Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 17 de gener de 2019

L'ocàs (9) --- El ocaso (9)

[Entrada 252]

L'ocàs (9)

En tot temps, i en tot país, i en tot gènere, les coses dolentes abunden i les bones escassegen.
Voltaire, escriptor i pensador francès (1694-1778)
No sempre podies fer cas del que deia en Lorenzo, de vegades deia coses per dir, que no creia, que no pensava o que directament eren mentides per sortir del pas. Podria il·lustrar-ho amb un reguitzell d'anècdotes, crec que amb un parell en tindreu prou. En certa ocasió em vaig interessar per la seva musculatura, tenia uns pectorals preciosos, grans i ben marcats. Per no parlar de la resta del seu cos. Només les meves cames estaven més musculades que les seves. Aquell dia estava acariciant-li el pit i li vaig preguntar si havia practicat algun esport per estar tan ben musculat, i em va dir que sí, que havia fet natació de competició. Anys més tard, una vegada que el vaig acompanyar a la platja, a Niça, vaig saber que no sabia nedar.

També em va dir diverses vegades que volia que conegués la seva família, especialment a sa mare, que volia que anéssim junts a Cuba. El fet de voler dur-me a conèixer la seva família m'havia il·lusionat força perquè em feia sentir estimat i em feia creure que allò no era un bluf. Jo era molt conscient que podia ser una estupidesa enamorar-me d'un noi 32 anys més jove, i llavors encara em resistia a veure que ja n'estava ben encapritxat. Em semblava que una parella com aquesta podia no tenir gaire sentit. Quan em va dir que s'havia enamorat de mi, el fet que em dugués a conèixer la seva família donava consistència a tot plegat, però no hi vam anar mai, ell en canvi hi anava, si mes no, un cop a l'any i jo sempre esperava que em digués ―«ven conmigo»―, però sempre hi havia alguna cosa que ho impedia. Tant quan vam anar a Nova York com quan vam anar a la Costa Atzur jo vaig intentar que el viatge fos a Cuba.

En Lorenzo havia estat en diferents pensions de Barcelona abans de llogar un apartament. Quan va llogar el primer apartament ho vam comentar perquè poc temps abans ens havíem vist dues o tres vegades pel carrer. Com que no anàvem sols, no ens dèiem res. En aquell temps ell encara era en Luis i jo no era gaire més que un client. Llavors vaig saber que ell tenia una habitació prop d'allà on jo treballava. Un dia em va dir ―«Puede que no nos veamos tanto por la calle.»― i a continuació em va explicar, ben il·lusionat, que havia llogat un apartament. Potser per això també va explicar-me el següent canvi de casa, quan va llogar un apartament més proper al Gai-Eixample (la zona gai de la ciutat). Vam estar comentant coses i vaig donar-li algunes idees amb cert entusiasme, com si el nou apartament anés amb mi i quan ja portàvem una bona estona xarrant vaig dir ―No sé per què m'hi interesso tant, total no hi he d'anar mai.― Em va mirar tot seriós i em va dir ―Crec que t'equivoques―. I tant que m'equivocava perquè quan el van fer encarregat, i va passar allò d'en Marcelo, vam començar a anar a follar a casa seva, és a dir, en aquest segon apartament.

Després de la meva carta demanant perdó vam quedar de veure'ns (això també volia dir per follar) a casa seva. No ens havíem vist des del dia maleït que vaig sospitar que m'enganyava. Em va obrir la porta nu de cintura en amunt, el vaig abraçar i ens vam fer un llarg petó. Ell de seguida em va retreure la meva desconfiança i que l'havia tractat de llop amb pell de xai. Vaig demanar-li perdó desfet en llàgrimes. Crec que no s'ho esperava perquè va quedar tot compungit.

Pocs dies després va passar allò del canvi de pany del local del seu negoci. Em va trucar. Ens vam veure en un bar. Era la segona o tercera vegada que ens vèiem fora del llit, sense sexe pel mig. La primera va ser quan va descobrir que el soci l'enganyava. Aquell va ser el primer cop que el vaig veure plorar, aquest el segon. Ara plorava de ràbia. Li vaig recomanar calma i negociació, i si convenia, que ho fes a través d'un advocat de confiança. Sobretot que vigilés amb l'advocat, ja que sabia de més d'un cas on l'advocat s'havia venut a la part contrària. A més, li vaig oferir tot el meu suport, tant emocional com econòmic. ―Es que no quiero abusar de ti― va dir-me. Jo encara no era conscient de com n'estava d'encaterinat d'ell, però vaig dir-li ―Abusa sin miedo, nuestra amistad lo vale―. No era el primer cop que li deia que podia abusar de mi tot el que volgués.

Poc temps després, ell encara estava intentant resoldre el tema del seu soci, i seguia a l'espera de què li donessin aquella feina que li havien promès. Després d'un bon "polvo" a casa seva vam parlar de la nostra relació. No sé per què li vaig explicar que jo no estava enamorat d'ell, que m'ho havia prohibit perquè em semblava que no era gens adient, però que l'estimava com al bon amic que creia que era i que potser em costaria poc enamorar-me'n. Ell em va dir que no ho veia com jo, que s'havia enamorat de mi tot i que no es tractava d'un enamorament tan boig com el dels adolescents.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (9)

En todo tiempo, y en todo el país, y en todo género, las cosas malas abundan y las buenas escasean.
Voltaire, escritor y pensador francés (1694-1778)
No siempre podías hacer caso de lo que decía en Lorenzo, a veces decía cosas por decir, que no creía, que no pensaba o que directamente eran mentiras para salir del paso. Podría ilustrarlo con un sinfín de anécdotas, creo que con un par será suficiente. En cierta ocasión me interesé por su musculatura, tenía unos pectorales preciosos, grandes y bien marcados. Por no hablar del resto de su cuerpo. Sólo mis piernas estaban más musculadas que las suyas. Aquel día estaba acariciándole el pecho y le pregunté si había practicado algún deporte para estar tan bien musculado, y me dijo que sí, que había hecho natación de competición. Años más tarde, una vez que el acompañé en la playa, en Niza, supe que no sabía nadar.

También me dijo varias veces que quería que conociera su familia, especialmente a su madre, que quería que fuéramos juntos a Cuba. El hecho de querer llevarme a conocer su familia me había ilusionado bastante porque me hacía sentir amado y me hacía creer que aquello no era un farol. Yo era muy consciente de que podía ser una estupidez enamorarme de un chico 32 años más joven, y entonces todavía me resistía a ver que ya estaba muy encaprichado de él. Me parecía que una pareja como ésta podía no tener mucho sentido. Cuando me dijo que se había enamorado de mí, el hecho de que me llevara a conocer su familia daba consistencia a todo aquello, pero no fuimos nunca, él en cambio iba, por lo menos, una vez al año y yo siempre esperaba que me dijera ―«ven conmigo»―, pero siempre hubo algo que lo impidió. Tanto cuando fuimos a Nueva York como cuando fuimos a la Costa Azul yo intenté que el viaje fuera a Cuba.

Lorenzo había estado en diferentes pensiones de Barcelona antes de alquilar un apartamento. Cuando alquiló el primer apartamento lo comentamos porque poco tiempo antes nos habíamos visto dos o tres veces por la calle. Como no íbamos solos, no nos decíamos nada. En aquel tiempo él aún era Luis y yo no era mucho más que un cliente. Entonces supe que él tenía una habitación cerca de donde yo trabajaba. Un día me dijo ―«Puede que no nos veamos tanto por la calle.»― y a continuación me explicó, muy ilusionado, que había alquilado un apartamento. Quizá por eso también me explicó el siguiente cambio de casa, cuando alquiló un apartamento más cercano al Gay-Ensanche (la zona gay de la ciudad). Estuvimos comentando cosas y le di algunas ideas con cierto entusiasmo, como si el nuevo apartamento fuera conmigo y cuando ya llevábamos un buen rato charlando dije ―No sé por qué me intereso tanto, total no tengo ir nunca allí.― me miró muy serio y me dijo ―Creo que te equivocas―. Por supuesto que me equivocaba porque cuando lo ascendieron a encargado, y pasó lo de Marcelo, empezamos a ir a follar a su casa, es decir, a ese segundo apartamento.

Tras mi carta pidiendo perdón quedamos de vernos (esto también significaba para follar) en su casa. No nos habíamos visto desde el día maldito que sospeché que me engañaba. Me abrió la puerta desnudo de cintura para arriba, lo abracé y nos dimos un largo beso. Él enseguida me reprochó mi desconfianza y que lo había tratado de lobo con piel de cordero. Le pedí perdón deshecho en lágrimas. Creo que no se lo esperaba porque se quedó muy compungido.

Pocos días después pasó lo del cambio de cerradura del local de su negocio. Me llamó. Nos vimos en un bar. Era la segunda o tercera vez que nos veíamos fuera de la cama, sin sexo de por medio. La primera fue cuando descubrió que el socio la engañaba. Aquella fue la primera vez que lo vi llorar, esta la segunda. Ahora lloraba de rabia. Le recomendé calma y negociación, y si convenía, que lo hiciera a través de un abogado de confianza. Sobre todo que tuviese cuidado con el abogado, ya que sabía de más de un caso donde el abogado se había vendido a la parte contraria. Además, le ofrecí todo mi apoyo, tanto emocional como económico. ―Es que no quiero abusar de ti― me dijo. Yo aún no era consciente de lo muy encaprichado que estaba de él, pero le dije ―Abusa sin miedo, nuestra amistad lo vale―. No era la primera vez que le decía que podía abusar de mí tanto como quisiera.

Poco tiempo después, él aún estaba intentando resolver el tema de su socio, y seguía a la espera de que le dieran aquel trabajo que le habían prometido. Después de un buen "polvo" en su casa hablamos de nuestra relación. No sé por qué le expliqué que yo no estaba enamorado de él, que me lo había prohibido porque me parecía que no era adecuado en absoluto, pero que le quería como el buen amigo que creía que era y que quizás me costaría poco enamorarse de él. Él me dijo que no lo veía como yo, que se había enamorado de mí aunque no se tratara de un enamoramiento tan loco como el de los adolescentes.


Un abrazo.


dijous, 10 de gener de 2019

L'ocàs (8) --- El ocaso (8)

[Entrada 251]

L'ocàs (8)

No cerquis pas que les coses s’esdevinguin tal com vols que s’esdevinguin, sinó que has de voler que s’esdevinguin tal com s’esdevenen i així viuràs feliçment.
Epictet, filòsof grec, estoic (55 aC-135 dC)
L'amo del bordell li va oferir una participació del negoci a en Lorenzo poc temps després d'haver-lo fet encarregat, ell va acceptar-ho i van formar una societat. Aquest va ser el principi de les seves desgràcies, perquè aviat va descobrir que l'amo l'enganyava, que li amagava part dels ingressos. Va haver-hi una reconciliació i una promesa que no es tornaria a repetir, però es va tornar a repetir. Recordo les seves llàgrimes quan m'ho explicava. Llavors en Lorenzo va decidir deixar el negoci i buscar-se una feina en altre àmbit. Algú, desconec qui, n'hi va prometre una per a uns mesos més endavant. Ell estava tot il·lusionat amb aquest nou treball i confiava que es faria realitat, però va cometre l'error de dir-li al seu soci que volia deixar el «puti-club» abans que li haguessin confirmat. El soci li va demanar que marxés immediatament i, com que no ho va voler fer, el soci va fer canviar el pany del local perquè en Lorenzo no hi pogués entrar. L'afer va acabar en mans d'advocats i no he sabut mai si n'ha pogut recuperar res del que havia invertit en aquell burdell o no. El més greu és que no li van donar la feina que li havien promès i que tant l'havia il·lusionat.

En aquell moment ell estava estudiant psicologia a la universitat a distància, volia dedicar-se a la psicologia empresarial per treballar amb el que ara en diuen recursos humans. Jo li havia promès que li finançaria els estudis, i ell ho volia entendre com un préstec, ja que prometia tornar-m'ho en quant pogués. També havíem tingut la nostra primera diferència perquè una tarda que ens havíem de veure em va dir que no podia perquè havia de treballar al bordell.

En aquell temps ja ens veiem a casa seva per follar. Poc després que passes a ser encarregat i després de l'afer d'en Marcelo, va creure convenient deixar de follar amb mi al local del bordell. No volia que els nois del bordell sabessin que érem amants i encara menys que ho sabés el seu soci. Així que quedàvem a casa seva.

Un parell de mesos abans del canvi del pany, un dia, un dels tants dies que havíem quedat per follar, em va enviar un missatge dient que havia de treballar i que no podia quedar amb mi. Com que havíem quedat a casa seva avançada la tarda, me n'havia anat al cinema per fer temps i allà vaig rebre el missatge anul·lant la cita. Llavors vaig decidir anar al bordell, perquè si no podia follar amb ell, follaria amb algú altre, i de passada el podria veure, però vaig tenir una gran sorporesa quan en arribar-hi ell no hi era. Em va atendre el seu soci. Vaig creure que m'havia enganyat i em vaig indignar,. i sense pensar-m'ho gaire vaig enviar-li un missatge manifestant-li la meva indignació. Llavors vaig conèixer el seu fort orgull i la seva duresa. No suportava sentir-se ferit. Així que va enviar-me a la merda per haver sospitat d'ell.

De fet, jo havia estat ben impertinent. Li havia escrit «Acaso no serás tu otro lobo con piel de cordero» comparant-lo així amb en Kevin. Potser hauria d'haver començat amb un "tal vez" que expressava el mateix d'una forma una mica més suau. Li havia deixat ben clar que creia que m'havia mentit i que «sabia» que m'estava enganyant. Per primera vegada a la vida vaig sentir la sentència «la ignorancia es muy atrevida» i va afegir que havia estat treballant fora del local, fent gestions i compres per al negoci. Va tallar tota relació amb mi després d'aquest intercanvi de missatges.

Vàrem fer les paus pocs dies abans que el seu soci canviés el pany del bordell i ell es quedés sense feina. Vaig haver de fer una llarga carta demanant perdó i fent-li saber el molt que m'importava la nostra amistat per aconseguir el seu perdó. Em vaig passar més de dues setmanes escrivint-la i reescrivint-la abans d'enviar-li. Havien passat més de dos mesos des del dia que vaig anar al bordell i no el vaig trobar. ―«Yo sabía que te iba a perdonar, incluso antes de recibir tu carta»― em va dir després del «polvo» de la reconciliació. I així va començar tot.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (8)

No esperes que las cosas ocurran tal como quieres que ocurran, sino que tienes que querer que ocurran tal como ocurren y así vivirás felizmente.
Epicteto, filósofo griego, estoico (55 aC-135 dC)
El dueño del burdel le ofreció una participación en el negocio a Lorenzo poco tiempo después de haberlo hecho encargado, él aceptarlo y formaron una sociedad. Ese fue el principio de sus desgracias, porque pronto descubrió que el dueño la engañaba, que le ocultaba parte de los ingresos. Hubo una reconciliación y una promesa que no se volvería a repetir, pero se volvió a repetir. Recuerdo sus lágrimas cuando me lo contaba. Entonces Lorenzo decidió dejar el negocio y buscarse un trabajo en otro ámbito. Alguien, desconozco quien, le prometió uno para unos meses más tarde. Él estaba muy ilusionado con ese nuevo trabajo y confiaba en que se haría realidad, pero cometió el error de decirle a su socio que quería dejar el «puticlub» antes de que se lo hubieran confirmado. El socio le pidió que se fuera inmediatamente y, como no lo quiso hacer, el socio hizo cambiar la cerradura del local para que Lorenzo no pudiera entrar. El asunto acabó en manos de abogados y no he sabido nunca si pudo recuperar nada de lo que había invertido en el burdel o no. Lo más grave es que no le dieron el trabajo que le habían prometido y que tanto le había ilusionado.

En ese momento él estaba estudiando psicología en la universidad a distancia, quería dedicarse a la psicología empresarial para trabajar con lo que ahora llaman recursos humanos. Yo le había prometido que le financiaría los estudios, y él lo quería entender como un préstamo, ya que prometía devolvérmelo en cuanto pudiera. También habíamos tenido nuestra primera diferencia porque una tarde que nos teníamos que ver me dijo que no podía porque tenía que trabajar en el burdel.

En aquel tiempo ya nos veíamos en su casa para follar. Poco después que pasase a ser encargado y después del asunto de Marcelo, creyó conveniente dejar de follar conmigo en el local del burdel. No quería que los chicos del burdel supieran que éramos amantes y aún menos que lo supiera su socio. Así que quedábamos en su casa.

Un par de meses antes del cambio de la cerradura, un día, uno de los tantos días que habíamos quedado para follar, me envió un mensaje diciendo que tenía que trabajar y que no podía quedar conmigo. Como habíamos quedado en su casa avanzada la tarde, me había ido al cine para pasar el tiempo y allí recibí el mensaje anulando la cita. Entonces decidí ir al burdel, porque si no podía follar con él, follaría con otro, y de paso le podría ver, pero tuve una gran sorpresa cuando al llegar allí él no estaba. Me atendió su socio. Creí que me había engañado y me indigné, y sin pensarlo mucho le envié un mensaje manifestándole mi indignación. Entonces supe de su fuerte orgullo y de su dureza. No soportaba sentirse herido. Así que me mandó a la mierda por haber sospechado de él.

De hecho, yo había sido muy impertinente. Le había escrito «Acaso no serás tu otro lobo con piel de cordero» comparándolo así con Kevin. Quizás debería haber empezado con un "tal vez" que expresa lo mismo de una forma algo más suave. Le había dejado muy claro que creía que me había mentido y que «sabía» que me estaba engañando. Por primera vez en la vida oí la sentencia «la ignorancia es muy atrevida» y añadió que había estado trabajando fuera del local, haciendo gestiones y compras para el negocio. Cortó toda relación conmigo después de ese intercambio de mensajes.

Hicimos las paces pocos días antes de que su socio cambiara la cerradura del burdel y él se quedara sin trabajo. Tuve que hacer una larga carta pidiendo perdón y haciéndole saber lo mucho que me importaba nuestra amistad para conseguir su perdón. Me pasé más de dos semanas escribiéndola y reescribiéndola antes de enviársela. Habían pasado más de dos meses desde el día que fui al burdel y no le encontré. ―«Yo sabía que te iba a perdonar, incluso antes de recibir tu carta»― me dijo después del «polvo» de la reconciliación. Y así empezó todo.

.../...

Un abrazo.


dijous, 3 de gener de 2019

L'ocàs (7) --- El ocaso (7)

[Entrada 250]

L'ocàs (7)

És el mal d'aquests temps: els bojos guien els cecs.
William Shakespeare (1564-1616)
En Kevin i jo follàvem a casa meva quan la meva parella oficial estava de viatge, o al meu cotxe quan ella era a Barcelona. (En aquell temps ella viatjava per feina un o dos cops al mes.) Usàvem sempre preservatiu, ja que tant ell com jo estàvem ben conscienciats amb el tema de les ETS, i ell tenia un pànic brutal al "virus". Una vegada va venir tot enneurat perquè s'havia follat un noi sense preservatiu. Llavors tant ell com jo ignoràvem que el risc més alt d'encomanar-se el SIDA era per al passiu, ja que els principals vehicles de contagi són el semen i la sang. Li vaig recomanar de fer-se una prova tan aviat com pogués, però al centre mèdic li van dir que havia d'esperar un temps prudencial d'un o dos mesos perquè el resultat de la prova fos significatiu. El vaig tenir enderiat un parell de mesos. Un dia em va trucar tot content perquè el resultat de la prova havia estat negatiu.

Després de follar al cotxe ens netejàvem les restes de la nostra activitat amb paper de cuina. Jo en duc sempre un rotlle al cotxe per salvar aquelles emergències que solen sorgir durant els viatges o per si s'ha de mirar alguna cosa del motor com el nivell de l'oli, de l'aigua o el que calgui. Mentre ens netejàvem embolicava amb aquest paper el preservatiu, al que havia fet un nus perquè no es buidés, i recollia totes les restes que poguessin quedar, en feia una bola de tot plegat que dipositava en alguna paperera urbana un cop havíem arribat a la civilització. No volia deixar rastres de les meves activitats al cotxe.

Un dia no hi va haver manera de trobar la bosseta buida del preservatiu. La van estar buscant una bona estona però no va aparèixer. Teníem el nostre raconet en una pista forestal on aparcàvem el cotxe i passàvem a la part de darrere per estar més amples i més còmodes per follar, per això baixàvem del cotxe per la porta del davant i tornàvem a pujar-hi per la del darrera. De vegades també baixàvem del cotxe a orinar. Per això vam buscar-la, també, al voltant del cotxe no fos cas que hagués caigut fora en una d'aquestes maniobres, però no la vam saber trobar.

Mesos més tard anava jo de viatge amb el meu cotxe acompanyat per la meva esposa, el seu germà i la seva parella. El meu cunyat és molt de la broma. De cop va dir «Què hi fas tu al cotxe? Mira que hi ha aquí!» i va treure la bosseta del preservatiu. Jo em vaig fer l'orni, com si allò no anés amb mi. La meva dona no va dir res ni llavors ni més tard, ni mai. Es va limitar a mirar-me fixament, amb una mirada més que eloqüent. El meu cunyat en privat em va demanar disculpes per la seva indiscreció. No vaig ser capaç de dir una mentida del tipus: «Hòstia! L'altre dia vaig deixar el cotxe a tal o qual amic. Li hauré de cridar l'atenció». A partir de llavors vaig anar amb molta més cura i, a més, de tant en tant netejava l'entapissat dels seients de darrere perquè sempre hi quedaven rastres de les nostres activitats en forma de taquetes blanquinoses.

El distanciament definitiu amb aquest noiet es va produir quan ell va emigrar a treballar a Àustria, tot i que ens vam anar veient de tant en tant, i fins i tot vam follar algun cop quan venia a veure a la família, ara ja no ho fem, tot i que encara avui dia em truca per saber de mi quan ve a veure la família.

Sens dubte en Lorenzo es va adonar que feia temps que no em veia després que jo deixés de quedar amb ell per culpa de la notícia del seu casament que m'havia donat en Marcelo i va posar-se en contacte amb mi. Havien passat dos o tres mesos. Ja deveu imaginar que no s'havia casat. No li vaig dir d'entrada l'autèntic motiu de la meva desaparició, crec que vaig esperar a la tercera o quarta trobada per comentar-li allò que m'havia dit el seu «amic». Sé que a conseqüència de la meva confessió van acomiadar al pobre Marcelo del bordell. Tot i que ara penso que potser en Marcelo només em volia fer una broma i que vaig cometre l'error de desconfiar d'en Lorenzo i de creure'm en aquell tabalot.

Em sembla recordar que va ser a partir de llavors que vam començar a intercanviar missatges amb dolços desitjos manifestant l'estimació que ens teníem. Jo li deia coses com que tenia molt bon cor i que mereixia ser feliç o li manifestava la meva estimació i ell em desitjava que gaudís del dia, o m'enviava pensaments sobre l'amistat que ens unia. Malgrat això jo vaig seguir mantenint relacions setmanalment amb en Kevin.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (7)

Es el mal de estos tiempos: los locos guían a los ciegos.
William Shakespeare (1564-1616)
Kevin y yo follábamos en mi casa cuando mi pareja oficial estaba de viaje, o en mi coche cuando ella estaba en Barcelona. (Por aquel entonces ella viajaba por trabajo una o dos veces al mes.) Usábamos siempre preservativo, ya que tanto él como yo estábamos muy concienciados con el tema de las ETS, y él tenía un pánico brutal al "virus". Una vez vino muy neura porque se había follado un chico sin preservativo. Entonces tanto él como yo ignorábamos que el mayor riesgo de contagio del SIDA era para el pasivo, ya que los principales vehículos de contagio son el semen y la sangre. Le recomendé hacerse una prueba tan pronto como pudiera, pero en el centro médico le dijeron que tenía que esperar un tiempo prudencial de uno o dos meses para que el resultado de la prueba fuera significativo. Le tuve obsesionado un par de meses. Un día me llamó muy contento porque el resultado de la prueba había sido negativo.

Después de follar en el coche nos limpiábamos los restos de nuestra actividad con papel de cocina. Yo llevo siempre un rollo de ese papel en el coche para salvar esas emergencias que suelen surgir durante los viajes o por si hay que mirar algo del motor como el nivel del aceite, del agua o lo que sea necesario. Mientras nos limpiábamos envolvía en ese papel el preservativo, al cual había hecho un nudo para que no se vaciara, y recogía todos los restos que pudieran quedar, hacía una bola de todo ello que depositaba en alguna papelera urbana una vez habíamos llegado a la civilización. No quería dejar rastros de mis actividades en el coche.

Un día no hubo forma de encontrar la bolsita vacía del preservativo. La estuvimos buscando un buen rato pero no apareció. Teníamos nuestro rinconcito en una pista forestal donde aparcábamos el coche y pasábamos en la parte de atrás para estar más anchos y más cómodos para follar. Para lo cual bajábamos por la puerta delantera y volvíamos a subir por la trasera. A veces también bajábamos del coche a orinar. Por eso la buscamos, también, alrededor del coche por si hubiera caído al exterior en una de esas maniobras, pero no supimos dar con ella.

Meses más tarde iba yo de viaje en mi coche acompañado por mi esposa, su hermano y su pareja. Mi cuñado es muy bromista. De repente dijo «¿Qué haces tú en el coche? ¡Mira que hay aquí!» Y sacó la bolsita del preservativo. Yo me hice el loco, como si aquello no fuera conmigo. Mi mujer no dijo nada ni entonces ni después, ni nunca. Se limitó a mirarme fijamente, con una mirada más que elocuente. Mi cuñado en privado me pidió disculpas por su indiscreción. No fui capaz de decir una mentira del tipo: «¡Joder! El otro día dejé el coche en tal o cual amigo. Tendré que llamarle la atención». A partir de entonces fui con mucho más cuidado y, además, de vez en cuando limpiaba el tapizado de los asientos de atrás porque siempre quedaban rastros de nuestras actividades en forma de manchitas blanquecinas.

El distanciamiento definitivo con ese muchachito se produjo cuando él emigró a trabajar en Austria, aunque nos fuimos viendo de vez en cuando, e incluso follamos alguna vez cuando venía a ver a su familia, ahora ya no lo hacemos, aunque todavía hoy día me llama para saber de mí cuando viene a ver a su familia.

Sin duda en Lorenzo se dio cuenta de que hacía tiempo que no me veía después de que yo dejara de quedar con él por culpa de la noticia de su boda que me había dado en Marcelo y se puso en contacto conmigo. Habían pasado dos o tres meses. Ya debéis imaginar que no se había casado. No le dije de entrada el auténtico motivo de mi desaparición, creo que esperé al tercer o cuarto encuentro para comentarle lo que me había dicho su «amigo». Sé que a consecuencia de mi confesión despidieron al pobre Marcelo del burdel. Aunque ahora pienso que quizás Marcelo sólo quería gastarme una broma y que cometí el error de desconfiar de Lorenzo y de creerme a aquel niñato atolondrado.

Me parece recordar que fue a partir de entonces que empezamos a intercambiar mensajes con dulces deseos manifestando la estimación que nos teníamos. Yo le decía cosas como que tenía muy buen corazón y que merecía ser feliz o le manifestava mi aprecio y él me deseaba que disfruta del día, o me enviaba pensamientos sobre la amistad que nos unía. A pesar de eso yo seguí manteniendo relaciones semanalmente con Kevin.

.../...

Un abrazo.


dijous, 27 de desembre de 2018

L'ocàs (6) --- El ocaso (6)

[Entrada 249]

L'ocàs (6)

Els jugadors i els enamorats juguen en realitat per perdre.
Lawrence Durrell, escriptor britànic (1912-1990)
En Marcelo era un tafaner i sempre em parlava d'en Luis. (Llavors jo ja sabia que el seu nom no era Luis sinó Lorenzo, però ell no.) I en Lorenzo estava una mica molest amb les tafaneries d'en Marcelo, tant era així que em va demanar que intentés no explicar-li res d'ell ni de la nostra relació. Ho va justificar explicant-me que en Marcelo havia anat a casa seva, la d'en Lorenzo vull dir, per a una festa. En Marcelo hi va anar una estona abans per donar-li un cop de mà amb els preparatius i que va haver-li de parar els peus perquè obria calaixos, mirava papers i es ficava per totes les cambres la casa.

Un dia després d'un servei al bordell, en Marcelo em va dir: ―¿Ya sabes la noticia ¿verdad?― Vaig fer cara d'imbècil ―¿A què notícia te refieres?― Em va fer un gran somriure i va seguir ―¿No sabes que Luis...?― Va fer una pausa esperant que jo endevinés la resta ―¿Que Luis qué?― vaig respondre amb cert to d'impaciència. ―Que se casa dentro de un mes― Em vaig quedar glaçat, només vaig ser capaç de dir ―¿Con quién se va a casar?― Va respondre amb una obvietat ―Con su novio ¿con quién si no?― No recordo res més d'aquella conversa.

La notícia em va caure com un gerro d'aigua freda, tan malament, que vaig deixar de freqüentar aquell bordell. Vist en perspectiva crec que ja devia estar força encaterinat d'en Lorenzo en aquell moment, però em sentia traït per un amic que m'havia amagat que tenia un xicot i aquest era el que justificava per a mi que em sentís tan malament. En Lorenzo sempre em deia que no tenia a ningú fix, algun rotllet de tant en tant i prou. Jo li deia «un chico tan guapo y buena persona como tú, seguro que un día encontrará el hombre de su vida, la persona que se merece» i ell reia.

Vaig optar per altres bordells masculins, en aquella època n'hi havia una mitja dotzena a la ciutat. Durant una temporada vaig follar amb un jovenet molt agradable, en un bordell no tan ben equipat com el d'en Lorenzo. Amb ell vaig establir certs llaços, però que va desaparèixer de sobte del bordell i de la meva vida. Era un noi català més jove que en Luis, devia tenir l'edat d'en Marcelo. El primer cop que es va presentar feia una cara de son terrible. Crec que també hauríem pogut ser bons amics. Era un adolescent fumeta i immadur que m'agradava força.

Després vaig conèixer un noi al Gaydar (gaydar.net). En Kevin era un jovenet força guapot que (com vaig saber després) encara no havia fet els 18 anys la primera vegada que ens vam veure. Els va fer pocs dies després. El noi era d'un d'aquests barris obrers de la perifèria de la conurbació metropolitana de Barcelona on no es pot ser gai. L'assetjament escolar a què va estar sotmès per no amagar-se'n el va fer abandonar l'escola prematurament sense obtenir el graduat escolar. Quan el vaig conèixer es dedicava a la nit gai de la ciutat on buscava tant sexe com podia aconseguir, també ho feia a Internet, i estudiava per treballar de perruquer. De seguida va quedar clar que venia amb mi per treure'm diners, tot i que em va acabar confessant que gaudia del sexe amb mi. De fet, només era passiu amb mi, no ho era amb ningú més, i em va acabar confessant que quan el penetrava se li posava la pell de gallina (cosa que em va mostrar la següent vegada que vam follar). Vam mantenir relacions durant uns 4 anys amb intermitències, ja que la meva relació amb en Lorenzo va interferir-hi força i vam anar-ho deixant i reprenent segons anava evolucionant la meva relació amb en Lorenzo. La primera temporada que vaig deixar de veure en Kevin correspon al moment en què en Lorenzo i jo vam formalitzar la relació.

En Lorenzo sabia de la seva existència i fins i tot n'havia vist alguna fotografia. En Lorenzo em deia que no li importava que tingués relacions sexuals amb altres nois, però em va demostrar que alguna cosa li molestava quan em va pujar la tarifa en saber que en Kevin m'estirava diners i regals. En Lorenzo m'havia advertit, ―¡Ay! Jordi, que ese niño te está chuleando...―, però jo ja n'era conscient i m'agradava follar-me aquell nano que sempre anava calent i que necessitava tres o quatre ejaculacions diàries. Més d'una vegada tenia l'erecció a punt abans que jo el toqués... I em posava ben calent. En Kevin també va tenir altres parelles. Dos encaterinaments que jo recordi, que van coincidir amb els períodes en què en Kevin i jo ens havíem deixat de veure per decisió meva, van ser els períodes en què jo vaig voler donar-li l'exclusiva del meu sexe a en Lorenzo, períodes en qué la nostra relació (la d'en Lorenzo amb mi) anava bé.

He de confessar que follar amb en Lorenzo era força millor que fer-ho amb en Kevin. En Kevin era poc delicat al llit, poques vegades em feia mamades, no recordo ni un sol 69 amb ell, a més de seguida volia que el follés, i, un cop penetrat, arribava molt de pressa a l'ejaculació, semblava un conill (ja deveu saber que els conills s'escorren molt ràpidament).

.../...

BON ANY NOU! Una abraçada.








El ocaso (6)

Los jugadores y los enamorados en realidad juegan para perder.
Lawrence Durrell, escritor británico (1912-1990)
Marcelo era un chafardero y siempre me hablaba de Luis. (Entonces yo ya sabía que su nombre no era Luis sino Lorenzo, pero él no.) Y Lorenzo estaba un poco molesto con los cotilleos de Marcelo, tanto era así que me pidió que intentara no contarle nada de él ni de nuestra relación. Lo justificó explicándome que Marcelo había ido a su casa, la de Lorenzo quiero decir, para una fiesta. Marcelo acudió un rato antes para echarle una mano con los preparativos y que tuvo que pararle los pies porque abría cajones, miraba papeles y se metía por todas las habitaciones su casa.

Un día después de un servicio en el burdel, en Marcelo me dijo: ―¿Ya sabes la noticia ¿verdad?― Puse cara de imbécil ―¿A qué noticia te refieres?― Con una gran sonrisa siguió ―¿No sabes que Luis ...?― Hizo una pausa esperando que yo adivinara el resto ―¿Que Luis qué?― respondí con cierto tono de impaciencia. ―Que se casa Dentro de un mes― Me quedé helado, sólo fui capaz de decir ―¿Con quién se va a casar?― Respondió con una obviedad ―Con su novio ¿con quién si no?― No recuerdo nada más de aquella conversación.

La noticia me cayó como un jarro de agua fría, tan mal, que dejé de frecuentar aquel burdel. Visto en perspectiva creo que ya estar bastante encaprichado de Lorenzo en ese momento, pero me sentía traicionado por un amigo que me había escondido que tenía un novio y esto era para lo que justificaba que para mi que me sintiera tan mal. Lorenzo siempre me decía que no tenía a nadie fijo, algún rollito de vez en cuando y basta. Yo le decía «un chico tan guapo y buena persona como tú, seguro que un día encontrará el hombre de su vida, la persona que se merece» y él se reía.

Opté por otros burdeles masculinos, en aquella época había una media docena en la ciudad. Durante una temporada follé con un jovencito muy agradable, en un burdel no tan bien equipado como el de Lorenzo. Con él establecí ciertos lazos, pero que desapareció de repente del burdel y de mi vida. Era un chico catalán más joven que en Luis, tendría la edad de Marcelo. La primera vez que se presentó traía una cara de sueño terrible. Creo que también hubiéramos podido ser buenos amigos. Era un adolescente «fumeta» (fumador de cannabis) e inmaduro que me gustaba bastante.

Después conocí a un chico al Gaydar (gaydar.net). Kevin era un jovencito bastante guapetón que (como supe después) todavía no había cumplido los 18 años la primera vez que nos vimos. Los cumplió pocos días después. El chico era de uno de estos barrios obreros de la periferia de la conurbación metropolitana de Barcelona donde no se puede ser gay. El acoso escolar al que estuvo sometido por no esconderlo le hizo abandonar la escuela prematuramente sin obtener el graduado escolar. Cuando le conocí se dedicaba a la noche gay de la ciudad donde buscaba tanto sexo como podía conseguir, también lo hacía en Internet, y estudiaba para trabajar de peluquero. Enseguida quedó claro que venía conmigo para sacarme dinero, aunque acabó confesándome que gozaba del sexo conmigo. De hecho, sólo era pasivo conmigo, no lo era con nadie más, y me acabó confesando que cuando lo penetraba se le ponía la piel de gallina (cosa que me mostró la siguiente vez que follamos). Mantuvimos relaciones durante unos 4 años con intermitencias, ya que mi relación con Lorenzo interferió bastante y lo fuimos dejando y retomando según iba evolucionando mi relación con Lorenzo. La primera temporada que dejé de ver a Kevin corresponde al momento en que Lorenzo y yo formalizamos la relación.

Lorenzo sabía de su existencia e incluso había visto alguna fotografía suya. Lorenzo me decía que no le importaba que tuviera relaciones sexuales con otros chicos, pero me demostró que algo le molestaba cuando me subió la tarifa al saber que Kevin me sacaba dinero y regalos. Lorenzo me había advertido, ―¡Ay! Jordi, que ese niño te está chuleando...―, pero yo ya era consciente de ello y me gustaba follarme aquel chaval que siempre iba caliente y que necesitaba tres o cuatro eyaculaciones diarias. Más de una vez tenía la erección a punto antes de que yo lo tocara... Y me ponía muy caliente. Kevin también tuvo otras parejas. Dos encaprichamientos que yo recuerde, que coincidieron con los períodos en los que Kevin y yo nos habíamos dejado de ver por decisión mía, fueron los períodos en que yo quise darle la exclusiva de mi sexo a Lorenzo, perídos en que nuestra relación (la de Lorenzo y yo) iba bien.

Tengo que confesar que follar con Lorenzo era bastante mejor que hacerlo con Kevin. Kevin era poco delicado en la cama, pocas veces me hacía mamadas, no recuerdo ni un solo 69 con él, además enseguida quería que lo follase y, una vez penetrado, llegaba muy deprisa a la eyaculación, parecía un conejo (imagino que sabéis que los conejos se corren muy rápidamente).

.../...

*[He mantenido en cursiva los textos escritos en castellano en el texto original en catalán.]

¡FELIZ AÑO NUEVO! Un abrazo.


dijous, 20 de desembre de 2018

L'ocàs (5) --- El ocaso (5)

[Entrada 248]

L'ocàs (5)

Tot està més que dit.
Ponç Pons (Alaior, Menorca 1956)
El primer cop que vaig anar al bordell després de la infecció del meu testicle en Luis es va mostrar ben content i va estar més afectuós que altres vegades. No sé si era perquè a mitjans de desembre havia acceptat el préstec que li havia ofert per allò de la seva mare. Aquell dia em va dir que em volia tornar els diners i vam acordar la manera de fer-ho. Va complir amb l'acord amb precisió i sense problemes.

Tampoc recordo quan li vaig comentar la meva idea de buscar un company fix. Ens havíem conegut uns 3 anys després que la mare dels meus fills em digués que s'havia acabat el sexe amb ella, i potser en feia un parell més que el veia setmanalment, comptant amb el gran parèntesi de la infecció. Ell sabia que el considerava un bon candidat a company fix, però van passar encara 4 anys abans que decidíssim ser parella. Van ser 7 anys des que ens vam conèixer fins que van començar a ser amants de manera formal, dit d'una altra manera, que vaig deixar de pagar per follar amb ell. Se'n complien 10 que no follava amb la meva parella oficial.

Ens enteníem bé al llit (aquesta ha estat una de les coses que ell sempre ha argumentat per deixar clar que teníem un destí comú), tant és així que quan li van oferir deixar de fer de «chapero», per passar a ser l'encarregat, em va mantenir com a client privat, tot i que les vegades que no em podia atendre perquè havia de treballar com a encarregat em feia tornar al bordell i triar un dels nois que hi hagués disponible. Com ell coneixia bé els meus gustos sempre em sabia recomanar sempre un noi que em satisfés. Com era habitual en mi, vaig acabar follant sempre amb el mateix. Un noi que era amic i compatriota seu. Era uns anys més jove que en Luis i, també, força més immadur. En Marcelo va esdevenir el substitut. Quan en Luis no podia follava amb en Marcelo.

Físicament teníen poc a veure. Així com en Luis era un mica més alt que jo, de cos atlètic i un «pollón» (ja que tenia una bona polla, ben grossa), en Marcelo era més baix que jo, un «niñato» amb una polla lleugerament més petita que la meva, però era tant o més passiu que en Luis i sabia posar-me ben calent i arribar al punt culminant amb mi. Sempre ejaculava, cosa que no era habitual en els nois que treballen als bordells, ja que l'escorreguda els solia deixar inhabilitats per aquesta mena de serveis durant una bona estona. De fet, en Luis no ho feia quasi mai abans de ser encarregat. Més endavant em confessaria que sempre li venia de gust ejacular amb mi, però que s'havia de frenar per poder seguir treballant, i que les poques vegades que ho havia fet, havia estat culpa meva, perquè el posava al límit.

El temps que va seguir a la meva infecció testicular em va servir per conèixer millor a en Luis, vaig saber que el seu nom real era Lorenzo, que havia començat a estudiar dret a la Universitat de l'Havana, que era mestís, que admirava la meva intel·ligència, i que li agradava viure sol i independent, sense que ningú el controlés. Vam estar parlant sobre el seu futur i sobre la conveniència de preparar-lo. Reconeixia que hauria de deixar aquesta mena de treball tard o d'hora, a més tenia el projecte de marxar algun dia a viure a Londres o a París. No volia viure la resta de la seva vida a Barcelona. Jo sabia que parlava força bé francès i anglès.

També vaig començar a conèixer els seus prejudicis, que no eren pocs, la seva prudència i la sensatesa del seu judici. Tot plegat feia d'ell un conservador que contrastava amb la situació política de la seva terra. No és que fos obertament anticomunista, però sí que traspuava una educació cristiana, catòlica tradicional. Malgrat que les seves preferències sexuals haguessin fet que s'allunyés d'aquella comunitat, i dels seus ritus i creences. Em va sorprendre el gran respecte que tenia per les classes socials. Tot i això poques vegades xocàvem a les nostres converses, solia acceptar amb relativa facilitat els meus raonaments. No va ser fins més endavant que va atrevir-se a discrepar frontalment. La primera vegada, que jo recordi, va ser fora d'aquell entorn, al meu cotxe. No recordo on anàvem. Jo defensava que les presons no complien la labor de reinserció social que se'ls havia encomanat i que s'havia de buscar una altra forma de fer-ho. Ell va estar quasi violent defensant la necessitat de les presons com a forma de càstig.

.../...

Una abraçada i BONES FESTES!.








El ocaso (5)

Todo está más que dicho.
Ponç Pons (Alaior, Menorca 1956)
La primera vez que fui al burdel después de la infección de mi testículo Luis se mostró contento y estuvo más cariñoso que otras veces. No sé si era porque a mediados de diciembre había aceptado el préstamo que le había ofrecido por lo de su madre. Ese día me dijo que me quería devolver el dinero y acordamos la manera de hacerlo. Cumplió con el acuerdo con precisión y sin problemas.

Tampoco recuerdo cuando le comenté mi idea de buscar un compañero fijo. Nos habíamos conocido unos 3 años después de que la madre de mis hijos me dijera que se había acabado el sexo con ella, y quizá hacía un par más que le visita semanalmente, contando con el gran paréntesis debido a la infección. Él sabía que lo consideraba un buen candidato a compañero fijo, pero pasaron aún 4 años antes de que decidiéramos ser pareja. Pasaron 7 años desde que nos conocimos hasta que empezamos a ser amantes de manera formal, dicho de otro modo, que dejé de pagar por follar con él. Se cumplían 10 años que no follaba con mi pareja oficial.

Nos entendíamos bien en la cama (esta ha sido una de las cosas que él siempre ha argumentado para dejar claro que teníamos un destino común), hasta el punto que cuando le ofrecieron dejar de hacer de «chapero», para pasar a ser el encargado, me mantuvo como cliente privado, aunque las veces que no me podía atender porque tenía que trabajar como encargado, me hacía volver al burdel y elegir uno de los chicos que hubiera disponible. Como él conocía bien mis gustos siempre me sabía recomendar siempre un chico que me satisficiera. Como era habitual en mí, acabé follando siempre con el mismo. Un chico que era amigo y compatriota suyo. Era unos años más joven que en Luis y, también, bastante más inmaduro. Marcelo se convirtió en el sustituto. Cuando Luis no podía follaba con Marcelo.

Físicamente tenían poco parecido. Así como Luis era un poco más alto que yo, de cuerpo atlético y un «pollón» (ya que tenía una buena polla, muy grande), Marcelo era más bajo que yo, un «niñato» con una polla ligeramente más pequeña que la mía, pero era tanto o más pasivo que Luis y sabía ponerme muy caliente y llegar al punto culminante conmigo. Siempre eyaculaba, lo que no era habitual en los chicos que trabajan en los burdeles, ya que la corrida los solía dejar inhabilitados para este tipo de servicios durante un buen rato. De hecho, Luis no lo hacía casi nunca antes de ser encargado. Más adelante me confesaría que siempre le apetecía eyacular conmigo, pero que tenía que retenerse para poder seguir trabajando, y que las pocas veces que lo había hecho, había sido culpa mía, porque lo ponía al límite.

El tiempo que siguió a mi infección testicular me sirvió para conocer mejor a Luis, supe que su nombre real era Lorenzo, que había empezado a estudiar derecho en la Universidad de La Habana, que era mestizo, que admiraba mi inteligencia, y que le gustaba vivir solo e independiente, sin que nadie lo controlara. Estuvimos hablando sobre su futuro y sobre la conveniencia de prepararlo. Reconocía que tendría dejar ese tipo de trabajo tarde o temprano, además tenía el proyecto de irse algún día a vivir en Londres o en París. No quería vivir el resto de su vida en Barcelona. Yo sabía que hablaba bastante bien francés e inglés.

También empecé a conocer sus prejuicios, que no eran pocos, su prudencia y la sensatez de su juicio. Todo ello hacía de él un conservador que contrastaba con la situación política de su tierra. No es que fuera abiertamente anticomunista, pero sí exudaba una educación cristiana, católica tradicional. A pesar de que sus preferencias sexuales hubieran hecho que se alejara de aquella comunidad, y de sus ritos y creencias. Me sorprendió el gran respeto que tenía por las clases sociales. Sin embargo pocas veces chocábamos en nuestras conversaciones, solía aceptar con relativa facilidad mis razonamientos. No fue hasta más adelante que se atrevió a discrepar frontalmente. La primera vez, que yo recuerde, fue fuera de aquel entorno, en mi coche. No recuerdo donde íbamos. Yo defendía que las cárceles no cumplían la labor de reinserción social que se les había encomendado y que se tenía que buscar otra forma de hacerlo. Él estuvo casi violento defendiendo la necesidad de las prisiones como forma de castigo.

... / ...

Un abrazo y ¡FELICES FIESTAS!.


dijous, 13 de desembre de 2018

L'ocàs (4) --- El ocaso (4)

[Entrada 247]

L'ocàs (4)

Els records són somnis verídics, somnis que han estat viscuts...
Joan Oliver (1899-1986)
Nosaltres vam ser dels darrers no creients que ens vam casar per l'Església, volíem tenir fills i els meus sogres, creients, no ens haurien deixat fer-ho d'una altra manera. Tot i que els dos érem majors d'edat, hauria estat un conflicte que en aquell moment no volíem, encara no feia un any que sortíem. Llavors encara no existien ni les parelles obertes ni el concepte de poliamoria. Li vaig parlar de la meva bisexualitat ben al principi de la nostra relació, cosa que li va generar certa inquietud, però jo li vaig dir que mentre ens estiméssim no tenia per què haver-hi ningú més. I no en vam parlar mai més.

Sé que té un rotlle, almenys en tinc molts indicis de què el té. Ja sabeu que el mòbil és molt traïdor, que comença a delatar-nos quan rebem missatge i no comentem el que ens diuen, quan rebem trucades i marxem a parlar a un altre lloc i després no comentem res. I això és el primer que vaig detectar. A més, a casa sóc jo qui du el control de les finances i qui es mira les factures. Ella em va demanar (imprudentment) com ho podia fer perquè la factura deixés de portar una relació detallada de trucades i missatges. Això em va fer adonar que hi havia un número al qual trucava i enviava missatges amb més freqüència que als altres. Un dia vaig mirar el seu telèfon sense que se n'adonés i vaig veure que el nom amb què tenia posat aquell número era "AAA" que ja sabem que és el contacte que apareix primer a la llista. Un dia em va deixar el telèfon perquè se li havia blocat i no funcionava, ella havia de marxar per feina així que em va deixar sol amb el telèfon. Vaig aconseguir desblocar-lo i de seguida va arribar un missatge, era la icona del petonet amb un cor a la boca i l'enviava AAA. Estava clar que AAA i ella tenien (i crec que encara mantenen) una relació més que amistosa.

No he investigat qui és AAA, fóra fàcil sabent-ne el número de telèfon, però la veritat és que no m'interessa gaire. De totes maneres sospito qui és, perquè alguna vegada que hem estat junts jo, tot sospitant, m'he sentit una mica violent pensant que podia pensar de mi, que li havia explicat la meva parella, però també m'ha semblat que ell no estava còmode. Una de les coses que em fa sospitar d'ell és que tenia un interès especial per ajudar als meus fills quan no hi tenia res a veure. No hi tenia cap relació. A més, la meva parella i ell són socis en una societat de la qual no n'he tingut notícia fins que no feia anys que havia estat creada. No sé des de quan estan enrotllats, però sospito que té una relació estreta amb la seva pèrdua de l'interès per mantenir sexe amb mi.

S'explica que Antínous, un jove molt bell que es creu que va ser amant de l'emperador romà Adrià, es va suïcidar, ofegant-se al Nil, per allargar-li la vida al seu estimat emperador. En aquella època es creia que la vida que perdia en morir un (o una) jove la viuria la persona estimada per ell (o ella). De fet, Adrià estava casat amb Víbia Sabina, besneboda de Trajà. Segons sembla, el seu matrimoni no va ser gaire feliç.

Va ser el mateix Adrià qui va fer que Antínous esdevingués un mite, divinitzant-lo com si fos membre de la família imperial. Cosa que va propiciar un culte per ell i que se'n fessin un seguit d'estàtues amb la seva imatge de les quals avui encara se'n conserven més de 100. Malgrat això, sembla que hi ha dubtes sobre el cas d'Antínous, no hi ha evidències de què ell i Adrià fossin amants ni que la seva mort fos un suïcidi i no un assassinat ordit per Víbia Sabina per despit. Hi ha rumors que Antínous no va ser l'únic amant adolescent d'Adrià. Fos com fos em va semblar un bon model per a un bisexual com jo, i vaig decidir seguir-lo. Ser fidel a la mare dels meus fills i cercar un amant masculí amb qui completar la meva vida sexual. Al cap i a la fi jo ja havia tingut amb ella una relació heterosexual completa, ara podria intentar completar la meva sexualitat amb una relació homosexual. A més, parafrasejant a John Irving: m'agradaven, i m'agraden, els homes i les dones; sabia que una dona no podia proporcionar-m'ho tot.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (4)

Los recuerdos son sueños verídicos, sueños que han sido vividos...
Joan Oliver (1899-1986)

Nosotros fuimos de los últimos no creyentes que nos casamos por la Iglesia, queríamos tener hijos y mis suegros, creyentes, no nos habrían dejado hacerlo de otro modo. Aunque los dos éramos mayores de edad, habría sido un conflicto que en ese momento no queríamos, aunque no hacía un año que salíamos. Entonces aún no existían ni las parejas abiertas ni el concepto de poliamoria. Le hablé de mi bisexualidad muy al principio de nuestra relación, lo que le generó cierta inquietud, pero yo le dije que mientras nos amáramos no tenía por qué haber nadie más. Y no hablamos de ello nunca más.

Sé que tiene un rollo, al menos tengo muchos indicios de que lo tiene. Ya sabéis que el móvil (el celular) es muy traidor, que empieza a delatarnos cuando recibimos mensaje y no comentamos lo que nos dicen, cuando recibimos llamadas y nos vamos a hablar a otro lugar y luego no comentamos nada. Y eso es lo primero que detecté. Además, en mi casa soy yo quien lleva el control de las finanzas y quien controla las facturas. Ella me preguntó (imprudentemente) como lo podía hacer para que la factura dejara de detallar la relación detallada de llamadas y mensajes. Eso hizo que me diera cuenta de que había un número al que llamaba y mandaba mensajes con más frecuencia que a los demás. Un día miré su teléfono sin que se diera cuenta y vi que el nombre con el que tenía registrado ese número era "AAA" que ya sabemos que es el contacto que aparece primero en la lista. Un día me dejó el teléfono por que se le había bloqueado y no funcionaba, ella tenía que irse por trabajo, así que me dejó solo con el teléfono. Conseguí desbloquearlo y enseguida llegó un mensaje, era el icono del besito con un corazón en la boca y la enviaba AAA. Estaba claro que AAA y ella tenían (y creo que aún mantienen) una relación más que amistosa.

No he investigado quién es AAA, sería fácil sabiendo el número de teléfono, pero la verdad es que no me interesa mucho. De todos modos sospecho quién es, porque alguna vez que hemos estado juntos yo, ya sospechando de él, me he sentido ligeramente violento pensando que podía pensar de mí, que le había contado mi pareja, pero también me ha parecido que él no estaba cómodo. Una de las cosas que me hace sospechar de él es que tenía un interés especial para ayudar a mis hijos cuando no tenía nada que ver con ellos. No tenían ninguna relación. Además, mi pareja y él son socios en una sociedad de la que no he tenido noticia hasta después de años de haber sido creada. No sé desde cuando están enrollados, pero sospecho que tiene una relación estrecha con su pérdida del interés por mantener sexo conmigo.

Se explica que Antínoo, un joven muy bello que se cree que fue amante del emperador romano Adriano, se suicidó, ahogándose en el Nilo, para alargar la vida a su amado emperador. En aquella época se creía que la vida que perdía al morir un (o una) joven la viviría la persona amada por él (o ella). De hecho, Adriano estaba casado con Vibia Sabina, sobrina biznieta de Trajano. Al parecer, su matrimonio no fue muy feliz.

Fue el mismo Adriano quien hizo que Antínoo se convirtiera en un mito, divinizándolo como si fuera miembro de la familia imperial. Lo que propició un culto por él y que se hicieran una serie de estatuas con su imagen de las que hoy todavía se conservan más de 100. Sin embargo, parece que hay dudas sobre el caso de Antínoo, no hay evidencias de que él y Adriano fueran amantes ni que su muerte fuera un suicidio y no un asesinato urdido por Vibia Sabina por despecho. Hay rumores de que Antínoo no fue el único amante adolescente de Adriano. Fuera como fuera me pareció un buen modelo para un bisexual como yo, y decidí seguirlo. Ser fiel a la madre de mis hijos y buscar un amante masculino con quien completar mi vida sexual. Al fin y al cabo yo ya había tenido con ella una relación heterosexual completa, ahora podría intentar completar mi sexualidad con una relación homosexual. Además, parafraseando a John Irving: me gustaban, y me gustan, los hombres y las mujeres; sabía que una mujer no podía proporcionarmelo todo.

.../...

Un abrazo.


dijous, 6 de desembre de 2018

L'ocàs (3) --- El ocaso (3)


[Entrada 246]

L'ocàs (3)

El que m'avergonyia de dir, l'amor m'ho ha fet escriure.
Ovidi, poeta llatí (43 ac-17 dc)
No recordo en quin moment ens vam intercanviar els números de mòbil. Sé que ho havíem fet, però no puc recordar amb quin motiu. Això va permetre que Lorenzo em preguntés si estava bé quan feia dues o tres setmanes que havia deixat d'anar al bordell.

El fet és que tenia una infecció en un testicle i el metge m'havia prohibit les relacions sexuals. Abstinència absoluta fins que em curés. No havia ni tan sols de masturbar-me. El metge em va dir que podia haver estat motivada per un cop o a un mal gest que podia haver-se produït durant el somni, vull dir, mentre dormia. Jo vaig creure que era culpa del futbol sala que llavors practicava, també, setmanalment, i és que en aquella temporada havia rebut més d'una forta pilotada al «carnet de pare» (que és la forma sarcàstica amb la qual un dels companys de joc es referia als nostres òrgans genitals). Tant és així que a partir de llavors vaig jugar sempre amb una conquilla ben consistent per protegir-me'ls. La primera alarma havia saltat el dia que vaig ejacular semen amb sang. Passats uns dies el meu testicle dret tenia la mida d'una pilota de tenis.

Quan vaig començar a freqüentar els bordells masculins ja era pare i tenia parella femenina estable. Tenia un company de feina que era 12 anys més jove que jo amb qui un dia havia fet un 69. No cal explicar els detalls, però ell no va voler que allò tingués cap mena continuïtat ni de futur i, com que jo tenia ganes de més, vaig començar a freqüentar bordells masculins de forma irregular, hi anava de tant en tant. Podien passar mesos entre una visita i la següent. Van passar uns 16 anys abans que la meva parella em digués que no tenia gens d'interès a seguir mantenint relacions sexuals amb mi i que jo optés pels bordells masculins com a mitjà per apaivagar els meus furors quan anava calent. Vaig ser client de diversos bordells de Barcelona fins que vaig acabar al bordell on amb el temps vaig conèixer a en Lorenzo.

Ara tinc indicis clars i prou versemblants de què ella, la mare dels meus fills, ha mantingut i encara manté relacions amb algú altre. Imagino que va ser la causa per la qual em va dir que no volia més sexe amb mi.

Els bordells masculins de Barcelona eren (dic «eren» perquè ja no en queden, Internet ha pogut amb ells) en general llocs discrets i amb certa garantia higiènica, tot i que hi he agafat tant cabres, una vegada, com purgacions, un parell de cops. Però com passa sempre n'hi havia per a tots els gustos, des del bordell que et treia els diners sense contemplacions fins al que ho feia amb formes més elegants. Crec que els vaig recórrer tots, o almenys la majoria, fins que vaig començar que a estar cansat d'anar de bordell en bordell i de polla en polla. Consti que sempre que trobava un nano que em satisfeia repetia amb ell una temporada tan llarga com podia, però un es cansa de voltar per no trobar el que cerca. Primer vaig acabar anant sempre al mateix «centre de massatges» i en una segona fase vaig començar a fer passes per trobar un amant estable. A l'era d'Internet això darrer semblava que havia de ser fàcil. Així vaig conèixer alguns nois, un d'ells va ser qui va patir la meva ejaculació sanguinolenta. El vaig conèixer amb el nom d'Adolfo, vam quedar en un centre comercial que hi havia prop de casa seva que va ser on vam anar a passar una bona estona. Suposo que va quedar massa impressionat per la meva ejaculació vermellosa, ja que no el vaig veure mai més.

Quan vaig rebre el missatge d'en Luis (nom amb el qual coneixia llavors a en Lorenzo) el vaig trucar. Li vaig dir que estava molt agraït pel seu interès, li vaig explicar això de la infecció al testicle, i li vaig afegir que el veia una persona propera. Em vaig interessar per ell i em va comentar que tenia la mare malalta, que li volia enviar uns diners que li calien per pagar-se una cura i que no en tenia. N'hi vaig oferir, però no els va acceptar. A partir d'aquell moment ens vam mantenir en contacte, jo em preocupava per la seva mare i ell pel meu testicle. Recordo que l'ejaculació sangonosa es va produir a primers de novembre i que el metge no em va donar l'alta sexual fins a mitjans d'abril.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (3)

Lo que me avergonzaba de decir, el amor me lo ha hecho escribir.
Ovidio, poeta latino (43 ac-17 dc)
No recuerdo en qué momento nos intercambiamos los números de móvil. Sé que lo habíamos hecho, pero no puedo recordar con qué motivo. Eso permitió que Lorenzo me preguntara si estaba bien cuando hacía dos o tres semanas que había dejado de ir al burdel.

El hecho es que tenía una infección en un testículo y el médico me había prohibido las relaciones sexuales. Abstinencia absoluta hasta que me curara. No debía ni siquiera masturbarme. El médico me dijo que podía haber sido motivada por un golpe o un mal gesto que podía haberse producido durante el sueño, es decir, mientras dormía. Yo creí que era culpa del fútbol sala que entonces practicaba, también, semanalmente, y es que en aquella temporada había recibido más de un fuerte pelotazo en el «carné de padre» (que era la forma sarcástica con la que uno de mis compañeros de juego se refería a nuestros órganos genitales). Tanto es así que a partir de entonces jugué siempre con una coquilla consistente para protegérmelos. La primera alarma había saltado el día que eyaculé semen con sangre. Pasados unos días mi testículo derecho tenía el tamaño de una pelota de tenis.

Cuando empecé a frecuentar los burdeles masculinos ya era padre y tenía pareja femenina estable. Tenía un compañero de trabajo que era 12 años más joven que yo con quien un día había hecho un 69. No es necesario explicar los detalles, pero él no quiso que aquello tuviera ningún tipo continuidad ni de futuro y, como yo tenía ganas de más, empecé a frecuentar burdeles masculinos de forma irregular, iba de vez en cuando. Podían pasar meses entre una visita y la siguiente. Pasaron unos 16 años antes de que mi pareja me dijera que no tenía ningún interés en seguir manteniendo relaciones sexuales conmigo y que yo optara por los burdeles masculinos como medio para apaciguar mis furores cuando iba caliente. Fui cliente de varios burdeles de Barcelona hasta que acabé en el burdel donde con el tiempo conocí a Lorenzo.

Ahora tengo indicios claros y suficientemente verosímiles de que ella, la madre de mis hijos, ha mantenido y aún mantiene relaciones con otra persona. Imagino que fue la causa por la que me dijo que no quería más sexo conmigo.

Los burdeles masculinos de Barcelona eran (digo «eran» porque ya no quedan, Internet ha podido con ellos) en general lugares discretos y con cierta garantía higiénica, aunque en ellos haya pillado tanto ladillas, una vez, como purgaciones (gonorrea), un par de veces. Pero como ocurre siempre había para todos los gustos, desde el burdel que te sacaba el dinero sin contemplaciones hasta el que lo hacía con formas más elegantes. Creo que los recorrí todos, o al menos la mayoría, hasta que empecé que a estar cansado de ir de burdel en burdel y de polla en polla. Conste que siempre que encontraba un chico que me satisfacía repetía con él una temporada tan larga como podía, pero uno se cansa de dar vueltas por no encontrar lo que busca. Primero acabé yendo siempre al mismo «centro de masajes» y en una segunda fase empecé a dar pasos para encontrar un amante estable. En la era de Internet eso último parecía que debía ser fácil. Así conocí algunos chicos, uno de ellos fue quien sufrió mi eyaculación sanguinolenta. Lo conocí con el nombre de Adolfo, quedamos en un centro comercial que había cerca de su casa que fue donde fuimos a pasar un buen rato. Supongo que quedó demasiado impresionado por mi eyaculación rojiza, ya que no lo vi nunca más.

Cuando recibí el mensaje de Luis (nombre con el que conocía entonces a Lorenzo) lo llamé. Le dije que estaba muy agradecido por su interés, le expliqué lo de la infección en el testículo, y le añadí que lo veía una persona cercana. Me interesé por él y me comentó que tenía la madre enferma, que le quería enviar un dinero que necesitaba para pagar una cura y que no tenía. Le ofrecí dejárselo, pero no los aceptó. A partir de ese momento nos mantuvimos en contacto, yo me preocupaba por su madre y él por mi testículo. Recuerdo que la eyaculación sanguinolenta se produjo a primeros de noviembre y que el médico no me dio el alta sexual hasta mediados de abril.

.../...

Un abrazo.


dimecres, 28 de novembre de 2018

L'ocàs (2) --- El ocaso (2)

[Entrada 245]

L'ocàs (2)

I comença a girar al nostre voltant
la roda dels amors que fan l’amor.
I comença a imposar-se enllà del temps,
contra la por, el somriure de l’atzar.
Feliu Formosa (Sabadell 1934)
Tinc el costum de mantenir converses, a vegades llargues, amb els nois que m'atenen al bordell, en aquest cas dissimulat com a centre de massatges. Normalment, en acabar, quan els dos hem quedat ben satisfets, m'interesso per la persona, pregunto pel seu origen, on ha nascut, on viu, que fa a banda del bordell, etc. També parlem de música, i altres aficions si les tenen. En aquestes converses he après, per exemple, què és el parkour. Així també vaig saber que n'Òscar estava acabant els estudis per ser auxiliar de clínica i que no gaire temps més tard abandonaria el bordell per dedicar-se al seu ofici en el món hospitalari.

Vaig intentar donar-li continuïtat a la nostra relació fora de l'àmbit del bordell, però s'hi va negar en rodó. Deia que quan deixés el bordell no volia fer-ho més. És a dir, fora del bordell no es volia prostituir. Era un noi seriós, al que costava de fer somriure, i amb les idees ben clares. Jo vaig insistir, ―amb tu m'ho passo molt bé, mai m'havia entès tan bé amb ningú― va replicar amb ―jo m'ho passo bé amb tothom―. Vaig veure que la conversa l'incomodava i cada cop estava més tens, així que li vaig donar la propina que acostumo a donar en funció de com han anat les coses, que en el seu cas sempre era la màxima, i ens vam acomiadar. No hi vaig insistir més.

Unes setmanes després vaig anar al bordell i em van dir que no hi era i que ja no hi seria més. Havia plegat definitivament. Anys després en Lorenzo em va explicar que s'havien fet amics al bordell i que n'Òscar havia mort poc temps després de deixar el bordell en un estúpid accident domèstic. Havia caigut d'una escala canviant una bombeta i s'havia desnucat.

Aquell dia l'encarregat em va fer passar tots els nois disponibles i entre ells va aparèixer en Lorenzo, que llavors encara el coneixia com Luis. Com que en guardava un bon record vaig triar-lo. Mentre ens despullàvem... Cal dir que n'Òscar i jo quasi sempre començàvem vestits, i quan ens havíem tret tota la roba entre carícies i petons, amb la polla ben dura, anàvem a la dutxa. En canvi en Luis sempre em feia despullar per anar a dutxar-nos junts i allà, mentre ens rentàvem l'un a l'altre, començàvem a tocar-nos. Anys després, quan ja era en Lorenzo, em diria que no li agrada compartir la dutxa. Com deia, mentre ens despullàvem per dutxar-nos, li vaig dir ―Te había olvidado―, em va somriure ―No quiero que me olvides― va ser la seva replica. I ho va aconseguir. La nostra relació dins del bordell i després fora, va durar uns quants anys.

Lorenzo, quan encara era en Luis, va aconseguir la nacionalitat espanyola, va aprendre el castellà que es parla aquí sense perdre aquell to ensucrat de la seva forma de parlar i va començar a preocupar-se pel seu futur. Ens enteníem força bé, tant al llit com en les converses posteriors. Un dia li vaig dir, ―creo que tu y yo podríamos llegar a ser buenos amigos― i vam començar a tractar-nos com a tals.

.../...

Una abraçada.








El ocaso (2)

Y comienza a girar a nuestro alrededor
la rueda de los amores que hacen el amor.
Y comienza a imponerse más allá del tiempo,
contra el miedo, la sonrisa del azar.
Feliu Formosa (Sabadell 1934)
Tengo la costumbre de mantener conversaciones, a veces largas, con los chicos que me atienden al burdel, en este caso disimulado como centro de masajes. Normalmente, al terminar, cuando los dos hemos quedado muy satisfechos, me intereso por la persona, pregunto por su origen, donde ha nacido, donde vive, que hace aparte del burdel, etc. También hablamos de música, y otras aficiones si las tienen. En estas conversaciones he aprendido, por ejemplo, qué es el parkour. I así también supe que Óscar estaba terminando los estudios para ser auxiliar de clínica y que no mucho tiempo más tarde abandonaría el burdel para dedicarse a su oficio en el mundo hospitalario.

Intenté darle continuidad a nuestra relación fuera del ámbito del burdel, pero se negó en redondo. Decía que cuando dejara el burdel no quería hacerlo más. Es decir, fuera del burdel no se quería prostituirse. Era un chico serio, al que costaba hacer sonreír, y con las ideas muy claras. Yo insistí, ―contigo me lo paso muy bien, nunca me había entendido tan bien con nadie― a lo que replicó con ―yo me lo paso bien con todo el mundo―. Vi que la conversación le incomodaba y cada vez estaba más tenso, así que le di la propina que suelo dar en función de cómo han ido las cosas, que en su caso siempre era la máxima, y nos despedimos. No insistí más.

Unas semanas después fui al burdel y me dijeron que no estaba y que ya no estaría más. Se había despedido definitivamente. Años después en Lorenzo me contó que se habían hecho amigos en el burdel y que Óscar había muerto poco tiempo después de dejar el burdel en un estúpido accidente doméstico. Había caído de una escalera cambiando una bombilla y se había desnucado.

Ese día el encargado me presento a todos los chicos disponibles y entre ellos apareció Lorenzo, al que entonces aún lo conocía como Luis. Como guardaba un buen recuerdo de él lo elegí. Mientras nos desnudábamos... Hay que decir que Óscar y yo casi siempre empezábamos vestidos, y cuando nos habíamos quitado toda la ropa entre caricias y besos, con la polla muy dura, íbamos a la ducha. En cambio Luis siempre me hacía desnudar para ir a ducharnos juntos y allí, mientras nos limpiábamos el uno al otro, empezábamos a tocarnos. Años después, cuando ya era Lorenzo, me diría que no le gusta compartir la ducha. Como decía, mientras nos desnudábamos para ducharnos, le dije ―Te Había olvidado―, me sonrió ―No quiero que me olvides― fue su replica. Y lo consiguió. Nuestra relación dentro del burdel y después fuera, duró unos cuantos años.

Lorenzo, cuando aún era Luis, consiguió la nacionalidad española, aprendió el castellano que se habla aquí sin perder ese tono azucarado de su forma de hablar y empezó a preocuparse por su futuro. Nos entendíamos bastante bien, tanto en la cama como en las conversaciones posteriores. Un día le dije, ―creo que tú y yo podríamos llegar a ser buenos amigos― y empezamos a tratarnos como tales.

.../...

*[He mantenido en cursiva los textos escritos en castellano en el texto original en catalán.]

Un abrazo.


dijous, 22 de novembre de 2018

L'ocàs (1) --- El ocaso (1)

[Entrada 244]

L'ocàs (1)

L'amor és una bogeria temporal. Entra en erupció, com un terratrèmol, i després s'extingeix. I quan s'extingeix has de prendre una decisió.
Agustí d'Hipona (354-430)
Per a mi l'ocàs és la pitjor hora del dia, la introducció al final del dia, quan la claror decau i van apareixent lentament les ombres de la nit. Qui em coneix sap que quan sóc a casa o a l'interior d'un edifci, abans que no es faci fosc, obro els llums. L'ocàs em du tristor. Però no vull parlar d'aquest ocàs, sinó del meu crepuscle, del meu ocàs, de quan vaig començar a pensar-hi. Tots sabem que els infants i els adolescents viuen com si fossin immortals, no consideren la mort com un fet que ha d'arribar indefectiblement. Però a la vida humana sempre hi ha un moment en què aquest fet es fa present, en què se'n pren consciència. A mi la consciència em va arribar suaument com arriba sempre l'ocàs cada dia.

Vaig conèixer a en Lorenzo en un bordell, allà es feia dir pel nom de son pare, Luis. Feia poc que havia arribat a Barcelona procedent del seu país natal, i de vegades em costava d'entendre'l per causa del seu accent i les seves expressions netament cubanes. Era una mica més alt que jo, amb un cos atlètic i ben musculat, i, a més, lluia una bona polla. No era especialment guapo, però tampoc era lleig. Ell deia que era un mestís. I al llit ens enteníem bé. Llavors ell tenia 22 anys i jo, 54.

Jo tenia el costum d'anar al bordell un cop per setmana i si trobava un noi amb qui m'entenia bé al llit intentava repetir amb ell cada setmana fins que me'n cansava o ell deixava el bordell. De fet, en Lorenzo i jo ens enteníem bé al llit així que vaig estar amb ell diverses setmanes seguides. Vam arribar a tenir-nos prou confiança cosa que li permetia saludar-me amb entusiasme amb un «Hola blanquito!», ja que la meva pell blanca com la neu contrastava amb la seva força més fosca, tot i que encara dins dels estàndards caucàsics.

Un dia quan vaig arribar al bordell en Lorenzo no hi era i vaig triar un noi que es va presentar com a Òscar. Van parlar català, perquè era d'aquí. Era el que en l'argot d'aquesta professió es qualifica de «niñato». Una mica més baix que jo, amb un cos ben format i definit, tenia un aspecte més d'adolescent que de jove, malgrat que era dos anys més gran que en Lorenzo semblava més jove que ell. Posat al costat d'en Lorenzo, amb el seu cos atlètic, n'Òscar era un «tirilla», prim i de cos petit. La seva polla no era més gran que la meva, però al llit era impressionant, cada vegada que ens veiem l'acció era diferent. Sempre imaginatiu, plaent i ajustat als meus gustos. En el meu record n'Òscar té el número u, ha estat, sense cap mena de dubte el millor dels meus amants. Sense estar-ne enamorat ha estat amb qui millor m'he entès al llit.

(Continuarà)

Una abraçada.








El ocaso (1)

El amor es una locura temporal. Entra en erupción, como un terremoto, y luego se extingue. Y cuando se extingue tienes que tomar una decisión.
Agustín de Hipona (354-430)
Para mí el ocaso es la peor hora del día, la introducción al final del día, cuando la luz decae i van aparciendo lentament las sombras de la noches. Quien me conoce sabe que si estoy en mi casa o en el interior de un edifició, antes de que oscurezca, enciendo las luces. El ocaso me entristece. Pero no quiero hablar de ese ocaso, sino de mi crepúsculo, de mi ocaso, de cuando empecé a pensar en ello. Todos sabemos que los niños y los adolescentes viven como si fueran inmortales, no consideran la muerte como un hecho que tiene que llegar indefectiblemente. Pero en la vida humana siempre hay un momento en que ese hecho aparece, en que se toma conciencia de él. A mí la conciencia me llegó suavemente como llega el ocaso cada día.

Conocí a Lorenzo en un burdel, allí usaba el nombre de su padre, Luis. Hacía poco que había llegado a Barcelona procedente de su país natal, ya veces me costaba entenderle a causa de su acento y sus expresiones netamente cubanas. Era un poco más alto que yo, con un cuerpo atlético y bien musculado, y, además, lucía una buena polla. No era especialmente guapo, pero tampoco era feo. Él decía que era un mestizo. Y en la cama nos entendíamos bien. Entonces él tenía 22 años y yo, 54.

Yo tenía la costumbre de ir al burdel una vez por semana y si encontraba un chico con el que me entendía bien en la cama intentaba repetir con él cada semana hasta que me cansaba de él o él dejaba el burdel. De hecho, Lorenzo y yo nos entendíamos bien en la cama así que estuve con él varias semanas seguidas. Llegamos a tenernos la confianza suficiente lo cual le permetía saludarme con entusiamo con un «¡Hola blanquito!», ya que mi piel blanca como la nieve contrastaba con la suya bastante más oscura, aunque aún dentro de los estándares caucásicos.

Un dia cuando llegué al budel Lorenzo no estaba y elegí a un chico que se presentó como Óscar. Hablamos en catalán porque era de aquí. Era lo que en la jerga de esa professión se cualifica de «niñato». Un poco más bajo que yo, con un cuerpo bien formado i definido, tenía un aspecto más de adolescente que de joven, a pesar de ser dos años mayor que Lorenzo parecía más joven que él. Puesto junto a Lorenzo, con su cuerpo atlético, Òscar era un «tirilla», delgado y de cuerpo pequeño. Su polla no era mayor que la mía, pero en la cama era impresionante, cada vez que nos veiamos la acción era diferente. Siempre imaginativo, placentero y ajustado a mis gustos. En mi recuerdo Òscar tiene el número uno, ha sido, sin lugar a dudas el mejor de mis amantes. Sin estar enamorado de él ha sido con quien mejor me he entendido en la cama.

(Continuará)

Un abrazo.