Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dimarts, 7 de juliol de 2015

Economia i ètica --- Economía y ética

[Entrada 101]

Economia i ètica


Diuen, els que figura que en saben, que els estats tenen la comesa de fomentar la generació de riquesa i d'ocupar-se de què aquesta es distribueixi equitativament entre la seva població. Es critica a les dretes civilitzades perquè carreguen les tintes en la generació de riquesa i deixen massa de banda la seva adequada distribució, d'altra banda es critica a les esquerres pel contrari, perquè carreguen les tintes en la distribució equitativa de la riquesa i no s'ocupen prou de facilitar que se'n generari.

Aquests mateixos teòrics defensen que la economia basada en el mercat s'ha mostrat força més eficient que la economia planificada, basant-se fonamentalment en la història del segle XX. L'estat més important que en els nostres temps ha aplicat sistemàticament aquest segon model d'economia planificada ha estat la URSS, però aquest exemple pot quedar invalidat per les condicions en què es va aplicar. A part de què estic segur que també podem trobar exemples on el resultat d'aplicar l'economia de mercat ha estat un desastre, a la URSS es va aconseguir un creixement espectacular de la riquesa sota la bota d'un totalitarisme cruel i sanguinari que fins i tot en algun moment va deixar morir de gana a bona part de la seva població. EL fracàs dels sistema es produeix per la inoperància dels seus darrers líders, des de 1964, quan es va fer càrrec d'aquell estat Bréjnev, un buròcrata quasi tan poc eficient com el nostre Rajoy.

Però també està clar que el liberalisme tan en boga avui al món, no distribueix la riquesa, ans al contrari. El seu principi de no intervenir en els mercats està demostrat que afavoreix una concentració de la riquesa cada vegada més gran i en menys mans.

No discutiré quina de les dues negligències és més important, a mi m'ho semblen prou les dues. També em sembla nefast confondre el creixement de les economies, del PIB, amb la generació de riquesa, ja que aquest creixement sense control va en contra de la sostenibilitat i això vol dir pa per avui i gana per a demà, perquè ens durà, tard o d'hora, a exhaurir el recursos als que tenim accés.

Avui tenim el govern del món en mans de les finances i hem oblidat l'ètica, quan el que és realment important és la ètica, entre altres coses per garantir la equitat. L'economia no hauria de ser més que una eina al servei d'aquesta ètica... Convindreu amb mi que l'ètica ha d'estar per sobre de l'economia i de la generació de riquesa.

Sens dubte, com ho demostra la història recent, la oligarquia que controla la generació de la riquesa no ha estat mai per la seva distribució equitativa ni ho estarà mai llevat que s'hi vegi forçada, com durant la Guerra Freda. És a dir, no té cap interès en l'ètica, més aviat li fa nosa.

Una abraçada.








Economía y ética


Dicen, los que figura que saben del tema, que los estados tienen el cometido de fomentar la generación de riqueza y de ocuparse de que ésta se distribuya equitativamente entre su población. Se critica a las derechas civilizadas porque cargan las tintas en la generación de riqueza y dejan demasiado de lado su adecuada distribución, por otro lado se critica a las izquierdas por lo contrario, porque cargan las tintas en la distribución equitativa de la riqueza y no se ocupan lo suficiente de facilitar que se generare riqueza.

Estos mismos teóricos defienden que la economía basada en el mercado se ha mostrado bastante más eficiente que la economía planificada, basándose fundamentalmente en la historia del siglo XX. El estado más importante que en nuestros tiempos ha aplicado sistemáticamente este segundo modelo de economía planificada ha sido la URSS, pero este ejemplo puede quedar invalidado por las condiciones en que se aplicó. A parte de que estoy seguro de que también podemos encontrar ejemplos donde el resultado de la economía de mercado ha sido un desastre, en la URSS se consiguió un crecimiento espectacular de la riqueza bajo la bota de un totalitarismo cruel y sanguinario que incluso en algún momento dejó morir de hambre a buena parte de su población. El fracaso del sistema se produce por la inoperancia de sus últimos líderes, desde 1964, cuando se hizo cargo de aquel estado Brezhnev, un burócrata casi tan poco eficiente como nuestro Rajoy.

Pero también está claro que el liberalismo tan en boga hoy en el mundo, no distribuye la riqueza, al contrario. Su principio de no intervenir en los mercados está demostrado que favorece una concentración de la riqueza cada vez mayor y en menos manos.

No voy a discutir cuál de las dos negligencias es más importante, a mí me lo parecen bastante las dos. También me parece nefasto confundir el crecimiento de las economías, del PIB, con la generación de riqueza, ya que este crecimiento sin control va en contra de la sostenibilidad y esto significa pan para hoy y hambre para mañana, porque nos llevará, tarde o temprano, a agotar los recursos a los que tenemos acceso.

Hoy tenemos el gobierno del mundo en manos de las finanzas y hemos olvidado la ética, cuando lo realmente importante es la ética, entre otras cosas para garantizar la equidad. La economía no debería ser más que una herramienta al servicio de esa ética... Convendréis conmigo en que la ética debe estar por encima de la economía y de la generación de riqueza.

Sin duda, como lo demuestra la historia reciente, la oligarquía que controla la generación de la riqueza no ha estado nunca preocupada por su distribución equitativa, ni lo estará nunca a menos que se vea forzada a ello, como durante la Guerra Fría. Es decir, no tiene ningún interés en la ética, más bien le estorba.

Un abrazo.


7 comentaris:

  1. En mi opinión discutir sobre si es mejor el comunismo o el capitalismo es como elegir entre lo que Orwell planteaba en "1984" o quedarse con "un mundo feliz" de Huxley. A. Mi no me gusta ninguno. El comunismo (en los términos en los que se aplicó en la Unión Soviética) trajo consigo una supresión brutal de las libertades individuales que no pueden ser justificada de ninguna manera. Podemos decir a su favor que por primera vez en la historia del pueblo ruso, todos comieron y todos tuvieron acceso a la educación y a la sanidad y que en cualquier caso, las dictaduras no son patrimonio exclusivo de los comunistas, ya que existen muchos ejemplos de dictaduras capitalistas igual o más represoras que las otras. En cualquier caso, nuestro modelo capitalista ( y el que está generalizado por toda Europa) es el otro, el de Huxley (En España algo más salpicado por actitudes dictatoriales, por aquello de que la cabra tira al monte). Este sistema se basa en el concepto de mercado y transforma por extensión en mercancías desde las materias primas a los seres humanos. El concepto mismo de felicidad está vinculado al de mercancía. Su sistema de represión se basa en la alienación de las voluntades personales, fomentando básicamente la evasión mental y el consumismo , junto con la idea de fondo de que no es posible otra alternativa. Quizás este sistema parezca de entrada más "amable" que el comunista. En realidad, igual que en "un mundo feliz", se trata de un sistema de carácter jerárquico en el que depende mucho del nivel en el que estés instalado. En este universo del capitalismo globalizado existen personas en la punta de arriba, que siendo de origen humilde consiguieron llegar a estar entre los más ricos del mundo y por contra una base de entorno al 20% o más de la población mundial ( más de 1.000 millones de seres humanos) que no tienen ni comida, ni educación, si sanidad. No tienen nada. Estas personas de más abajo son los excedentes del sistema, no son necesarios para producir ni para consumir y por tanto se descartan y los dejamos morir tranquilamente de hambre, o mejor aún si ya se matan entre ellos. Por eso en algunas guerras los buenos demócratas del capitalismo corren a defender "las libertades" y en otros no hacen nada, la diferencia está en si los territorios y su habitantes tienen algún valor o no como mercancía o como mercado . También hay casos como la propia guerra civil española en la que nuestros buenos vecinos ( y no tan vecinos) se desentendieron, esto fue básicamente porque preferían a Franco que a los comunistas gobernando, no fuera a cundir por ahí el ejemplo. Y quien dice Franco, dice Pinochet y tantos otros a los que de hecho respaldaron. La cuestión es que la pirámide no puede tener cumbre si no tiene base, una cosa es consecuencia de la otra. Su otra carácterística fundamental es la voracidad. Para que los de arriba tengan más, deben tener los otros menos. Esta es nuestra actual dinámica. Vemos como nuestra base va creciendo y con nuestra mentalidad alienada los culpabilizamos a ellos mismos, o al menos lo justificamos "no se habrán esforzado lo suficiente" o "es algo inevitable" y además siempre habrá alguna ONG (o alguna limosna venida de cualquier parte) para limpiar bien afondo nuestras conciencias: "otros se ocupan", "yo no soy el responsable" y así seguiremos mientras no nos toque a nosotros, (la mayoría que todavía no ha llegado abajo), el turno de ocupar la base. Y cuando eso llegue quizás sea tarde y ya no tengamos nada, para nadie.

    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lamento, en este caso, no estar de acuerdo contigo, ni esa visión histórica del período de entreguerras, en el cual los fascistas, los liberales (tanto los puros como los socialdemócratas) y los comunistas soviéticos intentaron imponer sus modelos, lo cual no acaba, de hecho, hasta final de la Guerra Fría; ni en esa visión de modelos que planteas...

      En realidad en mi texto quería ir más allá, a los fundamentos de la civilización, cosa que, por lo que veo, no he sabido explicar muy bien.

      No se trata de si capitalismo o comunismo, el tema, aunque no lo parezca, es otro: ¿Economía o ética? ¿Cual es el valor que debe prevalecer? ¿Podríamos empezar de nuevo si cambiáramos de valores sociales?

      Cuando hablo de ética no me refiero a religiones ni a nada que se le parezca, quizá por eso he cargado las tintas en la redistribución de la riqueza. Ética no significa igualdad, no hay dos seres humanos iguales, pero sí equidad... También sostenibilidad, etc.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo

      Elimina
  2. Al margen de que podamos estar de acuerdo o no, me parece que no nos hemos entendido demasiado.
    Dices que tu disyuntiva está al margen de un modelo político u otro. Yo creo que ambas cosas no pueden separarse. El sistema capitalista globalizado en el que vivimos no es sólo un sistema político y económico, es también una escala de valores. Una manera de pensar. Este sistema se basa en dos grandes principios: el del individualismo y el de la competitividad. Plantear desde este punto un modelo ético referido a la equidad no es posible. De entrada es incompatible con la esencia misma del sistema. Podríamos pararnos a matizar las diferencias entre el liberalismo y la socialdemocrácia, pero esto sólo tiene sentido a niveles digamos limitados y locáles, porque en realidad ambos estarían en la práctica subordinados a los grandes poderes financieros, que son quienes en definitiva toman las grandes decisiones. Estos poderes ni son elegidos democráticamente, ni actúan en representación, ni en defensa de los intereses del pueblo. Sirven a sus propios intereses. Enfrentar políticamente esto significaría renovar las bases mismas de la propia democracia. Y lo dejo ahí, porque no es el tema
    En cuanto a si podríamos crear un nuevo sistema a partir de otra escala diferente de valores, pues yo creo que si es posible. Otra cosa es vaya a ocurrir a corto o medio plazo. Uno de los grandes "logros" del sistema actual es habernos convencido a todos de que es el único capaz de proporcionarnos bienestar y prosperidad. Esto es prácticamente un dogma. De hecho tu te planteas en cierta medida que hubiese que elegir entre ética y economía. Sin embargo yo no creo que sea así. No ha sido compitiendo como hemos conseguido lo mejor que tenemos. Ha sido cooperando. Personalmente no veo como un gran modelo de prosperidad un mundo en el que existiendo recursos suficientes para alimentar a toda su población, se tenga que morir un ser humano cada cuatro segundos de hambre. Sin embargo esto lo ignoramos deliberadamente. Nos comportamos todos como si fuese una especie de catástrofe natural, algo inevitable. No queremos darnos cuenta de que al aferrarnos a nuestro estupendo sistema capitalista nos convirtimos en cómplices. Quizás nuestro punto de partida sería intentar cambiar esa idea del "yo" por un "nosotros", pero hoy en día tan sólo una minoría apoya esto.

    Gracias por tu atención. Lo de la guerra fría y demás ya quedará para mejores ocasiones.

    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sin duda, el problema está en los principios en los que se fundamenta el sistema. Individualismo y competitividad que pueden aportar cosas positivas a un sistema basado en la justicia y la libertad, llevados al extremo, cuando todo vale, cuando solo importa eso, podemos llegar a cosas inimaginables.

      Como a ti, me repugna que se pueda considerar la miseria como un mal necesario y que se deje morir de hambre a tanta gente mientras los opulentos estamos derrochando continuamente, me parece totalmente inaceptable. No puedo aceptar una sociedad que admite esas cosas sin hacer nada, que no busque cambiar las cosas en el sentido adecuado, que no luche por la justicia, por la equidad.

      Aunque, sin duda, una sociedad justa y libre solo es posible en base a una ética que nos permita compartir, entre otras cosas, la riqueza del mundo sin abusos, ventajismos, ni privilegios... Y eso no está garantizado en ninguno de los sistemas actuales.

      Muchas gracias por tus aportaciones y tus reflexiones, que siempre acaban aportando un punto más de reflexión a mis planteamientos.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Un grup de treballladors de l'Arenal veu que un dels cambrers joves millor valorats és expedientat de sou i feina durant dos dies per haver arribat al seu lloc de feina cinc minuts tard després d'haver-lo fet fer feina durant tres hores extra la nit anterior , tres hores les quals no es pagaran. El grup se li atraca i mostra empatia per la seva situació. La sindicalista la qual fa feina a la recepció roman callada. La consciència es desperta. L'antic crit de Rayquaza torna a escoltar-se en l'aire. La guerra contra la població, amagada des de la instauració de la socialdemocràcia a Europa i fortament sotmés als EUA a la ideologia hegemónica torna a ensumar-se la carn cremada. La gent no vol símbols d'esquerra com la republicana. L'esquerra ja no és un grup de nostàlgics romàntics vasalls del partit socialdemócrata de torn. L'esquerra ara és gent volent canvis dràstics i contundents. La contradicció tesi (Por humana) antitesi (sistema de producció capitalista) genera una poderosa sintesi l'objecte de la qual és la producció i el creixement, genera tota una lectura lógica, fins i tot interpretada com objectiva , de la situació. Encara avui en dia es senten veus entre els obrers ; Cal votar els rics perquè amollin els doblers, perquè són ells qui els tenen. ,o , Jo he fet feina per aconseguir tot això amb la suor del meu front. Sense ser-ne conscient que bona part de la seva feina se l'ha emportada el banc i no ha estat en benefici seu. La propietat d'una llar hauria de ser conditio sine qua non, no una excusa per l'explotació i la usura, però tot sembla estar tàcitament justificat.

    Sens dubte cal que la nova antitesi que s'apropa pugui ser capaç a Irlanda, Portugal, Espanya, Itàlia i Grèca , així com bona part dels estats sudamericans d'aliar-se econòmicament amb potències les quals no estiguin lligades al FMI. I per què? Per salvar els valors liberals mateixos. Totes les coses bones que el liberalisme ens ha duit ; Drets humans, concepció invididual de la llibertat i l'acció., i igualtat formal, quelcom que, tot i que no garanteix la plena igualtat, segueix essent millor que la desigualtat formal de la URSS amb la seva nomenclatura... Només l'esquerra real podrà salvar aquests valors de l'avinguda de l'extrema dreta a França, Dinamarca, Holanda, bona part de la política britànica, Finlàndia, i del despropósit desinformatiu dels burgesos que controlen la UE de crear un estat quasi d'amagat als ciutadans.

    Aquesta ètica de la qual parles és una ètica que s'haurà de construir en una completament nova forma d'estat, que probablement no tindrà bona part de les característiques del sentit tradicional d'estat, pero lluny dels soviets. La negació de la negació de la nova sintesi ha de ser tot el bo que el liberalisme ens ha aportat i seguir endavant en el procés històric.ç

    ResponElimina
  4. Pel que fa a la inminència o no de canvis substancials en els sistemes, això és indubtable. La despolitització de la gestió económcia, situació natural d'aquest moment històric, posa les condicions de la inminent tecnocràcia que s'apropa amb l'aspració de crear un estat europeu fort, per altra banda, el capitalisme es troba en una situació de potencial recessió. Els jubilats estadounidencs tornen a fer feina i no aturen de suicidar-se economistes i gent posada en el tema, aterrida. El capitalisme haurà de crear noves xarxes de mercat a Mart, com deu ser la fantasia de les èlits per tal de salvar la situació amb projectes absurds com el Mars One d'un intent d'inminent colonització progressiva de Mart. (Això és seriós, puc passar-te informació al respecte, es comença el projecte a 2018) La qüestió és que , ni és vera allò que diu el liberalisme, d'infinitat de necessitats, quan els ha calgut crear-ne de noves perquè es desenvolupàs el creixement i el consum (un mòbil en seria un bon exemple) ni és vera que el capitalisme estigui passant per una de les seves crisis habituals i recíproques, Això no és la depressió dels anys 30. Això és el caos, i si la infraestructura trontolla, la ideologia entra en contradicció, les ments s'alliberen per poder pensar nous espais...

    ResponElimina
    Respostes
    1. M'encanta, tan de bo tinguis raó i la societat sigui cada dia més conscient del que ens estan fent... Estem en una civilització fonamentada en l'economia, en les classes socials i en la generació de privilegis... Tan de bo marxessin tots a Mart a fer els seus negocis abans d'haver deixat el planeta exhaurit.

      Moltes gràcies per la teva col·laboració.

      Una abraçada.

      Elimina