Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dilluns, 20 d’octubre de 2014

La Croada dels infants --- La Cruzada de los niños

[Entrada 71]

La Croada dels infants


L'any 1212, després de la quarta croada, 40.000 nens marxant per les ribes del Rin i del Loira, vestits amb parracs, arrossegant-se descalços pels Alps coberts de neu. Van arribar a la costa mediterrània exhausts: els van carregar en vaixells sospitosos i van acabar servint d'esclaus en mercats de l'Àfrica del Nord.

Un infant va començar a predicar assegurant que havia vist Jesús, que li havia demanat que encapçalés la propera Croada. A través d'una sèrie d'esdeveniments portentosos i miracles va aconseguir una considerable quantitat de seguidors, i els va conduir cap al sud, en direcció a la Mediterrània, on es diu que creia que el mar s'obriria a la seva arribada, de manera que poguessin continuar fins a Jerusalem. Dos mercaders els aconsegueixen set vaixells, en els quals embarquen tants infants com poden, s'assegura que més de 7.000. Una tempesta va enfonsar dos del vaixells prop de a l'illa de San Pere durant una tempesta i van morir al voltant de 2.000 d'aquests infants. Els altres, els que van arribar vius, van ser venuts com a esclaus a Tunisià. S'assegura que 400 d'ells varen caure en mans d'un mateix amo que els va permetre conservar la seva religió. Fins aquí la versió tradicional o llegenda.

Segons les investigacions modernes sembla que hi va haver dos moviments el 1212 tant a França com a Alemanya. Les similituds d'ambdós van permetre als cronistes agrupar-les en una sola llegenda.

En el primer moviment, Nicholas un pastor alemany, va conduir un grup a través dels Alps fins a Itàlia. Al voltant de 7.000 homes van arribar a Gènova a l'agost. Malgrat això, els seus plans no van fructificar, car les aigües no es van obrir al seu pas, i la comitiva es va desbandar. Alguns van fer cap a casa, uns altres van anar a Roma, i la resta podria haver seguit el curs del Roine fins a Marsella.

El segon moviment va ser liderat per un «noi pastor» anomenat "Stephen de Cloyes" que va assegurar que portava una carta de Jesús per al rei de França. Va atreure a un grup de 30.000 individus, amb els quals va anar fins a Saint Denis, on es va dir que va fer miracles. La gernació va ser retornada a casa.

Les investigacions recents suggereixen que els participants no eren nens, o en tot cas no tan joves. A principis del segle XIII, grups de rodamons van començar a vagar per Europa. Eren gent desplaçada pels canvis econòmics, que van forçar a molts camperols pobres a vendre les seves terres. Aquests grups eren anomenats pueri (del llatí «infants») en sentit ampli, de la mateixa manera que els pagesos de les àrees rurals dels Estats Units són anomenats «nois del camp».

Trenta anys més tard, els cronistes, que van tenir notícia d'aquestes processons, van traduir "pueri" per "infants". Així va néixer la Croada dels Infants. La història resultant il·lustra com d'arrelat estava el concepte de croada en aquell temps; els cronistes van assumir que els "pueri" havien d'haver estat croats que havien de conquerir Jerusalem amb la força de la seva fe i no per les armes.

En realitat és un exemple del que poden arribar a deformar uns fets les cròniques escrites.

Una abraçada.






La Cruzada de los niños


El año 1212, después de la cuarta cruzada, 40.000 niños andando pore las orillas del Rin y del Loira, vestidos con harapos, arrastrándose descalzos por los Alpes cubiertos de nieve. Llegaron a la costa mediterránea exhaustos: los cargaron en barcos sospechosos y acabaron sirviendo de esclavos en mercados del Norte de África.

Un niño comenzó a predicar asegurando que había visto a Jesús, que le había pedido que encabezara la próxima Cruzada. A través de una serie de acontecimientos portentosos y milagros consiguió una considerable cantidad de seguidores, y los condujo hacia el sur, en dirección al Mediterráneo, donde se dice que creía que el mar se abriría a su llegada, de modo que pudieran continuar hasta Jerusalén. Dos mercaderes les consiguen siete barcos, en los que embarcan tantos niños como pueden, se asegura que más de 7.000. Una tormenta hundió dos del barcos cerca de la isla de San Pedro durante una tormenta y murieron alrededor de 2.000 de esos niños. Los otros, los que llegaron vivos, fueron vendidos como esclavos en Tunez. Se asegura que 400 de ellos cayeron en manos de un mismo dueño que les permitió conservar su religión. Hasta aquí la versión tradicional o leyenda.

Según las investigaciones modernas parece que hubo dos movimientos en 1212 tanto en Francia como en Alemania. Las similitudes de ambos permitieron a los cronistas agruparlos en una sola leyenda.

En el primer movimiento, Nicholas un pastor alemán, condujo un grupo a través de los Alpes hasta Italia. Alrededor de 7.000 hombres llegaron a Génova en agosto. Sin embargo, sus planes no fructificaron, puesto que las aguas no se abrieron a su paso, y la comitiva se desbandó. Algunos volvieron a sus casas, otros fueron a Roma, y el resto podría haber seguido el curso del Ródano hasta Marsella.

El segundo movimiento fue liderado por un «chico pastor» llamado "Stephen de Cloyes" que aseguró que llevaba una carta de Jesús para el rey de Francia. Atrajo a un grupo de 30.000 individuos, con los que fue hasta Saint Denis, donde se dijo que hizo milagros. La multitud fue devuelta a su casa.

Las investigaciones recientes sugieren que los participantes no eran niños, o en todo caso no tan jóvenes. A principios del siglo XIII, grupos de vagabundos empezaron a vagar por Europa. Eran gente desplazada por los cambios económicos, que forzaron a muchos campesinos pobres a vender sus tierras. Esos grupos eran llamados pueri (del latín «niños») en sentido amplio, del mismo modo que los agricultores de las áreas rurales de los Estados Unidos son llamados «chicos del campo».

Treinta años más tarde, los cronistas, que supieron de esas procesiones, tradujeron "pueri" por "niños". Así nació la Cruzada de los Niños. La historia resultante ilustra como de arraigado estaba el concepto de cruzada en aquel tiempo; los cronistas asumieron que los "pueri" debían haber sido cruzados que habían de conquistar Jerusalén con la fuerza de su fe y no por las armas.

En realidad es un ejemplo de lo que pueden llegar a deformar unos hechos las crónicas escritas.

Un abrazo.

6 comentaris:

  1. Un tema molt interessant, i amb molts elements per a la reflexió. I tenint en compte també, per exemple, que els Evangelis van ser escrits mil anys abans d'això —... i no dic més sobre aquest punt, que a bon entenedor poques paraules, hahaha—. En algun lloc vaig llegir que el conte del Flautista d'Hamelin podria tenir relació amb aquesta història de la Croada dels Infants, saps alguna cosa d'això?. Penso també que la manipulació de la desesperació de la gent pobra sempre ha sigut un bon negoci. I els traficants de mercaderia humana, per desgràcia, encara avui segueixen inventant falses promeses i falses terres santes. Una forta abraçada, Josep.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Com sempre ets capaç d'enriquir el meu post amb aportacions més que interessants. Tot i que no em referia directament en això si no vaig errat els evangelis estan escrits més de cent anys després de la mort de Juli César... No cal dir res més.

      Mirant per internet he vist que hi ha força planes que parlen d'aquesta relació entre el flautista d'Hamelin i les croada que he descrit. Una relació per altre banda que em sembla més que evident, tot i que no l'he esmentada.

      Ahir sentia al nou president de Caritas tirar contra els que afirmen que sortim de la crisi perquè han aconseguit maquillar les xifres macroeconòmiques i perquè han reduït les xifres de l'atur, quan resulta que més dels 14% dels que tenen feines estan per sota del llindar de la pobresa i han de recórrer a organitzacions com Caritas per sobreviure... El que els caldria és una revolució, i ho dic jo que odio la violència.

      Moltes gràcies per l'aportació del teu comentari.

      Una abraçada.

      Elimina
  2. Creo que en alguna ocasión he comentado por aquí que fui educado en un colegio religioso católico, y recuerdo durante la infancia escuchar aquellos relatos bíblicos pensando que eran inventos disparatados. Tenía ya como 15 años cuando hablando de ello con un religioso que felizmente hacía gala de una mentalidad bastante tolerante, me dijo que estaba analizando la biblia con una mirada equivocada, que no tenía que entender los hechos allí relatados como algo literal, si no como una suerte de metáfora de la que debía extraer sus enseñanzas. Entonces fui realmente consciente de que la moral cristiana, basada en la idea de la resignación y el sometimiento, no me parecía válida.
    Creo que tu relato hay que entenderlo de la misma forma, no es importante cuantos fueron, ni cuando, ni donde, ni las edades. La enseñanza es que la fe, o los ideales si queremos darle una lectura más laica, no es por si sola capaz de transformar realidades. Quizás sea un motor muy poderoso capaz de movernos por dentro e impulsarnos a emprender el camino, pero después hay que materializarlo en acciones concretas para que las cosas cambien.

    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. De hecho a mí me impactó la diferencia entre la realidad de los hechos y la leyenda que se formó a su alrededor.

      Si duda tienes razón, esto tiene diversas lecturas y una de ellas es esa que comentas. La realidad no cambia con las ideas, sino son las ideas las que deben adaptarse a la cruda realidad.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Yo también estudié en un colegio religioso y recuerdo haber hablado de este tema pero no sé en qué materia. En aquel momento, nos impusieron la idea de que si bien la Cruzada fue llamada de los Niños, no fue tal, porque en la actualidad, no se tenía la misma concepción que tenemos de quienes son los 'niños' ahora, por lo que se especula, que dicha Cruzada estuvo formada por jóvenes veinteañeros que perseguían un ideal cristiano que en la época era algo muy común y era la reconquista de Jerusalén en mano de los 'infieles'.

    Sea como sea, la historia y los historiadores, cambiaron hechos, protagonistas y personajes y como muchos otros temas del pasado, nunca sabremos la verdadera realidad.

    Besos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Exactamente eso es lo que trataba de hacer notar, no podemos fiar de las crónicas escritas, especialmente cuando son tan posteriores a los hechos como es el caso. Todos los hechos históricos deben ser revisados a la luz de otros elementos que no són una simple crónica.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina