Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 7 d’abril de 2016

Sí que es pot --- Sí se puede

[Entrada 125]

Sí que es pot


Sens dubte la història ens demostra que des de fa uns 8.000 anys, des dels origens de la civilització, la població civilitzada ha estat governada en general per una petita part de la població, una elit de gent rica ben organitzada, que només s'ha preocupat de mantenir els seus privilegis, les seves riqueses, i satisfer la seva cobdícia. Elit que s'ha autoanomenat aristocràcia (els millors), patricis (els pares), noblesa (els distingits), etc. i que que no han estat ni són més que una oligarquia, un grup reduït de persones.

Em direu que això ha canviat, que la revolució francesa va acabar amb el govern de les nobleses, que els estats actuals s'ocupen de la redistribució de la riquesa, que les democràcies parlamentàries garanteixen la igualtat davant la llei... Tot plegat és més aparent que real. Dos exemples ens ho fan evident. La democràcia real seria que qualsevol ciutadà només pels seus mèrits pogués arribar a la cúspide del poder, però no és així, per exemple per arribar a president dels EUA cal tenir una fortuna al darrera com posat de manifest en Donald Trump, en un país on només es pot triar entre Demòcrates, que no passen de ser el centre i Republicans, la dreta més casposa. McCathy va acabar d'afeblir les poques esquerres que hi ha hagut en aquell estat.

D'altra banda, les bosses de misèria cada dia més freqüents en totes les democràcies occidentals i la recent posada a la llum dels papers de Panamà ens demostren que la funció de redistribuir la riquesa de les democràcies occidentals no funciona, ni hi ha cap interés en que ho faci.

Malgrat que molts s'esforcin a negar-ho, la oligarquia existeix, ostenta el poder i és qui decideix que cal fer en cada moment. No els cal reunir-se, tot i que tenen els seus punts de trobada, com el fòrum de Davos, el G8 o el G20, funcionen com totes les màfies, a base de cadenes de favors, de codis no escrits i de patronatges i apadrinaments. No els cal cap "capo" en tenen prou amb una única norma, recolzar-se mútuament en l'enriquiment, en satisfer la seva cobdícia.

La nostra única força és la unió. La plebs romana, per posar un exemple, només va aconseguir reformar la República de la Roma antiga, amb l'amenaça d'abandonar aquella ciutat-estat. Per això, un dels principals esforços d'aquesta oligarquia és impedir que formem una esquerra forta com la Segona República Espanyola, que van haver corregir amb una guerra civil i un feixisme del qual encara avui en patim les seqüeles. Un exemple actual del que vull dir el tenim ara al nostre estat amb la maniobra de Ciutadans (C's) per impedir que es pugui formar un govern d'esquerres a l'estil del de Portugal.

Em sembla més que evident que només aconseguirem acabar amb la nostra situació de clara desavantatge social, de flagrant injustícia i abús per part d'aquestes oligarquies (que difícilment han superat ni superen el 10% de la població) el dia que siguem capaços d'entendre que el que ens cal per sobre de tot és la unió. Les nostres divergències i individualismes juguen en contra nostra, ens afebleixen i els donen un fort avantatge als oligarques.

La majoria som gent humil, amb pocs recursos, que treballem per compte d'altres o que tot i ser propietaris d'uns pocs mitjans de producció estem supeditats a un mercat que controlen grans companyies i grups financer que estan controlats per la oligarquia. En una paraula, som proletaris. Com ja deia el Manifest comunista de Karl Marx i Friedrich Engels al 1848, el meu crit és: Proletarier aller Länder, vereinigt euch! (Proletaris del món, uniu-vos!). Però aquest lema va perdre tota la seva força quan el primer estat que l'ostentava, la URSS, va adoptar formes totalitàries i oligàrquiques. Ara el lema que sembla tenir força és aquest "Sí que es pot!" que criden els qui volen canviar les coses de cara a un món més equitatiu. Un lema que sembla cridar-nos a una nova unió del proletariat per fer front a totes les formes d'oligarquia conegudes i les que encara estan per descobrir, recuperant l'autèntica democràcia i la justícia social. Tot i que moltes vegades em costa de creure als qui el defensen, entenc que si volem vèncer-los no tenim més camí que unir-nos perquè som la majoria, més del 90% de la població, i units tenim les de véncer. Malauradament ara ja no ens queda el recurs d'anar-nos-en que tenia en el seu moment la plebs romana, només ens queda el d'unir-nos i fer-los front.

Només em queda aclarir que no he votat mai a Podemos ni a cap de les seves coalicions, tot i que no descarto fer-ho quan em sembli oportú.

Una abraçada.








Sí se puede


Sin duda la historia nos demuestra que desde hace unos 8.000 años, desde los orígenes de la civilización, la población civilizada ha sido gobernada en general por una pequeña parte de la población, una élite de gente rica bien organizada, que sólo se ha preocupado de mantener sus privilegios, sus riquezas, y satisfacer su codicia. Élite que se ha autodenominado aristocracia (los mejores), patricios (los padres), nobleza (los distinguidos), etc. y que no han sido ni son más que una oligarquía, un grupo reducido de personas.

Me diréis que esto ha cambiado, que la revolución francesa acabó con el gobierno de las noblezas, que los estados actuales se ocupan de la redistribución de la riqueza, que las democracias parlamentarias garantizan la igualdad ante la ley... Todo eso es más aparente que real. Dos ejemplos nos lo ponen en evidencia. La democracia real sería que cualquier ciudadano sólo por sus méritos pudiera llegar a la cúspide del poder, pero no es así, por ejemplo para llegar a presidente de EEUU es necesario tener una fortuna detrás como puesto de manifiesto en Donald Trump, en un país donde sólo se puede elegir entre Demócratas, que no pasan de ser el centro y Republicanos, la derecha más casposa. McCathy acabó de debilitar las pocas izquierdas que ha habido en aquel estado.

Por otra parte, las bolsas de miseria cada día más frecuentes en todas las democracias occidentales y la reciente puesta a la luz de los papeles de Panamá nos demuestran que la función de redistribuir la riqueza de las democracias occidentales no funciona, ni hay ningún interés en que funcione.

A pesar de que muchos se esfuercen en negarlo, la oligarquía existe, ostenta el poder y es quien decide que hay que hacer en cada momento. No necesitan reunirse, aunque tienen sus puntos de encuentro, como el foro de Davos, el G8 o el G20, funcionan como todas las mafias, a base de cadenas de favores, de códigos no escritos y de patronajes y apadrinamientos. No necesitan ningún "capo" les basta con una única norma, apoyarse mutuamente en el enriquecimiento, en satisfacer su codicia.

Nuestra única fuerza es la unión. La plebe romana, por poner un ejemplo, sólo consiguió reformar la República de la Roma antigua, con la amenaza de abandonar aquella ciudad-estado. Por ello, uno de los principales esfuerzos de esta oligarquía es impedir que formemos una izquierda fuerte como pasó en la Segunda República Española, que tuvieron que corregir con una guerra civil y un fascismo del cual aún hoy sufrimos sus secuelas. Un ejemplo actual de lo que quiero decir lo tenemos ahora en nuestro estado con la maniobra de Ciudadanos (C 's) para impedir que se pueda formar un gobierno de izquierdas al estilo del de Portugal.

Me parece más que evidente que sólo conseguiremos acabar con nuestra situación de clara desventaja social, de flagrante injusticia y abuso por parte de esas oligarquías (que difícilmente han superado ni superan el 10% de la población) el día que seamos capaces de entender que lo que necesitamos por encima de todo es la unión. Nuestras divergencias y individualismos juegan en contra nuestra, nos debilitan y les dan una gran ventaja a los oligarcas.

La mayoría somos gente humilde, con pocos recursos, que trabajamos por cuenta de otros o que siendo propietarios de unos pocos medios de producción estamos supeditados a un mercado que controlan grandes compañías y grupos financiero que están controlados por la oligarquía. En una palabra, somos proletarios. Como ya decía el Manifiesto comunista de Karl Marx y Friedrich Engels en 1848, mi grito es: Proletarier aller Länder, vereinigt euch! (¡Proletarios del mundo, uníos!). Pero este lema perdió toda su fuerza cuando el primer estado que lo ostentaba, la URSS, adoptó formas totalitarias y oligárquicas. Ahora el lema que parece tener fuerza es ese "¡Sí se puede!" que gritan los que quieren cambiar las cosas para lograr a un mundo más equitativo. Un lema que parece llamar a una nueva unión del proletariado para hacer frente a todas las formas de oligarquía conocidas y las que aún están por descubrir, recuperando la auténtica democracia y la justicia social. Aunque muchas veces me cuesta creer a quienes lo defienden, entiendo que si queremos vencerlos no tenemos más camino que unirnos porque somos la mayoría, más del 90% de la población, y unidos tenemos las de vencer. Desgraciadamente ahora ya no nos queda el recurso de irnos que tenía en su momento la plebe romana, sólo nos queda el de unirnos y hacerles frente.

Sólo me queda aclarar que no he votado nunca a Podemos ni a ninguna de sus coaliciones, aunque no descarto hacerlo cuando me parezca oportuno.

Un abrazo.


4 comentaris:

  1. Aunque coincido plenamente con el análisis que planteas, para mi una buena forma para analizar nuestra situación actual es explicarla a partir del modelo de Estado social cuyos fundamentos se asientan tras la II guerra mundial en la mayoría de paises occidentales. Este modelo se cimentaba en economías estables, basadas en la producción masiva y el consumismo. Tenían una naturaleza industrial-urbana y fuertemente regulada. Estas economías se articulaban en un compromiso capital-trabajo según el cual los incrementos de productividad se repartían mediante acuerdos patronal-sindicatos y garantizaban la existencia de un salario social en forma de pensiones, sanidad, educación pública, ect.
    Las dinámicas propias del sistema capitalista fueron haciendo evolucionar este modelo, sobre todo a partir de la década de los 80, hacia un mercado más "libre" basado en la competitividad, la desregularización y la flexibilidad laboral. Esto se tradujo en la desindustrialización general de las economías occidentales hacia paises de mano de obra más barata, fuerte competición salarial a la baja, desmantelamiento del Estado social e incremento de las desigualdades.
    La llamada crisis global iniciada en 2007 significó la debacle definitiva de un sistema que en realidad hacía aguas desde mucho antes. Ante tal panorama hubiera sido lógico esperar una fuerte contestación por parte de la izquierda, sin embargo no fue así. La conocida como "socialdemocracia" se había integrado y acomodado al sistema capitalista hasta tal punto que había perdido su propia esencia. Su lógica era (es) la de recuperar el modelo de Estado social del pasado sin cuestionar los postulados liberales del presente, o incluso como es el caso de Espaňa con el PSOE, convirtiéndose es uno de sus mejores garantes. Ha sido entonces la derecha la que ha sabido aprovechar la coyuntura para blindar a las grandes fortunas e inyectar capital al sistema financiero mientras recortaba en las conquistas sociales y económicas de todo el mundo desarroyado.
    Este es el panorama. Todos sabemos que en la vida cuando haces las mismas cosas generalmente obtienes los mismos resultados. Sin embargo muchos sueňan con que el modelo del pasado vuelva por si sólo y que además esta vez triunfe donde antes fue un fracaso. Otros pensamos que es más razonable plantear un modelo distinto. Difícil va a ser unificar las dos posturas.

    Un abrazo
    Pucho

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me ha dado mucho miedo ese "Aunque" con el que empiezas tu comentario, aunque luego su contenido me resulta mucho más cercano.

      No negaré que mi reflexión tiene sus raíces en un hecho mucho más cercano, en esa incapacidad de Podemos de pactar con el PSOE. A primera vista parece que sería más natural un acuerdo Podemos/PSOE que lo que estamos viviendo... Ese pensamiento fue el que me llevo a la reflexión he intentado exponer en mi post.

      Tu reflexión me parece muy sólida y bien fundamentada, pero lo que me estoy planteando creo que va más allá, puesto que lo que yo me planteo es la validez del sistema que permite tanta injusticia social. Un sistema que deja el mundo en manos de una pequeña porción de la población que se mueve por su codicia y el miedo a perder sus privilegios y prebendas.

      Ya sé que a veces mis reflexiones se acercan a planteos ácratas. No puedo negar que el pensamiento anarquista tiene un profundo arraigo y una larga tradición en Cataluña y que sin duda es algo no que se me hace extraño ni lejano. Además y lamentablemente me crie durante el franquismo en un ambiente en que ese estado era un enemigo y me eduqué tan de espaladas a él como les fue posible a mis padres. Imagino que esas circunstancias han facilitado que tenga una visión bastante crítica de los estados y sus motivaciones y puede que por eso difiera de tu punto de vista de forma algo substancial.

      Ese "modelo de Estado social" que surge en el mundo occidental después de la II Guerra Mundial y que se mantiene hasta el final de la Guerra Fría en los ochenta responde al miedo a la expansión del modelo de la URSS entre el proletariado occidental tras el fracaso de nazismo y el fascismo como freno al progreso comunista. Al acabarse la Guerra Fría la oligarquía occidental perdió el miedo he incluso ha acabado perdiendo la vergüenza. Y me temo que si no nos unimos de nuevo y les volvemos a plantarles cara y a meterles miedo las cosas irán a peor sin remedio.

      Por otro lado creo que otro modelo, más justo, es posible y viable, y que el capitalismo no es ni la única alternativa ni tan solo la mejor, aunque sea el sistema que los Europeos hemos acabado imponiendo al resto del mundo civilizado.

      La historia del mundo nos muestra que cuando los humanos hemos empezado a producir nuestros alimentos (con la agricultura y la ganadería) hemos llegado a estructuras complejas basadas en la desigualdad seguramente porque siempre surgen unas minorías dispuestas a acaparar los excedentes, la riqueza y el poder. Y eso se ha producido en todos los casos conocidos de nuestra prehistoria. Las sociedades igualitarias murieron con la producción de alimentos y sus excedentes. Unos pocos humanos sometieron al resto de la humanidad. Eso no demuestra que no sea posible otro modelo, otro sistema, solo demuestra que la naturaleza humana lleva a estas situaciones si no hay nada que lo impida. Lo que se trata es de impedirlo. También es naturaleza humana el bullying y creemos, mejor dicho, sabemos que podemos erradicarlo de las escuelas y nos hemos puesto a hacer todo lo necesario para lograrlo. Pues de la misma forma podemos conseguir la justicia social y recuperar las estructuras sociales igualitarias, solo es cuestión primero de creer en ello y después de ponernos a lograrlo, pero para ello necesitamos unirnos, ser la mayoría real, para no caer en manos de otra minoría que acabará dando rienda suelta a su codicia de nuevo.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Estoy casi totalmente de acuerdo con tu postura. Acá (en Argentina) al grito de 'Sí, se puede...!!!' cambiamos el slogan de 'Podemos' a 'Cambiemos'. Después de 12 años de un gobierno peronista, aparentemente, con orientación socialista, 'nacionalista' (¿?) y 'populista' (no popular) giramos a un gobierno de 'derecha', donde todo lo que hizo el 'otro' está mal, borramos todo (lo malo y lo bueno) y empezamos de nuevo. O es blanco o es negro. No reconocemos la gama de grises. Y esto fue siempre así, con gobiernos democráticos o no, desde 1810 y creo que al paso que vamos, la 'negada' oligarquía se seguirá perpetuando por mucho más tiempo ante la incapacidad de unión que muestra nuestro pueblo.
    Besos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias por tu "casi" apoyo.

      No debemos perder de vista que la unión del pueblo tiene una oposición frontal de la oligarquía. Y que esta oligarquía dispone de medios suficientemente potente como para dificultarla. Y soy muy consciente de que conseguir esa unión es algo muy difícil. A pesar de lo cual no voy a darme por vencido.

      Muchas gracias por aportar tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina