Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dilluns, 10 de juliol de 2017

Gerard

[Entrada 177]

Gerard


En Gerard va ser el meu cap durant força anys. Ell va entrar a l'empresa després que jo. Treballava en una altra divisió i les circumstàncies (de fet, va ser l'Expo de Sevilla de 1992) el van dur a cap del nostre departament en relativament poc temps. Va entrar perquè un dels caps de la direcció de l'empresa va ser fitxat per l'Expo i es va endur al seu equip amb ell. Això va afectar de forma directa al nostre departament, ja que bona part d'aquest equip estava en aquell departament.

En Pere, llavors cap de una de les divisions, es va fer càrrec del departament la direcció del qual havia quedat vacant, perquè el cap havia marxat a l'Expo. La vacant que va deixar en Pere la va ocupar en Jordi i van haver de fitxar a en Gerard per ocupar la plaça d'enginyer de telecomunicacions que havia deixat vacant al mateix temps l'Enric, que també havia marxat a Sevilla.

En Gerard que era un home força organitzat, treballador i rigorós. Va ser promocionat en poc temps a cap de la subdivisió perquè, en Lluís, qui l'havia precedit en el càrrec, havia presentat la seva dimissió a en Pere. En Lluís era tècnicament prou competent, però tenia un caràcter tan sorrut que l'incapacitava per gestionar persones. En Gerard ràpidament va fer millorar el funcionament de la subdivisió demostrant la seva capacitat per dirigir.

Uns dos anys després en Jordi va ser cridat a Sevilla per la gent que havia marxat de l'empresa, i en Gerard, que ja tenia un bon prestigi, va ser promocionat a cap de la divisió que havia deixat vacant en Jordi. Llavors vaig començar a relacionar-m'hi, d'una banda per qüestions de feina, però sobretot perquè ell era el primer a arribar cada dia (arribava 30 o 40 minuts abans de l'hora) i jo el segon (uns 10 o 20 minuts després que ell). El que havia començat sent simple "bon dia", perquè passava per la porta del seu despatx sempre oberta, va acabar per ser alguna cosa més. Tant és així, que quan el van fer cap del departament em va demanar, que encara que hagués de fer volta li anés a dir bon dia en arribar.

Va promocionar a cap de departament quan l'Ajuntament va fitxar al cap d'en Pere i en Pere va ser promocionat per ocupar el seu lloc. Llavors en Gerard va ocupar el lloc d'en Pere i va passar a ser el meu cap. Ell va ser qui, anys després, em va promocionar a mi a cap de divisió i un dels que més van confiar en mi.

En Gerard era una persona dedicada a la feina, potser perquè no tenia fills tot i estar casat. Les seves habilitats socials i polítiques eren el seu punt feble. Era un tècnic prou competent i un organitzador excel·lent, però el tema de les relacions humanes no era el seu fort, ja que era extremadament exigent amb si mateix i això o traslladava als altres amb un rigor i una poca flexibilitat que el van fer temut per bona part del departament i per alguns dels alts directius, cosa que no li ho van perdonar i va haver de patir les ires d'alguns d'aquests alts directius i també d'algun dels seus subordinats.

També era un gran fumador. Era dels que desobeïen les prohibicions de la llei antitabac. Malgrat que era molt aprensiu. Recordo com es va preocupar de les meves afeccions cardíaques, i que en algun moment em va semblar més preocupat ell, que jo mateix. Vaig saber que patia d'hipertensió de seguida que la hi van diagnosticar, però ell va continuar fumant i abusant del cafè. Vaig saber per la seva secretaria que havia deixat de prendre la medicació per a la hipertensió perquè li produïa marejos. En vaig parlar amb ell, perquè jo sospitava que era un problema de dosi excessiva i que només era qüestió d'ajustar-la.

Pel Nadal del 2013 vam anar al seu funeral. Em van dir que la causa havia estat un accident cardíac, un infart. Llavors vaig saber per la seva dona, a qui vaig conèixer al tanatori aquell dia, que no havia pres mai més la medicació de la hipertensió després d'aquells primers marejos. Que tampoc s'havia controlat el colesterol tot i tenir-lo per sobre del que era recomanable. A mi em va semblar una forma tan bona com qualsevol altra suïcidar-se, encara que fos de forma indirecta. Sé, pel que el coneixia, que ell sabia a què estava jugant.

Una abraçada.








Gerard


Gerard fue mi jefe durante años. Él entró en la empresa después de que yo. Trabajaba en otra división y las circunstancias (de hecho, fue la Expo de Sevilla de 1992) lo llevaron a jefe de nuestro departamento en relativamente poco tiempo. Entró porque uno de los jefes de la dirección de la empresa fue fichado por la Expo y se llevó a su equipo con él. Esto afectó de forma directa a nuestro departamento, ya que buena parte de este equipo estaba en ese departamento.

Pedro, entonces jefe de una de las divisiones del departamento, se hizo cargo del departamento cuya jefatura había quedado vacante, porque el jefe se había ido a la Expo. La vacante que dejó en Pedro la ocupó Jordi y tuvieron que fichar a Gerard para ocupar la plaza de ingeniero de telecomunicaciones que había dejado vacante al mismo tiempo Enric, que también había ido a Sevilla.

Gerard que era un hombre bastante organizado, trabajador y riguroso. Fue promocionado en poco tiempo a jefe de la subdivisión porque, Lluís, quien le había precedido en el cargo, había presentado su dimisión a Pedro. Lluís era técnicamente bastante competente, pero tenía un carácter tan hosco que la incapacitaba para gestionar personas. Gerard rápidamente consiguió mejorar el funcionamiento de la subdivisión demostrando su capacidad para dirigir.

Unos dos años después Jordi fue llamado a Sevilla por la gente que se había marchado de la empresa, y Gerard, que ya tenía un buen prestigio, fue promocionado a jefe de la división que había dejado vacante en Jordi. Entonces empecé a relacionarme con él, por un lado por cuestiones de trabajo, pero sobre todo porque él era el primero en llegar cada día (llegaba 30 o 40 minutos antes de la hora) y yo el segundo (unos 10 o 20 minutos después de que él). Lo que había comenzado siendo simple "buenos días", porque pasaba por la puerta de su despacho siempre abierta, acabó por ser algo más. Tanto es así, que cuando lo hicieron jefe del departamento me pidió, que aunque tuviera que dar vuelta le fuera a dar los buenos días al llegar.

Promocionó a jefe de departamento cuando el Ayuntamiento fichó al jefe de Pedro y Pedro fue promocionado para ocupar su lugar. Entonces Gerard ocupó el lugar de Pedro y pasó a ser mi jefe. Él fue quien, años después, me promocionó a mí como jefe de división y uno de los que más confiaron en mí.

Gerard era una persona dedicada al trabajo, tal vez porque no tenía hijos a pesar de estar casado. Sus habilidades sociales y políticas eran su punto débil. Era un técnico bastante competente y un organizador excelente, pero el tema de las relaciones humanas no era su fuerte, ya que era extremadamente exigente consigo mismo y eso o trasladaba a otros con un rigor y una poca flexibilidad que le hicieron temido por buena parte del departamento y por algunos de los altos directivos, lo que no le perdonaron y tuvo que sufrir las iras de algunos de estos altos directivos y también de alguno de sus subordinados.

También era un gran fumador. Era de los que desobedecían las prohibiciones de la ley antitabaco. A pesar de que era muy aprensivo. Recuerdo como se preocupó de mis afecciones cardíacas, y que en algún momento me pareció más preocupado él, que yo mismo. Supe que sufría de hipertensión enseguida que se la diagnosticaron, pero él continuó fumando y abusando del café. Supe por su secretaría que había dejado de tomar la medicación para la hipertensión que le producía mareos. En hablé con él, porque yo sospechaba que era un problema de dosis excesiva y que sólo era cuestión de ajustarla.

En Navidad de 2013 fuimos a su funeral. Me dijeron que la causa había sido un accidente cardíaco, un infarto. Entonces supe por su mujer, a quien conocí en el tanatorio ese día, que no había tomado nunca más la medicación de la hipertensión después de aquellos primeros mareos. Que tampoco se había controlado el colesterol a pesar de tenerlo por encima de lo que era recomendable. A mí me pareció una forma tan buena como cualquier otra suicidarse, aunque fuera de forma indirecta. Sé, por lo que lo conocía, que él sabía a qué estaba jugando.

Un abrazo.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada