os recomiendo que adquiráis.

Ese día, después de ver que no había nada con mi nombre, busqué con el suyo. No recuerdo que tuviera esperanzas de encontrar nada. Simplemente era ver si había nada sobre él, ya que no me lo podía sacar de la cabeza. Encontré su Facebook. Lore me había invitado cuando lo creó y por eso no tuve ningún problema para entrar.

Aquello fue horrible. Si era cierto lo que decía me había estado engañando todo aquel año. Extraje unas cuantas frases de su muro que decían cosas como que «estaba en la cama con un amigo» o que «había tenido que esconderse para no chocar con su ex novio», sin añadir ningún comentario mío se las envié en un email (mensaje de correo electrónico). Yo sabía que, además de una fuerte patada su orgullo que ya conocía bastante bien, aquello podía ser el golpe definitivo a nuestra relación.

Le había llamado la atención varias veces sobre sus gastos, habían subido bastante desde la vuelta de aquel desgraciado viaje. Después de eso del Facebook, tuve que insistir en que yo no podía soportar aquel nivel de gasto, que mi sueldo no daba para más. Su silencio aunque duró un mes más.

Eran mediados de noviembre cuando recibí su mensaje. Empezaba atacándome. Me acusaba de un incursión innoble en su Facebook, como si yo la hubiera «hackeado» (entrado sin autorización). Decía que no me podía hacer carta cabal de lo que ponía, ya que para él era un divertimento, un juego, un lugar donde ponía cosas que no respondían a la realidad. La pena era que algunas me resultaban sospechosamente verosímiles. Después de ese día no entré nunca más en su Facebook.

Por otra parte, para justificar el exceso de gasto me explicó que había tenido que ir al médico y hacerse una serie de pruebas porue tenía problemas en el corazón. Que finalmente le habían diagnosticado un problema de exceso de colesterol en la sangre. Tengo que decir que, en nuestras relaciones posteriores, no lo vi nunca cuidar de su colesterol, ni tomar medicinas ni tener precauciones con lo que comía. O sea que visto con mis ojos de ahora, que tengo que cuidar de mi colesterol, también me costaría creermelo. Finalmente me decía que, como lo nuestro había terminado (Ep! Yo aún no lo había dado por terminado, aunque me pareciera implícito después de mi mensaje con recortes de su Facebook, era él quien lo hacía, sin haber hablado) debía dejar Barcelona, cerrar el apartamento donde vivía y volver a su tierra natal. Evidentemente se podría inferir sin que lo dijera explícitamente que todo era por mi culpa.

... / ...

Un abrazo.


dimecres, 6 de març de 2019

L'ocàs (16) --- El ocaso (16)


[Entrada 259]

L'ocàs (16)

Penso que l’èxit no té regles, però del fracàs se’n poden aprendre moltes coses.
Jean Kerr, dramaturga nord-americana (1922-2003)
Aquell va ser el dia del gran desastre. Era el quart dia a la ciutat. Vam començar descobrint que l'esmorzar a l'hotel era gratuït i que feia tres dies que fèiem el préssec anant a esmorzar fora. En Lore em mirava com ho havia fet el matí del dia abans a Staten Islan, com si jo fos un imbècil que no sabia anar pel món. Vam anar a veure el Lincoln Center i la Metropolitan Opera House, i després vam tombar per Broadway amunt fins al carrer vuitanta-tants. Era un diumenge, la gent passejava. Ell va posar-se a xerrar amb un noi que passejava un gos. Va començar fent carícies al gos i va acabar parlant amb el seu amo. Tampoc vaig entendre gaire cosa del que deia aquell habitant de Nova York. Després vam entrar a una botiga a comprar roba, vam passejar per Central Park i vam tornar per Madison Av, per on vam caminar fins al carrer 54 on vam agafar el metro per tornar a l'hotel. Una nova sessió de sexe similar a les dels dies anteriors, una dutxa i a les 19 h ja havíem sortit a sopar. Vam triar un restaurant Thay. Tot va anar bé, se'l veia content i animat, fins que ell va fer una d'aquelles promeses que jo ja sabia que deia per dir i que en realitat no faria. A més, jo ja em veia el final del viatge (l'endemà agafaríem l'avió de tornada) i les meves expectatives no s'havien acomplert. Havíem estat lluny d'una lluna de mel. Llavors ell va dir que en arribar a Barcelona es buscaria un apartament més petit on no li calgués tenir un rellogat, per poder compartir-lo amb mi. Allò que en un altre moment m'hauria omplert d'esperança, en aquell moment em va semblar un engany. I li ho vaig dir, però li ho vaig dir de males maneres, almenys això em va dir ell, donant cops a la taula i alçant la veu. Li vaig dir que estava fart que em digués coses que em creaven falses expectatives, i n'hi vaig retreure unes quantes. Em va sortir la mala llet que m'havia hagut d'empassar a Staten Island. Quan vam tornar a l'hotel ja estàvem ben distanciats. Ell es va queixar dels meus cops a la taula i de què les cambreres ens miraven amb cara de sorpresa. Jo no em vaig disculpar, encara estava alterat. I és que això és el que ens sol passar en aquells que aguantem molt, als que en costa petar, quan ho fem solem fer-ho a destemps i de males maneres... La gota que omple el got no sol justificar tot el que s'ha acumulat al got.

Un cop a la cambra de l'hotel ell em va dir que volia connectar-se a Internet i va marxar. Hi havia un ordinador al hall de l'hotel perquè els hostes poguessin accedir a Internet. Jo em vaig despullar i em vaig posar al llit. Una hora després em vaig tornar a vestir i vaig baixar al hall de l'hotel, però ell no hi era. Vaig sortir fora al carrer pensant que potser estava parlant per telèfon. Tampoc hi era. Me'n vaig anar a tombar, volia pensar. Vaig acabar a Times Sq. Els carrers solitaris em feia cosa. Vaig tornar a la cambra a dos quarts d'una. No hi havia ningú. Em vaig tornar a posar al llit. Em vaig adormir, però em vaig despertar una estona després i em vaig desvetllar. En Lore no havia tornat. Vaig començar a pensar en què passaria si no tornés. Cap a les tres va tornar. Es va despullar completament per dormir totalment nu per primer cop en el nostre viatge i es va posar a dormir. Dormia profundament, vaig tenir la sensació que havia begut, feia olor d'alcohol.

Jo ja no vaig dormir més. Quan va començar a clarejar em vaig llevar i amb molta cura de no fer soroll vaig fer la maleta i la vaig baixar al hall de l'hotel. Li vaig deixar una nota dient-li que tornaria cap a les 17 h per anar a l'aeroport i li demanava que fes el check-out de la cambra. Em vaig passar el dia torturant-me per Central Park. Vaig intentar llegir una mica, però no vaig aconseguir concentrar-me en la lectura. Els nervis no em deixaven estar parat enlloc, ni bars ni parcs em servien, em vaig passar el dia caminant. Cap a les quatre de la tarda, mort de son, vaig entrar a l'hotel i vaig recuperar el meu equipatge. Em vaig asseure a esperar-lo. En Lore va arribar cap a dos quarts de cinc. Va intentar fer com si no hagués passat res, però com que només li responia amb monosíl·labs o amb les paraules mínimes per complir amb una cortesia freda i distant de seguida va desistir. Em sentia fatal. En Lore em va dir que s'estava esforçant per veure'm normal, però que no podia oblidar la meva imatge donant cops a la taula. Vaig viure el viatge de tornada amb tensió i tristesa, a més de mort de son. Malgrat tot ens vam tractar amb cortesia i educació.

Un cop a Barcelona vam agafar un taxi, el vaig deixar a casa seva i no vam tornar-nos a veure fins uns quants mesos després. Durant aquest període vaig intentar insistentment parlar-ne amb ell, però no me'n vaig sortir.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (16)

Pienso que el éxito no tiene reglas, pero del fracaso se pueden aprender muchas cosas.
Jean Kerr, dramaturga norteamericana (1922-2003)
Aquel fue el día del gran desastre. Era el cuarto día en la ciudad. Empezamos descubriendo que el desayuno en el hotel era gratuito y que hacía tres días que hacíamos el primo yendo a desayunar fuera. Lore me miraba como lo había hecho la mañana del día anterior en Staten Islan, como si yo fuera un imbécil que no sabía ir por el mundo. Fuimos a ver el Lincoln Center y la Metropolitan Opera House, y luego dar una vuelta hacia el norte por Broadway hasta la calle ochenta y tantos. Era un domingo, la gente paseaba. Él se puso a hablar con un chico que paseaba un perro. Empezó acariciando al perro y acabó hablando con su dueño. Tampoco entendí mucho de lo que decía aquel habitante de Nueva York. Luego entramos en una tienda a comprar ropa, paseamos por Central Park y volvimos para Madison Av, por donde anduvimos hasta la calle 54 donde tomamos el metro para volver al hotel. Una nueva sesión de sexo similar a las de los días anteriores, una ducha y a las 19 h ya habíamos salido a cenar. Elegimos un restaurante Thay. Todo fue bien, se le veía contento y animado, hasta que él hizo una de esas promesas que yo ya sabía que era un hablar por hablar y que en realidad no cumpliría. Además, yo ya me sentía en el final del viaje (al día siguiente tomaríamos el avión de vuelta) y mis expectativas no se habían cumplido. Habíamos estado lejos de una luna de miel. Entonces él dijo que al llegar a Barcelona buscaría un apartamento más pequeño donde no necesitara tener un realquilado, para poder compartirlo conmigo. Lo que en otro momento me hubiera llenado de esperanza, en ese momento me pareció un engaño. Y se lo dije, pero se lo dije de malas maneras, al menos eso me dijo él, dando golpes en la mesa y alzando la voz. Le dije que estaba harto de que me dijera cosas que me creaban falsas expectativas, y hay reproché unas cuantas. Me salió la mala leche que me había tenido que tragar en Staten Island. Cuando regresamos al hotel ya estábamos muy distanciados. Él se quejó de mis golpes en la mesa y de que las camareras nos miraban con cara de sorpresa. Yo no me disculpé, aún estaba alterado. Y es eso es lo que nos suele pasar a los aguantamos mucho, a los que cuesta explotar, cuando lo hacemos solemos hacerlo a destiempo y de malas maneras... La gota que colma el vaso no suele justificar todo lo que se ha acumulado en el vaso.

Ya en la habitación del hotel él me dijo que quería conectarse a Internet y se fue. Había un ordenador en el hall del hotel para que los huéspedes pudieran acceder a Internet. Yo me desnudé y me acosté. Una hora más tarde me volví a vestir y bajé al hall del hotel, pero él no estaba allí. Salí a la calle pensando que tal vez estaba hablando por teléfono. Tampoco estaba. Me fui a dar una vuelta, quería pensar. Acabé en Times Sq. Las calles solitarias me inquietaban. Volví a la habitación a las doce y media. No había nadie. Me volví a acostar. Me dormí, pero me desperté poco después y me desvelé. Lore no había vuelto. Empecé a pensar en qué pasaría si no volviera. Volvió sobre las tres volvió. Se desnudó completamente para dormir totalmente desnudo por primera vez en nuestro viaje y se puso a dormir. Dormía profundamente, tuve la sensación de que había bebido, olía a alcohol.

Yo ya no dormí más. Cuando empezó a clarear me levanté y con mucho cuidado de no hacer ruido preparé mi equipaje y la bajé al hall del hotel. Le dejé una nota diciéndole que volvería hacia las 17 h para ir al aeropuerto y le pedía que hiciera el check-out de la habitación. Me pasé el día torturandome por Central Park. Intenté leer un poco, pero no conseguí concentrarme en la lectura. Los nervios no me dejaban estar parado en ninguna parte, ni bares ni parques me servían, me pasé el día caminando. Hacia las cuatro de la tarde, muerto de sueño, entré en el hotel y recuperé mi equipaje. Me senté a esperarlo. Lore llegó hacia las cuatro y media. Intentó hacer como si no hubiera pasado nada, pero como sólo le respondía con monosílabos o con las palabras mínimas para cumplir con una cortesía fría y distante enseguida desistió. Me sentía fatal. Lore me dijo que se estaba esforzando por verme normal, pero que no podía olvidar mi imagen dando golpes en la mesa. Viví el viaje de vuelta con tensión y tristeza, además de muerto de sueño. A pesar de todo nos tratamos con cortesía y educación.

Una vez en Barcelona tomamos un taxi, lo dejé en su casa y no volvimos a vernos hasta unos meses más tarde. Durante este período intenté insistentemente hablar de esto con él, pero no lo conseguí.

.../...

Un abrazo.


dijous, 28 de febrer de 2019

L'ocàs (15) --- El ocaso (15)

[Entrada 258]

L'ocàs (15)

Els joves que no respecten els vells envelliran més de pressa que els altres.
Albert Jané (1930)
Ja érem a Nova Yok, era l'inici de la nostra visita turística. Vam dedicar aquell dia a recórrer Manhattan començant fent una volta per Central Park. Vam sortir-ne al carrer 97 o 98 Est i vam acabar a Washington Square, passejant per Madison Av. i per la Cinquena Av. Vam tornar a l'hotel en metro. Eren les 18.30 h quan hi vam arribar. Ens vam tornar a dutxar, vam descansar i al voltant de les 21 h vam sortir a sopar, després vam tornar a Times Square i vam visitar alguna botiga abans de tornar a l'hotel prop de mitjanit.

L'endemà, el matí va ser tranquil i sense sexe. Vam començar el nostre passeig a Central Station, i vam tombar per la zona, del carrer 49 al 34, annat d'oest a est (edifici, Chrysler, Nacions unides, MOMA, Rockefeller Center, etc.) També vam anar de botigues i de happy hours. Hi va haver algun moment en què el vaig veure seriot, no sé si estava cansat o avorrit, però no es va queixar i va voler seguir el nostre passeig sense rumb. Vam tornar a l'hotel al voltant de les 18.15 h. Aquest cop hi va haver sexe sense penetració (fel·lacions, etc.). Dutxa, descans, i sopar al voltant de les 21 h. Vam tornar a Times Square a viure l'ambient i cap a mitjanit vam retirar-nos a l'hotel a dormir.

El tercer dia (ja quart del viatge) vam anar en ferri a Staten Island. Una illa amb poc interès turístic. Vam entrar a un barot a fer una cervesa. Un individu ens va convidar a una cervesa i en Lore se n'hi va anar a xerrar. Després m'hi vaig acostar, no li vaig entendre ni una sola paraula en aquell americà, vaig limitar-me a dir «yes» sense saber que em deia. Quan vam sortir en Lore es va posar com una moto, va explicar-me que era un excombatent de Vietnam, i que parlava molt malament d'Europa i dels europeus i que jo (que no havia entès res) havia reblat el clau dient «yes» a les seves bestieses. Li vaig confessar que no havia entès ni una sola paraula i que lamentava haver fet aquell paper d'estrassa, però ell va seguir indignat. Em va fer sentir renyat com quan jo era un nen.

Quan vam anar a buscar el ferri de tornada vam haver d'esperar una bona estona. Estavem separats com si no ens coneguéssim de res. De fet, jo estava molest per com m'havia tractat, però vaig creure que havíem de fer les paus i que em tocava dur la iniciativa. M'hi vaig acostar per darrere i li vaig fer un petó al clatell. Aquest cop em va tornar a renyar perquè deia que als EUA no eren permeses aquelles manifestacions homosexuals a la via pública i que ens la jugàvem si ho fèiem. El primer dia, mentre anàvem a buscar el metro per a anar a Central Park, ell m'havia agafat per la cintura com ho fan les parelletes d'enamorats, mentre caminàvem pel carrer. Al carrer no hi havia ningú, però a mi m'havia fet sentir molt bé. Aquesta segona renyada em va caure com una puntada als collons. D'allà vam anar a Wall St. a veure la borsa, i al pont de Brooklyn. Vaig mantenir-me allunyat d'ell fent-li notar que m'havia molestat tot plegat, tant allò del bar com allò del petó.

Aquell dia vam dinar a Chinatown i vam passejar per Little Italy abans de tornar a l'Hotel a quarts de set. La dutxa va precedir a una nova sessió de sexe sense penetració com la del dia anterior. Ell va decidir que jo havia de (o volia) descansar i va marxar sol. Vaig pensar que, de fet, ell estava cansat, o també podria estar una mica aclaparat, d'anar tota l'estona amb mi, i no m'hi vaig resistir. El vaig deixar marxar tot sol. Encara que no em va agradar que fos ell qui decidia el que jo volia fer. A més, encara estava molest pels fets d'Staten Island i una cosa es va sumar a l'altre. Vaig agafar el meu llibre i una ampolla d'aigua i vaig marxar a Broadway on vaig seure en un banc i vaig estar veient passar a la gent, els uns passejant, els altres passant de pressa. Quan me'n vaig cansar em vaig posar a llegir i vaig estar llegint fins que em va semblar que en Lore ja hauria d'haver tornat a l'Hotel. Quan arribava a l'hotel el vaig veure uns metres davant meu caminant en el mateix sentit que jo per l'altra vorera. Se'l veia content. El vaig deixar que arribés abans que jo a la cambra. Es va mostrar molest perquè no havia fet el que m'havia dit. ―Mira como eres ¿por què no lo dices que no quieres quedarte?― Li vaig dir que m'havia semblat que ell tenia ganes d'anar sol en algun lloc. Llavors em va explicar on havia anat. Vaig creure que en certa manera la meva petita venjança havia funcionat. Vam tornar a Little Italy a sopar i no vam tornar a l'hotel fins a quarts d'una. A mi ja m'havia passat el cabreig i el sentiment de fer-li nosa.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (15)

Los jóvenes que no respetan los viejos envejecerán más deprisa que los demás.
Albert Jané (1930)
Ya estábamos en Nueva Yok, era el inicio de nuestra visita turística. Dedicamos aquel día a recorrer Manhattan comenzando haciendo una vuelta por Central Park. Salimos por la calle 97 o 98 Este y acabamos en Washington Square, paseando por Madison Av. y por la Quinta Av. Volvimos al hotel en metro. Eran las 18:30 h cuando llegamos. Nos volvimos a duchar, descansamos y alrededor de las 21 h salimos a cenar, después volvimos a Times Square y visitamos alguna tienda antes de volver al hotel cerca de medianoche.

Al día siguiente, la mañana fue tranquila y sin sexo. Comenzamos nuestro paseo en Central Station, y deanbulamos por la zona, de la calle 49 al 34, yendo de oeste a este (edificio, Chrysler, Naciones Unidas, MOMA, Rockefeller Center, etc.) También fuimos de tiendas y de happy hours. Hubo algún momento en que lo vi seriote, no sé si estaba cansado o aburrido, pero no se quejó y quiso seguir nuestro paseo sin rumbo. Volvimos al hotel alrededor de las 18:15 h. Esta vez hubo sexo sin penetración (felaciones, etc.). Ducha, descanso, y cena alrededor de las 21 h. Volvimos a Times Square a revivir el ambiente y hacia media noche nos retiramos al hotel a dormir.

El tercer día (ya cuarto del viaje) fuimos en ferry a Staten Island. Una isla con poco interés turístico. Entramos a un barucho a tomar una cerveza. Un individuo nos invitó a una cerveza y Lore se fue a charlar con él. Después me acerqué a ellos, no le entendí ni una sola palabra a aquel americano, me limité a decir «yes» sin saber que me decía. Cuando salimos Lore se puso como una moto, me contó que era un ex combatiente de Vietnam, y que hablaba muy mal de Europa y de los europeos y que yo (que no había entendido nada) había remachado el clavo diciendo «yes» a sus tonterías. Le confesé que no había entendido ni una sola palabra y que lamentaba haber hecho un papel tan deslucido, pero él siguió indignado. Me hizo sentir reñido como cuando yo era un niño.

Cuando fuimos a buscar el ferry de vuelta tuvimos que esperar un buen rato. Estábamos separados como si no nos conociéramos de nada. De hecho, yo estaba molesto por cómo me había tratado, pero creí que teníamos que hacer las paces y que me tocaba llevar la iniciativa. Me acerqué por detrás y le di un beso en la nuca. Esta vez me volvió a regañar porque decía que en EEUU no eran permitidas aquellas manifestaciones homosexuales en la vía pública y que nos la jugábamos si lo hacíamos. El primer día, mientras íbamos a buscar el metro para ir a Central Park, él me había cogido por la cintura como lo hacen las parejitas de enamorados, mientras caminábamos por la calle. En la calle no había nadie, pero a mí me había hecho sentir muy bien. Esta segundo varapalo me cayó como una patada en los cojones. De allí fuimos a Wall St. ver la bolsa, y el puente de Brooklyn. Me mantuve alejado de él haciéndole notar que me había molestado todo aquello, tanto lo del bar como lo del beso.

Ese día almorzamos en Chinatown y paseamos por Little Italy antes de volver al Hotel cerca de las seis y media. La ducha precedió a una nueva sesión de sexo sin penetración como la del día anterior. Él decidió que yo debía (o quería) descansar y se fue solo. Pensé que, de hecho, él estaba cansado, o también podría estar un poco abrumado, de ir todo el tiempo conmigo, y no me resistí. Le dejé irse solo. Aunque no me gustó que fuera él quien decidía lo que yo quería hacer. Además, aunque estaba molesto por los hechos de Staten Island y una cosa se sumó a la otra. Cogí mi libro y una botella de agua y me fui a Broadway donde me senté en un banco y estuve viendo pasar a la gente, unos paseando otros iban deprisa. Cuando me cansé me puse a leer y estuve leyendo hasta que me pareció que Lore ya debería haber vuelto al Hotel.

Cuando llegaba al hotel lo vi unos metros delante de mí caminando en el mismo sentido que yo por la otra acera. Se le veía contento. Lo dejé que llegara antes que yo a la habitación. Se mostró molesto porque no había hecho lo que me había dicho. ―Mira como eres ¿por qué no lo dices que no quieres quedarte?― Le dije que me había parecido que él tenía ganas de ir solo a algún lugar. Entonces me explicó dónde había ido. Creí que en cierto modo mi pequeña venganza había funcionado. Volvimos a Little Italy a cenar y no volvimos al hotel hasta cerca de las doce y media. A mí ya se me había pasado el cabreo y ese sentimiento de molestar.

.../...

Un abrazo.


dijous, 21 de febrer de 2019

L'ocàs (14) --- El ocaso (14)

[Entrada 257]

L'ocàs (14)

Res no és tan difícil com no enganyar-se.
Ludwig Wittgenstein, filòsof austríac (1889-1951)
La primera vegada que vam anar al cine junts va ser a veure «Brideshead Revisited» (estrenada aquí com "Retorno a Brideshead"). Va ser una cosa totalment púdica, com si fóssim germans, ni tan sols ens vam tocar les mans. Era la vigilia del seu primer viatge a Cuba a passar el Nadal després de la nostra declaració d'amor mutu, és a dir, la primera vegada que ens separàvem essent parella.

Hi havíem anat en cotxe. En sortir, a la soledat de l'aparcament ens vam fer un petó de comiat, perquè l'endemà al matí a primeríssima hora ell pujava a l'avió i jo no el podia acompanyar a l'aeroport. A mi em va resultar un comiat fred i distant aquell petó ràpid i cast que junt amb la fredor de la sessió de cinema em va deixar força insatisfet i trist. Aquesta tònica de fredor es va repetir en el viatge a Nova York. Aquest comportament distant que només es trencava al llit no em feia sentir prou estimat, em faltava estimació. Jo esperava, desitjava un comportament una mica més apassionat. De fet, li havia donat mostres de la meva passió amb el meu comportament. Encara recordo un dia que quan vaig arribar a casa seva m'hi vaig abraçar i li vaig fer un petó ben humit i ple de sentiment. Ell em va dir en to de sorpresa ―¡Uy! ¿A què viene tanta pasión?―. Em vaig limitar a dir-li que l'estimava i el trobava a faltar a tota hora.

Sempre peco d'optimisme. Pensava que en Lore devia estar ben entusiasmat amb el meu regal. Pensava que aquell viatge a Nova York era una gran prova del meu amor i que podia ajudar a despertar l'apassionament que jo trobava a faltar. Que tot serien petons i abraçades, i que viuria una entrega sexual extraordinària. No sempre encertem amb els nostres pensaments. Probablement havia d'haver-ho previst, havia d'haver-me adonat del meu autoengany.

El primer dia, les primeres 24 hores de viatge van ser un presagi de com s'acabaria aquell viatge. El vaig passar a recollir en taxi. Era un 3 de setembre, jo estava ben nerviós, com una núvia el dia del casament. No em pregunteu perquè, suposo que les meves esperances que fos com una lluna de mel em feien sentir com una núvia, i a més era el primer cop que enganyava així a la meva parella oficial. Ell estava tot seriós en un xamfrà proper a casa seva. Va pujar al taxi i ben just em va dir bon dia. Vam quedar-nos en silenci fins que no vam ser a l'aeroport. Allà tampoc hi va haver cap mostra d'afecte. Vam fer un cafè i vam estar atents al vol que ens havia de dur a Madrid. Eren quasi les 12 del migdia quan vam arribar a Barajas vam fer el trànsit i el control de passaports sense problemes. Vam dinar a l'aeroport i vam pujar a l'avió a quarts de cinc de la tarda per enlairar-nos a les cinc en punt i aterrar al JFK vuit hores més tard. Vam agafar un monoraïl per arribar a l'estació del metro i una hora més tard arribàvem a l'hotel. Vam sopar a una taverna de la 8a avinguda, ens vam arribar a donar un cop d'ull a Times Square i no ens vam posar al llit fins a quarts de 12 (hora de Nova York). Jo havia sortit de casa a tres quarts de nou del matí i ara a Barcelona eren quarts de sis del matí, portàvem desperts més 21 hores. Un cop a la cambra de l'hotel va ser incapaç de fer-me ni una mala abraçada, ni un petit petó. Es va limitar a dir que estava rendit i que necessitava descansar i ho va concloure amb ―Demà follem en llevar-nos, bona nit.― i es va posar a dormir en calçotets. Jo ho vaig fer completament nu.

Em vaig despertar un quart d'hora abans que en Lore, quan es va despertar em va dir ―No te muevas.― El vaig sentir com es queixava que un hotel d'aquella categoria tingués aquella merda de dutxa. Jo no entenia gaire què passava. La nit anterior jo havia inspeccionat el bany i em va semblar ben correcte. Que cony passava? Vaig aixecar-me. Resulta que la dutxa era fixa, no tenia el que en diem una dutxa de telèfon. Ell usava aquesta mena de dutxes (les de telèfon) per netejar-se el recte abans de la penetració i evitar que el meu penis s'embrutés amb les restes que hi poguessin haver quedat de la darrera evacuació. Era incapaç de fer-ho d'una altra manera. Jo sabia que amb una petita pera de goma es podia fer el mateix que amb una dutxa de telèfon, però no vaig poder ni tan sols comentar-li-ho. Estava massa alterat. Quan es va calmar vam follar, ens vam dutxar i vam sortir a esmorzar.

L'escena al bany que va seguir en aquell «polvo» va ser força depriment. Mentre jo em dutxava ell evacuava el fruit de la nostra expansió amorosa tot avergonyit d'haver de compartir amb mi aquell moment. Era una cosa que en Lore no podia evitar des que ho fèiem sense preservatiu, després de follar havia de cagar, i aquell dia la meva polla necessitava de forma immediata de la dutxa... Ell vivia malament les coses relacionades amb els excrements humans. No li agradava la idea de la penetració d'un recte que no estigués immaculat, tant si feia d'agent com de pacient. Crec que pitjor no podíem haver començat el dia. Després em va dir ―Bueno, al menos no me pasaré el día mirando culos.― Vaig entendre que, malgrat tot, havia sadollat la seva libido.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (14)

Nada es tan difícil como no engañarse.
Ludwig Wittgenstein, filósofo austríaco (1889-1951)
La primera vez que fuimos al cine juntos fue a ver «Brideshead Revisited» (estrenada aquí como "Retorno a Brideshead"). Fue algo totalmente púdico, como si fuéramos hermanos, ni siquiera nos tocamos las manos. Era la víspera de su primer viaje a Cuba a pasar la Navidad después de nuestra declaración de amor mutuo, es decir, la primera vez que nos separábamos siendo pareja.

Habíamos ido en coche. Al salir, en la soledad del aparcamiento nos dimos un beso de despedida, porque por la mañana a primerísima hora él subía al avión y yo no lo podía acompañar al aeropuerto. A mí me resultó una despedida fría y distante, con aquel beso rápido y casto que junto a la frialdad de la sesión de cine me dejó bastante insatisfecho y triste. Esa tónica de frialdad se repitió en el viaje a Nueva York. Ese comportamiento distante que sólo se rompía en la cama no me hacía sentir lo bastante querido, me faltaba cariño. Yo esperaba, deseaba un comportamiento más apasionado. De hecho, le había dado muestras de mi pasión con mi comportamiento. Aún recuerdo un día que cuando llegué a su casa le abracé y le di un beso bien húmedo y lleno de sentimiento. Él me dijo en tono de sorpresa ―¡Uy! ¿A què viene tanta pasión?―. Me limité a decirle que la quería y le echaba de menos en todo momento.

Siempre peco de optimismo. Pensaba que Lore debía estar muy entusiasmado con mi regalo. Pensaba que ese viaje a Nueva York era una gran prueba de mi amor y que podía ayudar a despertar el apasionamiento que yo echaba de menos. Que me llenaría de besos y abrazos, y que viviría una entrega sexual extraordinaria. No siempre acertamos con nuestros pensamientos. Probablemente tenía que haberlo previsto, tenía que haberme dado cuenta de mi autoengaño.

El primer día, las primeras 24 horas de viaje fueron un presagio de cómo acabaría aquel viaje. Lo pasé a recoger en taxi. Era un 3 de septiembre, yo estaba muy nervioso, como una novia el día de la boda. No me preguntéis porque, supongo que mis esperanzas de que fuera como una luna de miel me hacían sentir como una novia, y además era la primera vez que engañaba así a mi pareja oficial. Él estaba muy serio en un chaflán cercano a su casa. Subió al taxi y apenas me dijo buenos días. Nos quedamos en silencio durante el viaje al aeropuerto. Allí tampoco me dió ninguna muestra de afecto. Tomamos un café y estuvimos atentos al vuelo que nos tenía que llevar a Madrid. Eran casi las 12 del mediodía cuando llegamos a Barajas hicimos el tránsito y pasamos el control de pasaportes sin problemas. Comimos en el aeropuerto y subimos al avión cerca de las cuatro media de la tarde para despegar a las cinco en punto y aterrizar en el JFK ocho horas más tarde. Cogimos un monorraíl para llegar a la estación del metro y una hora más tarde entrábamos en el hotel. Cenamos en una taberna de la 8ª avenida, nos acercamos a a Times Square a dar un vistazo y nos metimos en la cama alrededor de las 11 y media (hora de Nueva York). Yo había salido de casa a las nueve menos cuarto de la mañana y ahora en Barcelona eran cerca de las cinco y media de la mañana, llevábamos despiertos más 21 horas. Una vez en el cuarto del hotel fue incapaz de darme ni un mal abrazo, ni un pequeño beso. Se limitó a decir que estaba rendido y que necesitaba descansar y lo concluyó con ―Mañana follamos al levantarnos, buenas noches.― y se puso a dormir en calzoncillos. Yo lo hice completamente desnudo.

Me desperté un cuarto de hora antes que Lore, cuando se despertó me dijo ―No te muevas.― Lo oí como se quejaba de que un hotel de esa categoría tuviera aquella mierda de ducha. Yo no entendía muy bien qué pasaba. La noche anterior yo había inspeccionado el baño y me pareció muy correcto. ¿Que coño pasaba? Me levanté. Pues que la ducha era fija, no tenía lo que llamamos una ducha de teléfono. Él usaba este tipo de duchas (las de teléfono) para limpiar-se el recto antes de la penetración y evitar que mi pene se ensuciara con los restos que pudieran haber quedado de la última evacuación. Era incapaz de hacerlo de otro modo. Yo sabía que con una pequeña pera de goma se podía hacer lo mismo que con una ducha de teléfono, pero no pude ni siquiera comentárselo. Estaba demasiado alterado. Cuando se calmó follamos, nos duchamos y salimos a desayunar.

La escena en el baño que siguió a aquel «polvo» fue bastante deprimente. Mientras yo me duchaba él evacuaba el fruto de nuestra expansión amorosa avergonzado de tener que compartir conmigo ese momento. Era algo que Lore no podía evitar desde que lo hacíamos sin preservativo, después de follar tenía que cagar, y aquel día mi polla necesitaba de forma inmediata una ducha... Él vivía mal las cosas relacionadas con los excrementos humanos. No le gustaba la idea de la penetración de un recto que no estuviera inmaculado, tanto si hacía de agente como de paciente. Creo que peor no podíamos haber empezado el día. Después me dijo ―Bueno, al menos no me pasaré el día mirando culos.― Entendí que, a pesar de todo, había saciado su libido.

.../...

Un abrazo.


dijous, 14 de febrer de 2019

L'ocàs (13) --- El ocaso (13)

[Entrada 256]

L'ocàs (13)

A causa de la meva bisexualitat, les dones heterosexuals em catalogarien com a home menys fiable que la mitjana alhora que (i per les mateixes raons) els homes homosexuals mai confiarien del tot en mi.
John Irving, escriptor nord-americà i guionista cinematogràfic (1942)
A en Lore li constava la meva bisexualitat, sabia que m'agradaven tant dones com homes. També sabia que crec que tots som bisexuals en un major o menor grau, malgrat que a ell mai li havien agradat les dones des d'aquest punt de vista. Vull dir sexualment, ja que tenia amigues i fins i tot la seva «mariliendres». Que jo sàpiga mai havia tingut tracte sexual amb una femella. Potser la seva homosexualitat era d'aquelles que contradiuen la meva teoria. Ell mai va posar en dubte la nostra relació per la meva bisexualitat. Jo li havia assegurat que en aquell moment estava 100% dedicat a les relacions amb nois, que la meva necessitat de dones ja estava satisfeta. En Lore replicava dient que es veia capaç de competir amb un altre noi, però que no sabria com competir per mi amb una dona. D'altra banda considerava normal que a les parelles que duien molts anys junts, arribés un moment en què s'acabés el sexe, es veu que en coneixia altres casos. Suposo que entre la seva clientela.

Jo li havia dit a en Kevin que mentre fóssim amants podia fer el que volgués amb la seva polla, però que no em fallés quan jo el necessités. A en Lore li vaig dir el mateix. Que no volia l'exclusiva del seu sexe, però sí del seu amor. Ell em va replicar ―Folla con quien quieras, pero no te lo lleves al cine o de copas. Ya sabes que cuando te lo llevas al cine o de copas es que hay algo más.

El que ell no sabia era del meu dèficit d'estimació. Jo havia estat el tercer de set germans, el que em seguia va néixer 14 mesos després que jo, quan jo tot just començava a caminar. La meva mare sempre estava ocupada amb algun germà més petit que jo. No tinc ni un sol record d'estar a la seva falda. En canvi recordo que jo m'estirava a terra i em feia l'adormit i així, amb una mica de sort, ella em duia en braços al meu llit i jo em sentia al cel, però de vegades, quan no hi havia sort, qui em duia al llit era la minyona o una altra persona.

La meva dona tenia els seus dèficits afectuosos i els seus complexos, així que mai va saber amanyagar-me com jo esperava. Quan ho feia es passava d'embafosa. Mai va saber ajudar-me a superar aquest dèficit d'estimació. Si bé al començament em tractava com un rei i amb passió, després tota la seva estimació i passió va anar destinada als nostres fills i a mi no me'n van tocar ni les escorrialles. Fins i tot competia amb mi i volia ser (o semblar, si més no) millor que jo en tot. Competència que s'estenia amb els nostres fills dels quals volia ser la preferida. La llàstima és que en això darrer es va equivocar i va acabar aconseguint l'efecte contrari. I no segueixo explicant-ne més perquè és un tema que em sembla massa trist.

Així que en Lore em va trobar amb un dèficit d'estimació no resolt. Però ell tampoc va saber encertar, tampoc va saber donar-me el tractament adequat. Poc abans del final en un dels seus cabrejos em diria ―Los cubanos no somos cariñosos.― Posant de manifest que era conscient del seu fracàs en aquest terreny.

Els seus exàmens de final de carrera ens van tenir allunyats més de dos mesos, ens vam tornar a veure a mig juliol. Havia tingut temps per fer-se un gran tatuatge, però no n'havia tingut per a mi. Li vaig fer notar el poc que havia cuidat de mi durant aquells mesos (durant els quals l'havia mantingut, perquè no guanyava ni un euro), tant pel que feia a follar, com a la comunicació, ja que li costava contestar els meus missatges i de vegades no ho feia. Així que quan aquell dia de juliol va venir a casa meva, feia temps que no ens veiem.

Recordo la llum d'aquell dia i el lloc exacte de la sala d'estar de casa meva on ens vam posar-nos d'acord. Acabàvem de follar. Li vaig proposar de fer un viatge junts amb la falsa esperança que em digués que em volia dur a conèixer la seva família a Cuba, però vam decidir anar a Nova York. Vaig haver de mentir a la meva esposa sobre el motiu del viatge, però vaig tenir sort i vaig ser prou convincent perquè no hi hagués cap problema.

Ell havia tingut problemes amb el visat en una altra ocasió que havia intentat anar als EUA des d'Espanya. Li havien denegat, segurament, pel fet de ser cubà. Havia hagut d'anar personalment a l'ambaixada dels EUA a Madrid per demanar-lo. Ara com que ja tenia la nacionalitat espanyola, el visat va ser pràcticament automàtic i el vam poder tramitar per Internet.

Desgraciadament aquest viatge va representar el nostre segon gran conflicte.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (13)

Debido a mi bisexualidad, las mujeres heterosexuales me catalogarían como hombre menos fiable que la media a la vez que (y por las mismas razones) los hombres homosexuales nunca confiarían del todo en mí.
John Irving, escritor estadounidense y guionista cinematográfico (1942)
A Lore le constaba mi bisexualidad, sabía que me gustaban tanto mujeres como hombres. También sabía que creo que todos somos bisexuales en un mayor o menor grado, a pesar de que a él nunca le habían gustado las mujeres desde ese punto de vista. Quiero decir sexualmente, ya que tenía amigas e incluso su «mariliendres». Que yo sepa nunca había tenido trato sexual con una hembra. Puede que su homosexualidad fuera de aquellas que contradicen mi teoría. Él nunca puso en duda nuestra relación por mi bisexualidad. Yo le había asegurado que en aquel momento estaba 100% dedicado a las relaciones con chicos, que mi necesidad de mujeres ya estaba satisfecha. Lore replicaba diciendo que se veía capaz competir con otro chico, pero que no sabría cómo competir por mí con una mujer. Por otra parte consideraba normal que a las parejas que llevaban muchos años juntos, llegara un momento en que se acabara el sexo, parece que conocía más casos como el mío. Supongo que entre su clientela.

Yo le había dicho a Kevin que mientras fuéramos amantes podía hacer lo que quisiera con su polla, pero que no me fallara cuando yo lo necesitara. A Lore le dije lo mismo. Que no quería la exclusiva de su sexo, pero sí de su amor. Él me replicó ―Folla con quien quieras, pero no te lo lleves al cine o de copas. Ya sabes que cuando te lo llevas al cine o de copas es que hay algo más.

Lo que él no sabía era de mi déficit de cariño. Yo había sido el tercero de siete hermanos, el que me seguía nació 14 meses después de que yo, cuando yo empezaba a caminar. Mi madre siempre estaba ocupada con algún hermano más pequeño que yo. No tengo ni un solo recuerdo de estar en su regazo. En cambio recuerdo que yo me tumbaba en el suelo y me hacía el dormido y así, con un poco de suerte, ella me llevaba en brazos a mi cama y yo me sentía en el cielo, pero a veces, cuando no había surte, quien me llevaba a la cama era la criada u otra persona.

Mi mujer tenía sus déficits cariñosos y sus complejos, así que nunca supo mimarse me como yo esperaba. Cuando lo hacía se pasaba de empalagosa. Nunca supo ayudarme a superar este déficit de cariño. Si bien al principio me trataba como a un rey y con pasión, después todo su cariño y pasión estuvo destinado a nuestros hijos y a mí no me tocaron ni las migajas. Llegando a competir conmigo y querer ser (o parecer, al menos) mejor que yo en todo. Competencia que se extendía a nuestros hijos de los que quería ser la preferida. La lástima es que en esto último se equivocó y acabó consiguiendo el efecto contrario. Y no sigo contando más porque es un tema que me parece demasiado triste.

Así que Lore me encontró con un déficit de cariño no resuelto. Pero él tampoco supo acertar, tampoco supo darme el tratamiento adecuado. Poco antes del final en uno de sus cabreos me diría ―Los cubanos no somos cariñosos.― Poniendo de manifiesto que era consciente de su fracaso en ese terreno.

Sus exámenes de fin de carrera nos tuvieron alejados más de dos meses, nos volvimos a ver a mediados de julio. Había tenido tiempo para hacerse un gran tatuaje, pero no lo había tenido para mí. Le hice notar lo poco que había cuidado de mí durante aquellos meses (durante los cuales lo había mantenido, porque no ganaba ni un euro), tanto en lo referente a follar, como en la comunicación, ya que le costaba contestar mis mensajes ya veces no lo hacía. Así que cuando ese día de julio vino a mi casa, llevábamos tiempo sin vernos.

Recuerdo la luz de ese día y el lugar exacto de la sala de estar de mi casa donde nos pusimos de acuerdo. Acabábamos de follar. Le propuse hacer un viaje juntos con la falsa esperanza de que me dijera que me quería llevar a conocer a su familia en Cuba, pero decidimos ir a Nueva York. Tuve que mentir a mi esposa sobre el motivo del viaje, pero tuve suerte y fui lo suficientemente convincente para que no hubiera ningún problema.

Él había tenido problemas con el visado en otra ocasión que había intentado ir a EEUU desde España. Se lo habían denegado, seguramente, por ser cubano. Había tenido que ir personalmente a la embajada de EEUU en Madrid para pedirlo. Ahora como ya tenía la nacionalidad española, el visado fue prácticamente automático y lo pudimos tramitar por Internet.

Desgraciadamente ese viaje representó nuestro segundo gran conflicto.

... / ...

Un abrazo.


dijous, 7 de febrer de 2019

L'ocàs (12) --- El ocaso (12)

[Entrada 255]

L'ocàs (12)

Els jugadors i els enamorats juguen en realitat per perdre.
Lawrence Durrell, escriptor britànic (1912-1990)
Una de les coses que havia hagut de fer en Lore per estalviar diners va ser rellogar una cambra del seu pis, i no va voler que el seu rellogat sabés això nostre, per tant vam començar a anar a follar a hotels i finalment a un meublé prop de casa seva. (Un meublé és un establiment semblant a un hotel però orientat a facilitar les trobades sexuals de curta durada. No es tracta d'un bordell, ja que solen acollir a parelles ocasionals de tota mena que no tenen per què estar relacionades amb la prostitució. Una de les característiques que millor defineixen els meublés són la discreció i les mesures per garantir l'absoluta privacitat dels clients.) També aprofitàvem les vegades que la meva parella se n'anava de viatge per trobar-nos a casa meva i passar la nit junts.

A més d'aquell problema amb els caps de setmana que ja us he explicat, en va sorgir un altre. Una d'aquestes vegades que la meva parella era de viatge, vam quedar a casa meva per tenir un sopar romàntic, follar i dormir junts. Va arribar tard, jo tenia la taula parada i el sopar a punt. Ell estava una mica estrany. Quan va seure a taula em va anunciar que no es quedaria a dormir. Ell estava nerviós i, en certa forma, violent.

Vaig saber que havia tingut una conversa amb un amic i que aquell l'havia fet veure que la nostra relació era un error. ―Ell és un tren en marxa i tu encara no has decidit on vols anar― li havia dit. A mi em va agafar per sorpresa. Tant que no vaig saber reaccionar. Els meus pitjors temors s'estaven fent realitat, m'abandonava, i no hi podia fer res. El problema era la diferència d'edat, i això no tenia remei. Temps després en Lore em va dir que el meu error d'aquella nit havia estat no haver sabut tranquil·litzar-lo. De fet, en aquell moment jo estava tan ensorrat que no podia tranquil·litzar a ningú, començant per mi mateix.

Feia poc més d'un mes de la seva tornada de Cuba i ja havíem trencat. Havia passat el que em semblava inevitable. Ell havia posat el punt final en allò nostre en considerar la nostra diferència d'edat com a una barrera insalvable. Unes setmanes després vaig rebre un missatge d'en Lore on deia simplement «Te echo de menos».

Jo no li havia enviat cap missatge, ni l'havia trucat, considerava que tot s'havia acabat. Ell, de sobte va trencar el silenci amb un simple «Te echo de menos». I vam tornar-hi, però jo havia quedat ben tocat, no podia recuperar l'entusiasme que havia tingut al principi perquè la por a tornar-lo a perdre em tenallava, no em deixava gaudir-ne. Res va tornar a ser igual, Vaig deixar de trucar-lo o enviar-li missatges cada dia. Ens vèiem un cop cada una o dues setmanes.

Recordo que pel seu aniversari, que va ser més o menys un mes després d'aquesta represa, vam quedar per dinar junts i vaig anar en cotxe a buscar-lo a casa seva. Ell m'havia demanat que li regalés un reproductor de MP3. Jo encara estava fotut perquè aquell panorama em mantenia deprimit i aquell dia em sentia especialment malament. En el mateix cotxe, abans d'arrancar li vaig donar el seu regal. Ell em va donar les gràcies i em va dir ―Hauràs d'animar-me perquè no tinc el dia―. Jo havia estat dubtant tot el dia si havia d'anul·lar la cita o no, finalment vaig pensar que el millor era donar-li el regal i no dinar amb ell. En aquelles condicions dinar junts podia ser horrible. La seva declaració encara ho deixava més clar. ―Mira, jo et volia demanar de no dinar junts perquè jo tampoc estic gens fi, ara que em dius això penso que el millor és que ho deixem estar per a un altre dia―. No recordo la seva resposta. Sí que recordo la seva mirada de sorpresa i que va baixar del cotxe amb el seu reproductor de MP3 que segurament va intentar tornar-me i que està clar que no el vaig deixar fer-ho.

Vaig anar-me'n a Montjuïc, vaig estar fent la volta al castell amb la sensació d'haver-la cagat i de què això seria el final definitiu, però tampoc ho va ser. Vaig demanar-li perdó uns dies després i les coses van seguir anant tan malament com anaven. Veient-nos poc i parlant-nos molt de tant en tant. Però quan les coses van malament poden acabar anant pitjor.

Ell estava acabant la carrera, i em va dir que havia de preparar els exàmens i els treballs de final de curs i que potser hauríem d'estar sense veure'ns o veient-nos ben poc, una temporada. Això va reblar el clau del distanciament. No sabria dir si va ser conseqüència dels fets del seu aniversari, però més d'un cop he pensat que també podria haver estat una petita venjança, ja que va tenir temps per a altres coses.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (12)

Los jugadores y los enamorados juegan en realidad para perder.
Lawrence Durrell, escritor británico (1912-1990)
Una de las cosas que había tenido que hacer en Lore para ahorrar dinero fue realquilar una habitación de su apartamento, y no quiso que su realquilado supiera lo nuestro, por lo tanto empezamos a ir a follar a hoteles y finalmente a un meublé cercano a su casa. (Un meublé es un establecimiento similar a un hotel pero orientado a facilitar los encuentros sexuales de corta duración. No se trata de un burdel, ya que suele acoger a parejas ocasionales de todo tipo que no tienen porque estar relacionadas con la prostitución. Una de las características que mejor definen los meublés son la discreción y las medidas para garantizar la absoluta privacidad de los clientes.) También aprovechávamos las veces que mi pareja se iba de viaje para quedar en mi casa y pasar la noche juntos.

Además de aquel problema con los fines de semana que ya os he contado, surgió otro. Una de esas veces que mi pareja estaba de viaje, quedamos en mi casa para mantener una cena romántica, follar y dormir juntos. Llegó tarde, yo tenía la mesa puesta y la cena a punto. Él estaba un poco extraño. Cuando se sentó a la mesa me anunció que no se quedaría a dormir. Él estaba nervioso y, en cierta forma, violento.

Supe que había tenido una conversación con un amigo y que aquel le había hecho ver que nuestra relación era un error. ―Él es un tren en marcha y tú aún no ha decidido donde quieres ir― le había dicho. A mí me cogió por sorpresa. Tanto que no supe reaccionar. Mis peores temores se estaban haciendo realidad, me abandonaba, y no podía hacer nada. El problema era la diferencia de edad, y eso no tenía remedio. Tiempo después Lore me dijo que mi error de aquella noche había sido no haber sabido tranquilizarle. De hecho, en ese momento yo estaba tan hundido que no podía tranquilizar a nadie, empezando por mí mismo.

Hacía poco más de un mes de su vuelta de Cuba y ya habíamos roto. Había pasado lo que me parecía inevitable. Él le había puesto el punto final a lo nuestro al considerar la diferencia de edad como una barrera insalvable. Unas semanas después recibí un mensaje de Lore donde decía simplemente «Te echo de menos».

Yo no le había enviado ningún mensaje, ni le había llamado, consideraba que todo se había acabado. Él, de repente rompió el silencio con un simple «Te echo de menos». Y reanudamos la relación, pero yo había quedado muy tocado, no podía recuperar el entusiasmo que había tenido al principio porque el miedo a volverlo a perder me atenazaba, no me dejaba disfrutar-lo. Nada volvió a ser igual. Dejé de llamarle o enviarle mensajes a diario. Nos veíamos una vez cada una o dos semanas.

Recuerdo que por su cumpleaños, más o menos un mes después de esa reanudación, quedamos para comer juntos y fui en coche a buscarlo a su casa. Él me había pedido que le regalara un reproductor de MP3. Yo aún estaba jodido porque aquel panorama me mantenía deprimido y ese día me sentía especialmente mal. En el mismo coche, antes de arrancar le di su regalo. Él me dio las gracias y me dijo ―Tendrás de animarme porque no tengo el día―. Yo había estado dudando todo el día si debía anular la cita o no, finalmente había pensado que lo mejor era darle el regalo y no comer con él. En esas condiciones una comida juntos podía ser horrible. Su declaración aún lo dejaba más claro. ―Mira, yo te quería pedir de no comer juntos porque yo tampoco estoy muy fino, ahora que dices eso pienso que lo mejor es que lo dejemos para otro día―. No recuerdo su respuesta. Sí que recuerdo su mirada de sorpresa y que bajó del coche con su reproductor de MP3 que seguramente intentó devolverme y que está claro que no le dejé hacerlo.

Me fuí a Montjuïc, estuve dando la vuelta al castillo con la sensación de haberla cagado y de que esto sería el final definitivo, pero tampoco lo fue. Le pedí perdón unos días después y las cosas siguieron yendo tan mal como iban. Viéndonos poco y hablándonos muy de vez en cuando. Pero cuando las cosas van mal pueden acabar yendo peor.

Él estaba terminando la carrera, y me dijo que tenía que preparar los exámenes y los trabajos de fin de curso y que quizá deberíamos estar sin vernos o viéndonos poco, una temporada. Esto apretó las tuercas al distanciamiento. No sabría decir si fue consecuencia de los hechos de su cumpleaños, pero más de una vez he pensado que podía haber sido una pequeña venganza, ya que tuvo tiempo para otras cosas.

... / ...

Un abrazo.


dijous, 31 de gener de 2019

L'ocàs (11) --- El ocaso (11)

[Entrada 254]

L'ocàs (11)

Vull deixar amor
i somnis i paraules
que durin més que jo,
al cor dels altres.
Joana Raspall (1913- 2013)
La frase catalana «la pela és la pela» situa els diners per sobre de tot, tant per sobre de l'amistat, com per sobre de la família o, fins i tot, per sobre de l'amor. Hi ha qui diu que és la frase que defineix el tarannà català, malgrat que en si no és més que l'expressió formal d'un dels principis bàsics del capitalisme i de l'economia de mercat. Hi ha historiadors que situen l'origen del capitalisme modern a la ciutat medieval, especialment a partir del segle XI, és a dir, de l'any 1.001. Així que aquest principi de «la pela és la pela» és ben antic. Per a mi l'amor i l'amistat (i també la dignitat, l'honradesa, la solidaritat, la llibertat, la igualtat, i moltes altres coses) estan per sobre de la pela, malgrat que cregui en la separació de béns dins del matrimoni, perquè tant els matrimonis com l'amor són volàtils i no duren per sempre.

En Lore sempre es resistia a la meva ajuda financera, dient que no volia abusar de mi. Jo li deia que mentre ens estiméssim l'abús no existia, que no havia de tenir por d'abusar, que jo tenia ganes d'ajudar-lo fins on calgués. Sistemàtic com sóc, vaig anar anotant tot el que ell volia considerar un préstec i crec que encara conservo les anotacions en algun lloc. Em va quedar a deure una bona picossada i encara me la deu. Però això sempre ha estat per a mi el menys important, tot i que els pocs que coneixen aquesta història no ho han vist de la mateixa manera.

Quan va tornar d'aquell primer viatge a Cuba tot eren flors i violes, però va durar poc. El primer problema va sorgir un cap de setmana que me'n vaig anar amb la mare dels meus fills i uns amics a visitar un museu al País Basc i a gaudir d'un cap de setmana en aquelles terres. Li vaig estar enviant missatges i fotografies i ell va respondre als meus missatges amb acritud, clarament molest perquè mentre jo gaudia de la vida, ell s'havia hagut de quedar sol a casa. Jo li havia ofert de formar una parella estable i si tot anava bé anar-nos-en a viure junts, ell no ho va voler, ja que, segons deia, no sabia quant de temps podia durar això nostre i perquè no volia carregar amb l'estigma de ser el causant d'un drama familiar a casa meva. A més, sempre em deia que no volia viure per sempre a Barcelona.

Més endavant vaig saber que havia viscut prou malament la separació dels seus pares. Son pare s'havia encapritxat d'una dona força més jove que sa mare i els havia deixat. Crec que tenia força estimació pel seu pare, que això el va decebre força i ho va patir prou. Parlant amb ell es veia i s'intuïa com veia En Lore en aquella noieta que va provocar la separació. Crec que temia que algú pogués sentir per ell el mateix que ell havia sentit per aquella noia.

Temps endarrere, quan jo encara era un client, alguna vegada havíem parlat del fet que jo em sentia molt orgullós d'haver estat pare, que ho considerava una experiència única i molt satisfactòria i que ho recomanava a tothom. Ell m'havia assegurat que malgrat ser homosexual, volia criar, com a mínim, un fill. Recordo que vaig afegir ―Millor dos.― Bé, doncs aquesta va ser una de les raons que vaig adduir per anar a viure amb ell, perquè així podríem criar els seus fills, però em va respondre molt seriós ―Jo no vull tenir fills, és una responsabilitat massa gran per a mi.― No vaig entendre a què venia aquell canvi d'opinió, potser als seus estudis de psicologia o potser és que havia estat una d'aquelles coses m'havia dit per dir, una d'aquelles mentides a les quals mai m'he acostumat. Vaig intentar replicar ―Em vas dir que volies...― No em va deixar acabar. No en volia i punt. En resum, ja em podia treure del cap la formació d'una nova llar amb ell.

Si no anava a viure amb ell i si no treia a la llum la nostra relació, no veia la manera de resoldre el tema dels caps de setmana. De totes maneres vaig aconseguir passar-ne algun amb ell, però no vaig aconseguir-ho més d'un o dos cops a l'any. Sempre ell i jo sols.

Veient junts la pel·lícula «Le fate ignoranti» ('The Ignorant Fairies', aquí estrenada com El hada ignorante) va sortir de nou aquest tema, ja que hi ha un moment que la vídua retreu a qui va ser l'amant del seu marit que li havia pres l'amor d'aquell home i ell li replica «Sí, però era teu tots els caps de setmana». No va voler seguir veient pel·lícula. ―Aquests som nosaltres, això és el mateix que ens està passant a nosaltres― em va dir.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (11)

Quiero dejar amor
y sueños y palabras
que duren más que yo,
en el corazón de los demás.
Joana Raspall (1913- 2013)
La frase catalana «la pela es la pela» (que significa que el dinero es lo más importante, que donde haya dinero que se quite lo demás) sitúa el dinero por encima de todo, tanto por encima de la amistad, como por encima de la familia o, incluso, por encima del amor. Hay quien dice que es la frase que define el carácter catalán, a pesar de que en sí no es más que la expresión formal de uno de los principios básicos del capitalismo y de la economía de mercado. Hay historiadores que sitúan el origen del capitalismo moderno en la ciudad medieval, especialmente a partir del siglo XI, es decir, del año 1.001. Así que este principio de «la pela es la pela» es muy antiguo. Para mí el amor y la amistad (y también otros valores como la dignidad, la honradez, la solidaridad, la libertad, la igualdad, y tantos otros) están por encima del dinero (la pela), aunque crea en la separación de bienes dentro del matrimonio, porque tanto los matrimonios como el amor son volátiles y no duran para siempre.

Lore siempre se resistía a mi ayuda financiera, diciendo que no quería abusar de mí. Yo le decía que mientras nos amáramos el abuso no existía, que no debía tener miedo de abusar, que yo tenía ganas de ayudarle hasta donde fuera necesario. Sistemático como soy, fui anotando todo lo que él quería considerar un préstamo y creo que aún conservo las anotaciones en algún lugar. Me quedó a deber una buena morterada y aún me la debe. Pero esto siempre ha sido para mí lo de menos, aunque los pocos que conocen esta historia no lo han visto de la misma forma.

Cuando volvió de aquel primer viaje a Cuba todo era un campo de rosas, pero duró poco. El primer problema surgió un fin de semana que me fui con la madre de mis hijos y unos amigos a visitar un museo en el País Vasco y a disfrutar de un fin de semana en aquellas tierras. Le estuve enviando mensajes y fotografías y él respondió a mis mensajes con acritud, claramente molesto porque mientras yo disfrutaba de la vida, él se había tenido que quedar solo en casa. Yo le había ofrecido de formar una pareja estable y que si todo iba bien, irnos a vivir juntos, él no quiso, ya que, según decía, no sabía cuánto tiempo podía durar lo nuestro y porque no quería cargar con el estigma de ser el causante de un drama familiar en mi casa. Además, siempre me decía que no quería vivir para siempre en Barcelona.

Más tarde supe que había vivido bastante mal la separación de sus padres. Su padre se había encaprichado de una mujer bastante más joven que su madre y les había dejado. Creo que tenía a su padre en gran estima, que eso le decepcionó mucho y lo sufrió bastante. Hablando con él se veía y se intuía como veía Lore a aquella muchachita que provocó la separación. Creo que temía que alguien pudiera sentir por él lo mismo que él había sentido por aquella chica.

Tiempo atrás, cuando yo aún era un cliente, alguna vez habíamos hablado de que yo me sentía muy orgulloso de haber sido padre, que lo consideraba una experiencia única y muy satisfactoria y que lo recomendaba a todo el mundo. Él me había asegurado que pese a ser homosexual, quería criar, como mínimo, un hijo. Recuerdo que añadí ―Mejor dos.― Bueno, pues esta fue una de las razones que aducí para irme a vivir con él, porque así podríamos criar a sus hijos, pero me respondió muy serio ―Yo no quiero tener hijos, es una responsabilidad demasiado grande para mi.― No entendí a qué venía aquel cambio de opinión, tal vez a sus estudios de psicología o quizás es que había sido una de esas cosas me había dicho por decir, una de esas mentiras a las que nunca me he acostumbrado. Intenté replicar ―Me dijiste que querías ...― No me dejó terminar. No quería y punto. En resumen, ya me podía quitar de la cabeza la formación de un nuevo hogar con él.

Si no iba a vivir con él y si no sacaba a la luz nuestra relación, no veía la manera de resolver el tema de los fines de semana. De todos modos conseguí pasar alguno con él, pero no lo conseguí más de una o dos veces al año. Siempre él y yo solos.

Viendo juntos la película «Le fate ignoranti» ('The Ignorant Fairies', aquí estrenada como El hada ignorante) salió de nuevo este tema, ya que hay un momento en que la viuda reprocha a quien fue el amante de su marido que le había quitado el amor de aquel hombre y él le replica «Sí, pero era tuyo todos los fines de semana». No quiso seguir viendo la película. ―Estos somos nosotros, esto es lo mismo que nos está pasando a nosotros― me dijo.

... / ...

Un abrazo.


dijous, 24 de gener de 2019

L'ocàs (10) --- El ocaso (10)

[Entrada 253]

L'ocàs (10)


La felicitat s’enyora o es desitja, però mai no es té.
Joan Oliver (1899-1986)
Que en Lorenzo em digués que estava enamorat de mi m'havia deixat de pedra. Ell s'havia girat d'esquena a mi. No em mirava. Jo no sabia que dir. ―¿Qué quieres que hagamos?― Vaig atrevir-me a preguntar. No recordo que va respondre, només recordo que vaig dir-li que no dubtés que l'estimava molt i que me'n podia enamorar fàcilment. Potser no són aquestes les paraules exactes, però sí que sé que volien dir això. Poques hores després m'adonava el molt que m'havia enganyat i que també l'havia enganyat a ell, ja que vaig prendre consciència que n'estava més enamorat del que m'havia imaginat fins aquell moment.

Com podeu imaginar els dos nus al llit ens vam repartir petons, abraçades i carícies fins que el rellotge ens va dur a la dutxa perquè jo havia de marxar. Vaig estar uns dies dalt d'un núvol, flotant, sense que els peus em toquessin a terra. Només la meva filla va notar que estava estrany. La següent vegada que ens vam veure li vaig explicar com em sentia i com m'havia, i l'havia, enganyat. També li vaig anunciar que li donaria l'exclusivitat del meu sexe i que abandonaria la meva relació amb en Kevin. Ell defensava que no calia que deixés a en Kevin per ell. Jo li vaig replicar que no ho feia per ell, sinó per a mi, perquè jo volia.

Vaig deixar en Kevin, i vaig deixar de pagar per follar amb en Lore (nom que usava la seva família per referir-se a en Lorenzo i que va voler que fos el que jo usés a partir d'aquell moment) i vam deixar d'usar preservatius en les nostres relacions sexuals, ja que tant ell com jo estàvem «nets». Vull dir que no teníem cap ETS. Vam començar a veure'ns fora del llit amb regularitat. Quedàvem per dinar, anàvem al cinema, etc. Com que no tenia cap ingrés vaig haver de fer-li alguns préstecs per a la seva manutenció i d'ajudar-lo amb tot el tema del bordell. Llavors va saber que no li donarien la feina que li havien promès i això el va acabar d'ensorrar. Estava força deprimit i va decidir anar a veure la seva família. A primers de novembre va marxar al seu país natal per passar les festes de Nadal amb la família.

Vam quedar que ens escriuríem i que ens trucaríem (malgrat que costés car) i prometent-nos amor per a sempre ens vam acomiadar. Quan era a l'aeroport em va enviar un missatge on em deia «¡Eres el mejor amigo que la vida me ha dado! ¡Me faltan palabras para describir lo mucho que te adoro! ¡Gracias por cuidar de mí, por hacer que un día que para mí seria normal sea un día especial! ¡Un beso tesoro! ¡Quien tiene un amigo tiene un tesoro!». D'una banda em va doldre ser tractat d'amic i no de xicot o de parella, però de l'altra em va omplir molt ser considerat el millor amic.

No va tornar fins al febrer. Va estar ajudant a sa mare a organitzar un negoci de confecció que estava muntant amb l'esperança que sa mare li pogués enviar diners i així no dependre tant del meu finançament. Vam tenir també un petit problema amb una trucada per telèfon on va entendre malament un dels meus mots. No va ser greu, però va ser una altra pedreta a la sabata en el nostre camí.

El vaig anar a buscar a l'aeroport, vam sopar junts en un restaurant de categoria per celebrar la tornada, i dos o tres dies després, quan ell ja havia superat el «jet lag», vam celebrar-ho al llit follant amb ganes i a partir de llavors ens vam comportar com dos adolescents enamorats que no poden separar-se ni un segon. Ens trucàvem cada dia. Però aquesta mateixa febre va ser la nostra perdició.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (10)

La felicidad se añora o se desea, pero nunca se tiene.
Joan Oliver (1899-1986)
Que Lorenzo me dijera que estaba enamorado de mí me había dejado de piedra. Él se había girado de espaldas a mí. No me miraba. Yo no sabía que decir. ―¿Qué quieres que hagamos?― me atreví a preguntar. No recuerdo que respondió, sólo recuerdo que le dije que no dudara que lo quería mucho y que me podía enamorar de él fácilmente. Quizás no son ésas las palabras exactas, pero sí sé que querían decir eso. Pocas horas después me daba cuenta lo mucho que me había engañado y que también le había engañado a él, ya que tomé conciencia de que estaba más enamorado de él de lo que me había imaginado hasta ese momento.

Como puede imaginar los dos desnudos en la cama nos repartimos besos, abrazos y caricias hasta que el reloj nos llevó a la ducha porque yo tenía que irme. Estuve unos días en una nube, flotando, sin que mis pies me tocaran el suelo. Solamente mi hija notó que estaba raro. La siguiente vez que nos vimos le expliqué cómo me sentía y como me había, y le había, engañado. También le anuncié que le daría la exclusividad de mi sexo y que abandonaría mi relación con Kevin. Él defendía que no era necesario que dejara a Kevin por él. Yo le repliqué que no lo hacía por él, sino por mí, porque yo quería.

Dejé en Kevin, y dejé de pagar por follar con Lore (nombre que usaba su familia para referirse a Lorenzo y que quiso que fuera el que yo usase a partir de aquel momento) y dejamos de usar preservativos en nuestras relaciones sexuales, ya que tanto él como yo estábamos «limpios». Quiero decir que no teníamos ninguna ETS. Empezamos a vernos fuera de la cama con regularidad. Quedábamos para comer, íbamos al cine, etc. Como no tenía ningún ingreso tuve que hacerle algunos préstamos para su manutención y de ayudarle con todo el tema del burdel. Entonces supo que no le darían el trabajo que le habían prometido y eso lo acabó de hundir. Estaba bastante deprimido y decidió irse a ver a su familia. A primeros de noviembre se fue a su país natal para pasar las fiestas de Navidad con la familia.

Quedamos que nos escribiríamos y que nos llamaríamos (a pesar de que costara caro) y prometiéndonos amor para siempre nos despedimos. Cuando estaba en el aeropuerto me mandó un mensaje donde me decía «¡Eres el mejor amigo que la vida me ha dado! ¡Me faltan palabras para describir lo mucho que te adoro! ¡Gracias por cuidar de mí, por hacer que un día que para mí seria normal sea un día especial! ¡Un beso tesoro! ¡Quien tiene un amigo tiene un tesoro!». Por un lado me dolió ser tratado de amigo y no de novio o de pareja, pero por otro lado me llenó mucho ser considerado el mejor amigo.

No volvió hasta febrero. Estuvo ayudando a su madre a organizar un negocio de confección que estaba montando con la esperanza de que su madre le pudiera mnadar dinero y así no depender tanto de mi financiación. Tuvimos también un pequeño problema en una llamada telefónica en que entendió mal una de mis palabras. No fue grave, pero fue otra piedrecita en el zapato en nuestro camino.

Lo fui a buscar al aeropuerto, cenamos juntos en un restaurante de categoría para celebrar la vuelta, y dos o tres días después, cuando él ya había superado el «jet lag», lo celebramos en la cama follando con ganas y a partir de ahí nos comportamos como dos adolescentes enamorados que no pueden separarse ni un segundo. Nos llamábamos cada día. Pero esta misma fiebre fue nuestra perdición.

.../...

Un abrazo.


dijous, 17 de gener de 2019

L'ocàs (9) --- El ocaso (9)

[Entrada 252]

L'ocàs (9)

En tot temps, i en tot país, i en tot gènere, les coses dolentes abunden i les bones escassegen.
Voltaire, escriptor i pensador francès (1694-1778)
No sempre podies fer cas del que deia en Lorenzo, de vegades deia coses per dir, que no creia, que no pensava o que directament eren mentides per sortir del pas. Podria il·lustrar-ho amb un reguitzell d'anècdotes, crec que amb un parell en tindreu prou. En certa ocasió em vaig interessar per la seva musculatura, tenia uns pectorals preciosos, grans i ben marcats. Per no parlar de la resta del seu cos. Només les meves cames estaven més musculades que les seves. Aquell dia estava acariciant-li el pit i li vaig preguntar si havia practicat algun esport per estar tan ben musculat, i em va dir que sí, que havia fet natació de competició. Anys més tard, una vegada que el vaig acompanyar a la platja, a Niça, vaig saber que no sabia nedar.

També em va dir diverses vegades que volia que conegués la seva família, especialment a sa mare, que volia que anéssim junts a Cuba. El fet de voler dur-me a conèixer la seva família m'havia il·lusionat força perquè em feia sentir estimat i em feia creure que allò no era un bluf. Jo era molt conscient que podia ser una estupidesa enamorar-me d'un noi 32 anys més jove, i llavors encara em resistia a veure que ja n'estava ben encapritxat. Em semblava que una parella com aquesta podia no tenir gaire sentit. Quan em va dir que s'havia enamorat de mi, el fet que em dugués a conèixer la seva família donava consistència a tot plegat, però no hi vam anar mai, ell en canvi hi anava, si mes no, un cop a l'any i jo sempre esperava que em digués ―«ven conmigo»―, però sempre hi havia alguna cosa que ho impedia. Tant quan vam anar a Nova York com quan vam anar a la Costa Atzur jo vaig intentar que el viatge fos a Cuba.

En Lorenzo havia estat en diferents pensions de Barcelona abans de llogar un apartament. Quan va llogar el primer apartament ho vam comentar perquè poc temps abans ens havíem vist dues o tres vegades pel carrer. Com que no anàvem sols, no ens dèiem res. En aquell temps ell encara era en Luis i jo no era gaire més que un client. Llavors vaig saber que ell tenia una habitació prop d'allà on jo treballava. Un dia em va dir ―«Puede que no nos veamos tanto por la calle.»― i a continuació em va explicar, ben il·lusionat, que havia llogat un apartament. Potser per això també va explicar-me el següent canvi de casa, quan va llogar un apartament més proper al Gai-Eixample (la zona gai de la ciutat). Vam estar comentant coses i vaig donar-li algunes idees amb cert entusiasme, com si el nou apartament anés amb mi i quan ja portàvem una bona estona xarrant vaig dir ―No sé per què m'hi interesso tant, total no hi he d'anar mai.― Em va mirar tot seriós i em va dir ―Crec que t'equivoques―. I tant que m'equivocava perquè quan el van fer encarregat, i va passar allò d'en Marcelo, vam començar a anar a follar a casa seva, és a dir, en aquest segon apartament.

Després de la meva carta demanant perdó vam quedar de veure'ns (això també volia dir per follar) a casa seva. No ens havíem vist des del dia maleït que vaig sospitar que m'enganyava. Em va obrir la porta nu de cintura en amunt, el vaig abraçar i ens vam fer un llarg petó. Ell de seguida em va retreure la meva desconfiança i que l'havia tractat de llop amb pell de xai. Vaig demanar-li perdó desfet en llàgrimes. Crec que no s'ho esperava perquè va quedar tot compungit.

Pocs dies després va passar allò del canvi de pany del local del seu negoci. Em va trucar. Ens vam veure en un bar. Era la segona o tercera vegada que ens vèiem fora del llit, sense sexe pel mig. La primera va ser quan va descobrir que el soci l'enganyava. Aquell va ser el primer cop que el vaig veure plorar, aquest el segon. Ara plorava de ràbia. Li vaig recomanar calma i negociació, i si convenia, que ho fes a través d'un advocat de confiança. Sobretot que vigilés amb l'advocat, ja que sabia de més d'un cas on l'advocat s'havia venut a la part contrària. A més, li vaig oferir tot el meu suport, tant emocional com econòmic. ―Es que no quiero abusar de ti― va dir-me. Jo encara no era conscient de com n'estava d'encaterinat d'ell, però vaig dir-li ―Abusa sin miedo, nuestra amistad lo vale―. No era el primer cop que li deia que podia abusar de mi tot el que volgués.

Poc temps després, ell encara estava intentant resoldre el tema del seu soci, i seguia a l'espera de què li donessin aquella feina que li havien promès. Després d'un bon "polvo" a casa seva vam parlar de la nostra relació. No sé per què li vaig explicar que jo no estava enamorat d'ell, que m'ho havia prohibit perquè em semblava que no era gens adient, però que l'estimava com al bon amic que creia que era i que potser em costaria poc enamorar-me'n. Ell em va dir que no ho veia com jo, que s'havia enamorat de mi tot i que no es tractava d'un enamorament tan boig com el dels adolescents.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (9)

En todo tiempo, y en todo el país, y en todo género, las cosas malas abundan y las buenas escasean.
Voltaire, escritor y pensador francés (1694-1778)
No siempre podías hacer caso de lo que decía en Lorenzo, a veces decía cosas por decir, que no creía, que no pensaba o que directamente eran mentiras para salir del paso. Podría ilustrarlo con un sinfín de anécdotas, creo que con un par será suficiente. En cierta ocasión me interesé por su musculatura, tenía unos pectorales preciosos, grandes y bien marcados. Por no hablar del resto de su cuerpo. Sólo mis piernas estaban más musculadas que las suyas. Aquel día estaba acariciándole el pecho y le pregunté si había practicado algún deporte para estar tan bien musculado, y me dijo que sí, que había hecho natación de competición. Años más tarde, una vez que el acompañé en la playa, en Niza, supe que no sabía nadar.

También me dijo varias veces que quería que conociera su familia, especialmente a su madre, que quería que fuéramos juntos a Cuba. El hecho de querer llevarme a conocer su familia me había ilusionado bastante porque me hacía sentir amado y me hacía creer que aquello no era un farol. Yo era muy consciente de que podía ser una estupidez enamorarme de un chico 32 años más joven, y entonces todavía me resistía a ver que ya estaba muy encaprichado de él. Me parecía que una pareja como ésta podía no tener mucho sentido. Cuando me dijo que se había enamorado de mí, el hecho de que me llevara a conocer su familia daba consistencia a todo aquello, pero no fuimos nunca, él en cambio iba, por lo menos, una vez al año y yo siempre esperaba que me dijera ―«ven conmigo»―, pero siempre hubo algo que lo impidió. Tanto cuando fuimos a Nueva York como cuando fuimos a la Costa Azul yo intenté que el viaje fuera a Cuba.

Lorenzo había estado en diferentes pensiones de Barcelona antes de alquilar un apartamento. Cuando alquiló el primer apartamento lo comentamos porque poco tiempo antes nos habíamos visto dos o tres veces por la calle. Como no íbamos solos, no nos decíamos nada. En aquel tiempo él aún era Luis y yo no era mucho más que un cliente. Entonces supe que él tenía una habitación cerca de donde yo trabajaba. Un día me dijo ―«Puede que no nos veamos tanto por la calle.»― y a continuación me explicó, muy ilusionado, que había alquilado un apartamento. Quizá por eso también me explicó el siguiente cambio de casa, cuando alquiló un apartamento más cercano al Gay-Ensanche (la zona gay de la ciudad). Estuvimos comentando cosas y le di algunas ideas con cierto entusiasmo, como si el nuevo apartamento fuera conmigo y cuando ya llevábamos un buen rato charlando dije ―No sé por qué me intereso tanto, total no tengo ir nunca allí.― me miró muy serio y me dijo ―Creo que te equivocas―. Por supuesto que me equivocaba porque cuando lo ascendieron a encargado, y pasó lo de Marcelo, empezamos a ir a follar a su casa, es decir, a ese segundo apartamento.

Tras mi carta pidiendo perdón quedamos de vernos (esto también significaba para follar) en su casa. No nos habíamos visto desde el día maldito que sospeché que me engañaba. Me abrió la puerta desnudo de cintura para arriba, lo abracé y nos dimos un largo beso. Él enseguida me reprochó mi desconfianza y que lo había tratado de lobo con piel de cordero. Le pedí perdón deshecho en lágrimas. Creo que no se lo esperaba porque se quedó muy compungido.

Pocos días después pasó lo del cambio de cerradura del local de su negocio. Me llamó. Nos vimos en un bar. Era la segunda o tercera vez que nos veíamos fuera de la cama, sin sexo de por medio. La primera fue cuando descubrió que el socio la engañaba. Aquella fue la primera vez que lo vi llorar, esta la segunda. Ahora lloraba de rabia. Le recomendé calma y negociación, y si convenía, que lo hiciera a través de un abogado de confianza. Sobre todo que tuviese cuidado con el abogado, ya que sabía de más de un caso donde el abogado se había vendido a la parte contraria. Además, le ofrecí todo mi apoyo, tanto emocional como económico. ―Es que no quiero abusar de ti― me dijo. Yo aún no era consciente de lo muy encaprichado que estaba de él, pero le dije ―Abusa sin miedo, nuestra amistad lo vale―. No era la primera vez que le decía que podía abusar de mí tanto como quisiera.

Poco tiempo después, él aún estaba intentando resolver el tema de su socio, y seguía a la espera de que le dieran aquel trabajo que le habían prometido. Después de un buen "polvo" en su casa hablamos de nuestra relación. No sé por qué le expliqué que yo no estaba enamorado de él, que me lo había prohibido porque me parecía que no era adecuado en absoluto, pero que le quería como el buen amigo que creía que era y que quizás me costaría poco enamorarse de él. Él me dijo que no lo veía como yo, que se había enamorado de mí aunque no se tratara de un enamoramiento tan loco como el de los adolescentes.


Un abrazo.