Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dilluns, 29 de maig de 2017

El suïcidi --- El suicidio

[Entrada 171]

El suïcidi


El suïcidi s'ha convertit en una de les principals causes de mort a aquest Estat. De fet, n'és la primera causa no natural. Així, segons l'INE: 14.903 de les 395.830 defuncions que es van registrar a Espanya el 2014 -gairebé un 4% -, van obeir a una causa externa (o no natural): el suïcidi amb 3.910 defuncions; les caigudes accidentals camb 2.749 morts; els ofegaments, 2.370; els accidents de trànsit, 1.873; i la resta (5.001) per altres causes.

Mentre estem prenent tota mena de mesures, alguna d'elles força espectaculars i costoses, per reduir els accidents de circulació, dels suïcidis se'n parla molt poc o gens. Els experts creuen que parlar-ne sense tabús ajudaria a reduir-ne les xifres. Això és el que busca Després del Suïcidi-Associació de Supervivents (DSAS) que es va crear a Barcelona l'any 2012, amb la col·laboració d'especialistes de l'Hospital de Sant Pau. Tots els integrants han viscut de prop la mort d'algun familiar a causa del suïcidi. Organitzen trobades i ofereixen orientació i un espai d'escolta per a qui ho necessiti.

Els psiquiatres creuen que per superar una mort per suïcidi és necessari parlar-ne i fer-ho amb gent que ha passat pel mateix. Asseguren que encara existeixen molts tabús a l'hora d'afrontar el tema i que és bo que se'n parli públicament. Tot i que el suïcida i la seva família no són les úniques víctimes. Són molts (diuen que un de cada 10) els que se suïciden tirant-se al tren o al metro.
El Javi té 47 anys i treballa a Transports Metropolitans de Barcelona. Durant 16 anys ha sigut conductor de metro, fins que ho ha hagut de deixar per prescripció mèdica. I ho ha deixat perquè s’ha vist involucrat en la mort de 8 persones. 8 atropellaments que ell no ha pogut evitar. Això fins i tot l’ha portat a pensar a suïcidar-se. “Es parla de la persona que es llença a la via, però no del conductor que l’atropella”.

"Ningú ens prepara per a aquestes situacions. El maquinista està sol. No tenim el suport psicològic necessari".
Diuen que molts dels suïcidis estan associats a una malaltia mental (he llegit que fins a un 90% o 95% dels casos). S'ha de tenir present que la drogoaddicció (l'alcoholisme) i la depressió són considerades malalties mentals, i tant una cosa com l'altre solen estar motivades per causes externes que es podrien controlar i fins i tot evitar. Almenys els casos que he viscut de prop. Un exemple del que vull dir són els suïcidis de nens i adolescents que han recorregut al suïcidi a causa d'un assetjament escolar (bullying) que els ha dut a fortes depressions. Podria dir coses semblants de les drogoaddiccions. En qualsevol cas hi ha qui assegura (i jo ho crec) que el suïcidi només té sentit quan el dolor, generalment anímic, esdevé insuportable i té la sensació que faci el que faci no podrà canviar el curs de les coses. Un dolor que no s'apaivaga fugint o canviant d'entorn, perquè és una cosa interior. De fet, no és que el suïcida no vulgui viure més, sinó que no vol viure més així.

Sens dubte la mort és irreversible, no té remei. En canvi mentre hi ha vida hi ha esperança. Crec que, personalment, només em platejaria una cosa així en una situació irreversible, com ho pot ser per fugir de la malaltia d'Alzheimer (els índexs de suïcidi són més alts entre les persones més grans de 70 anys). És evident que és una forma de mort que va contra natura, ja que xoca amb l'instint de supervivència, és a dir, amb les lleis de la natura.
Cada any se suïciden al món més de 800.000 persones (un cada 40 segons). L'OMS considera el suïcidi com "un problema de salut pública" i lamenta que no sigui tractat com a tal tot i que es cobra la vida de més persones que els homicidis, els conflictes bèl·lics i els desastres naturals junts. Només 28 països al món tenen un pla estratègic per prevenir el suïcidi, i únicament uns 60 recopilen dades dels suïcidis. L'OMS assenyala l'estigma i el tabú al voltant del suïcidi com la principal causa que evita que tant els familiars com els governs tractin el tema de forma oberta i efectiva. De fet, en molts països el suïcidi és un acte il·legal, per la qual cosa tendeix a obviar-se oficialment. "Augmentar la consciència social i acabar amb el tabú és una de les claus perquè alguns països facin progressos en la lluita contra el suïcidi", assenyala l'informe.

Molts casos de suïcidi es donen en persones que han hagut de superar un conflicte bèl·lic, un desastre natural, violència física o mental, abús o aïllament. Els índexs de suïcidi són també alts entre les persones que pateixen discriminació, com ara refugiats, immigrants, homosexuals, bisexuals, transsexuals i presos.
Per acabar-ho d'adobar hi ha pàgines web que es dediquen a fomentar-lo. La nostra societat està malalta.

Una abraçada.








El suicidio


El suicidio se ha convertido en una de las principales causas de muerte en este Estado. De hecho, es la primera causa no natural de defunción. Así, según el INE: 14.903 de las 395.830 defunciones que se registraron en España en 2014 -casi un 4% -, obedecieron a una causa externa (o no natural): el suicidio con 3.910 defunciones; las caídas accidentales con 2.749 muertos; los ahogamientos, 2.370; los accidentes de tráfico, 1.873; y el resto (5.001) por otras causas.

Mientras estamos tomando todo tipo de medidas, alguna de ellas bastante espectaculares y costosas, para reducir los accidentes de circulación, de los suicidios se habla muy poco o nada. Los expertos creen que hablar de ello sin tabúes ayudaría a reducir esas cifras. Esto es lo que busca Después del Suicidio-Asociación de Supervivientes (DSAS) que se creó en Barcelona el 2012, con la colaboración de especialistas del Hospital de Sant Pau. Todos los integrantes han vivido de cerca la muerte de algún familiar debido al suicidio. Organizan encuentros y ofrecen orientación y un espacio de escucha para quien lo necesite.

Los psiquiatras creen que para superar una muerte por suicidio es necesario hablar y hacerlo con gente que ha pasado por lo mismo. Aseguran que aún existen muchos tabúes a la hora de afrontar el tema y que es bueno que se hable de ello públicamente. Aunque el suicida y su familia no son las únicas víctimas. Son muchos (dicen que uno de cada 10) los que se suicidan tirandose al tren o al metro.
Javi tiene 47 años y trabaja en Transportes Metropolitanos de Barcelona. Durante 16 años ha sido conductor de metro, hasta que lo ha tenido que dejar por prescripción médica. Y lo ha dejado porque se ha visto involucrado en la muerte de 8 personas. 8 atropellos que él no ha podido evitar. Esto incluso le ha llevado a pensar en suicidarse. "Se habla de la persona que se tira a la vía, pero no del conductor que lo atropella".

"Nadie nos prepara para estas situaciones. El maquinista está solo. No tenemos el apoyo psicológico necesario".
Dicen que muchos de los suicidios están asociados a una enfermedad mental (he leído que hasta un 90% o 95% de los casos). Hay que tener en cuenta que la drogadicción (el alcoholismo) y la depresión estan consideradas enfermedades mentales, y tanto una cosa como la otra suelen estar motivadas por causas externas que se podrían controlar e incluso evitar. Al menos los casos que he vivido de cerca. Un ejemplo de lo que quiero decir son los suicidios de niños y adolescentes que han recurrido al suicidio a causa de un acoso escolar (bullying) que les produce fuertes depresiones. Podría decir cosas parecidas de las drogadicciones. En cualquier caso hay quien asegura (y yo lo creo) que el suicidio sólo tiene sentido cuando el dolor, generalmente anímico, llega a ser insoportable y tiene la sensación de que haga lo que haga no podrá cambiar el curso de las cosas. Un dolor que no se apacigua huyendo o cambiando de entorno, porque es algo interior. De hecho, no es que el suicida no quiera vivir más, sino que no quiere vivir más así.

Sin duda la muerte es irreversible, no tiene remedio. En cambio mientras hay vida hay esperanza. Creo que, personalmente, sólo me plateado algo así en una situación irreversible, como lo puede ser para huir de la enfermedad de Alzheimer (los índices de suicidio son más altos entre las personas mayores de 70 años). Es evidente que es una forma de muerte que contra natura, ya que choca con el instinto de supervivencia, es decir, con las leyes de la naturaleza.
Cada año se suicidan en el mundo más de 800.000 personas (uno cada 40 segundos). La OMS considera el suicidio como "un problema de salud pública" y lamenta que no sea tratado como tal aunque se cobra la vida de más personas que los homicidios, los conflictos bélicos y los desastres naturales juntos. Sólo 28 países en el mundo tienen un plan estratégico para prevenir el suicidio, y únicamente unos 60 recopilan datos de los suicidios. La OMS señala el estigma y el tabú en torno al suicidio como la principal causa que evita que tanto los familiares como los gobiernos traten el tema de forma abierta y efectiva. De hecho, en muchos países el suicidio es un acto ilegal, por lo que tiende a obviarse oficialmente. "Aumentar la conciencia social y acabar con el tabú es una de las claves para que algunos países hagan progresos en la lucha contra el suicidio", señala el informe.

Muchos casos de suicidio se dan en personas que han tenido que superar un conflicto bélico, un desastre natural, violencia física o mental, abuso o aislamiento. Los índices de suicidio son también altos entre las personas que sufren discriminación, como refugiados, inmigrantes, homosexuales, bisexuales, transexuales y presos.
Por si fuera poco hay páginas web que se dedican a fomentarlo. Nuestra sociedad está enferma.

Un abrazo.


4 comentaris:

  1. Ocurre que muchas veces la vida no es lo que uno esperaba. Y a veces se generan distancias tan enormes entre expectativas y realidades que resulta insoportable. Este es el verdadero drama. La muerte sólo significa dar por terminada la batalla.
    Creo que no es tanto por el instinto de supervivencia como por estar culturalmente condicionados (no todas las culturas son así) que aceptamos sin más que siempre es peor la muerte que vivir cada día una vida que no deseas. Alabamos incluso la perseverancia de personas en situaciones objetivamente "inaguantables" por su "valor para seguir luchando", mientras que la dignidad de otros decidiendo su propio final nos incomoda profundamente.
    Personalmente cuando escucho proclamas del tipo: "mientras hay vida hay esperanza", simplemente me pregunto cuantas veces tienen un mínimo de posibilidades de ser ciertas. Si son más razonables los que deciden atenerse a la realidad o los que eligen esperar a que ocurra un milagro. Y esa estadística con más del 90% de suicidas catalogados como enfermos mentales (después de incluir dentro de las enfermedades mentales casi cualquier cosa) es otro hecho que retrata menos a los suicidas que a la otra parte. ¿No estaremos tratando de eludir algún sentimiento de culpa porque quizás como familia, amigos o como parte de la sociedad misma pudimos haber ayudado a que algo cambiara pero no hicimos nada?.

    Un abrazo
    Pucho

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me parece que en más de una ocasión hemos coincidido en que estamos en una sociedad injusta donde la igualdad brilla por su ausencia. Creo que también coincidimos en que nuestro pensamiento tiene una gran influencia de la cultura en la que hemos sido criados y que nuestra visión de la muerte tiene mucho de cultural. También coincido contigo en que nuestro entorno nos condiciona mucho y muchas veces nos impide hacer o deshacer, e incluso nos impide ver una salida. Como no, también estoy de acuerdo contigo en que morir es acabar.

      Defiendo en cambio que mientras hay vida hay esperanza, porque creo que en este universo existimos solo para sobrevivir, tanto el individuo como la especie. Por eso creo que debemos luchar por sobrevivir a las adversidades y que nadie debería tener la necesidad de quitarse la vida por causas como las que cito en mi texto, por eso creo que una sociedad que no deja otra salida a algunas personas que quitarse la vida es una sociedad enferma. También entiendo que haya momentos en que uno pueda preferir morir. Cada vez que veo escenas de torturas crueles pienso que yo preferiría morir a pasar por eso, y ya he dicho que ante según que enfermedades también lo preferiría...

      Desde mi punto de vista, la dignidad de la persona, que defiendo, también es algo cultural. Puede que por eso haya quien pretenda mantener "su" dignidad en situaciones que para mí son totalmente indignas.

      Sin duda se podría hacer mucho más de lo que se hace para evitar que muchos se vean abocados a suicidarse o a intentarlo, como demuestra el mismo enfoque del estudio que considera enfermos a la gran mayoría de los suicidas. Como si no se pudiera hacer nada por evitarlo.

      Muchas gracias por aportar tu opinión.

      Un abrazo.

      Elimina
    2. Entiendo que la perspectiva que tengo de mi propia existencia no es la de sobrevivir, si no la de celebrar la vida. La muerte es algo que de todos modos siempre llega. La única diferencia reside entre elegir el momento o esperar a que suceda.
      Hace más de 2.500 aňos que el bueno de Confucio ya decía: "¿me preguntas por que necesito arroz y flores?. Necesito arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir". Supongo que esas flores significan para cada cada ser humano cosas muy diferentes pero al igual que el arroz me parecen indispensables.
      En mi opinión, reducir una realidad tan multifactorial y compleja como ésta al ámbito de los transtornos mentales significa confundir las consecuencias con las causas y desde luego no explica por que las tasas de suicidio más altas del mundo se sitúan en su mayoría en sociedades aparentemente prósperas, saludables y seguras. Paises del primer mundo con programas de prevención activos que ponen al servicio de la población incluso auténticas legiones de psicólogos y en los que la primera causa de muerte entre los jóvenes de entre 15 y 30 aňos sigue siendo el suicidio.

      Por supuesto que el concepto de muerte tiene una dimensión cultural. Nuestra interpretación está influenciada por un sentimiento dogmático de que la vida es un don que se te ha dado (por tanto no eres dueňo de tu propia muerte), o que aceptando el sufrimiento al final serás recompensado. Asumimos que es peor morir que vivir sufriendo cada día y elogiamos a quienes resisten aún en esos casos en los que en fondo de nuestros corazones sabemos que en su lugar preferiríamos la muerte. No voy a valorar si esta perspectiva es mejor o peor que otras, pero parece indudable que nos salva (o nos condena, según se mire) de tener nuestras propias tasas de suicidio bastante más altas.

      En cuanto al tema de la dignidad también parece obvio que nuestra cultura tiende a ensalzar la dignidad de aquellos que son capaces de enfrentar la adversidad y por contra, condena (o se averguenza) de los que no lo hacen. Sólo en casos de tragedias extremas pensamos que un suicidio pueda estar "justificado" y aún así difícilmente veremos ninguna dignidad en ello, tan sólo nos da pena. No es algo fácil de explicar aquí pero yo entiendo que si hay una profunda dignidad en alguien que decide terminar con su propia vida. Probablemente sea algo que haya aprendido de otras culturas.

      Un abrazo
      Pucho

      Elimina
    3. Si exceptuamos el caso del ser humano solo me consta que en el mundo animal el suicidio en casos extremos. Así el escorpión se clava su propio aguijón cuando se ve rodeado de fuego.

      El hombre es un raro animal que pasó de depredado a depredador y tiene en su comportamiento algunas singularidades, como la tortura como diversión (véanse las corridas de toros o la peleas de gallos o de perros, y otras cosas mucho más crueles). También el ser humano es capaz de explotar y de matar a sus congéneres, incluso de forma gratuita. Etc. Y se suicida.

      Me parece que tengo una visión mucho más biológica de la vida que la trasluce tu comentario. Plantearse cosas como decidir cuando morir o ver la vida como un sufrimiento o un castigo son a todas luces frutos de nuestra cultura. La naturaleza va por otro lado.

      El mundo de las ideas permite concebir muchas cosas, y nos permite alejarnos de lo que somos, de lo que es nuestra propia naturaleza. Mi convencimiento es que eso es uno de nuestros mayores errores. Y me temo que eso es lo que nos hace ver a ti y a mi las cosas de forma distinta en este caso.

      A pesar de lo que se puede leer en alguno de los comentarios que se han escrito en este blog, creo que estas visiones tan diferentes de las cosas son las que lo enriquecen y le dan vida. Así que aún en la discrepancia sigo agradeciendo mucho tus aportaciones.

      Un abrazo.

      Elimina