Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dimecres, 23 de setembre de 2015

Vent i llum --- Viento y luz

[Entrada 106]

Vent i llum


A la meva ciutat els dies de vent són poc freqüents. Dic que és la meva ciutat perquè és on vaig néixer i on he viscut la major part de la meva vida. A Barcelona normalment només hi bufen brises suaus que no deuen passar dels 10 km per hora degudes a als terrals i les marinades. Quasi sempre el cel es veu blanquinós per la calitja i per la pol·lució, i la llum del sol és esmorteïda per aquests meteors. Els pocs dies que bufa un vent d’aquests que escombren la calitja i la pol·lució, un vent sec i fresc, el cel és d’un blau radiant i la llum del sol ens enlluerna i això em transporta a la meva adolescència quan vivia a terres del sud català on el serè huracanat que baixava esventant tota la vall de l’Ebre, un fort vent de Mestral que s’enduia núvols i boires, i que ens donava l’oportunitat de gaudir d’aquest blau del cel i d’aquesta lluminositat mediterrània que em fa sentir viu i ple de força. Era quan em creia que pertanyia a una generació privilegiada imparable que canviaria el món. Quan ignorava que el segle XX vivia una gran guerra mundial en diferents etapes i que jo no era més que un dels peons de la Guerra Freda.

Però la llum d’aquest cel radiant dels dies de vent em continua fent sentir mediterrani i reviu en mi l’eufòria d’aquell Josep adolescent somiador i sentimental. Tot i que ara sé que són uns altres els que han canviat el món i que no l’han dut ben lluny del meus somnis, del que somiava que faríem quan nosaltres, els de la meva generació, governéssim el món.
La EFTA està constituïda per Suïssa, Islàndia, Noruega i Liechtenstein. Té un acord amb la UE, amb la qual forma l'anomenat "Espai Econòmic Europeu". Si es pertany a la EFTA es té accés a les quatre llibertats bàsiques: lliure circulació de persones, capitals, serveis i mercaderies, en tot l'Espai Econòmic Europeu. Una diferència substancial d'estar a la EFTA en comptes de la UE, és la de no participar en els fons comunitaris.
Per ingressar a l'EFTA és suficient que ho aprovin els quatre actuals països membres.
Malgrat que hi hagi veus de la dreta a la UE que diguin el que diuen la UE seria la primera interessada en no perdre un territori que ara en forma part [i que és un contribuïdor net (prop de 1500 milions d'euros, superant les aportacions de Dinamarca, Finlàndia, Suècia, Austria i Xipre)] d'una banda perquè l'euroescepticisme creix a tot Europa i alguns països se'n podrien despenjar aviat, com és el cas del Regne Unit i de l'altre perquè altres països com Rússia amb seva política d'enfrontament amb occident i la seva Unió Euroasiàtica podrien aprofitar-ho per reconéixer el nou estat i oferir-li la integració al seu espai.
Una abraçada.








Viento y luz


En mi ciudad los días de viento son poco frecuentes. Digo que es mi ciudad porque es donde nací y donde he vivido la mayor parte de mi vida. En Barcelona normalmente sólo soplan brisas suaves que no deben pasar de los 10 km por hora debidas a los vientos terrales y los de mar. Casi siempre el cielo se ve blanquecino por la calima y por la polución, y la luz del sol es amortiguada por esos meteoros. Los pocos días que sopla un viento de esos que barren la calima y la polución, un viento seco y fresco, el cielo es de un azul radiante y la luz del sol nos deslumbra y eso me transporta a mi adolescencia cuando vivía en tierras del sur catalán donde el cierzo huracanado que bajaba venteando el valle del Ebro, un fuerte viento de mistral que se llevaba nubes y nieblas, y que nos daba la oportunidad de disfrutar de ese azul del cielo y de esa luminosidad mediterránea que me hace sentir vivo y lleno de fuerza. Era cuando me creía pertenecer a una generación privilegiada imparable que iba a cambiar el mundo. Cuando ignoraba que el siglo XX vivía una gran guerra mundial en diferentes etapas y que yo no era más que uno de los peones de la Guerra Fría.

Pero la luz de ese cielo radiante de los días de viento me sigue haciendo sentir mediterráneo y revive en mí la euforia de aquel Josep adolescente soñador y sentimental. Aunque ahora sé que son otros los que han cambiado el mundo y que no lo han llevado muy lejos de mis sueños, de lo que soñaba que haríamos cuando nosotros, los de mi generación, gobernásemos el mundo.
La EFTA está constituida por Suiza, Islandia, Noruega y Liechtenstein. Tiene un acuerdo con la UE, con la que forma el llamado "Espacio Económico Europeo". Si se pertenece a la EFTA se tiene acceso a las cuatro libertades básicas: libre circulación de personas, capitales, servicios y mercancías, en todo el Espacio Económico Europeo. Una diferencia sustancial de estar en la EFTA en vez de la UE, es la de no participar en los fondos comunitarios.
Para ingresar en la EFTA es suficiente que lo aprueben los cuatro actuales países miembros.
A pesar de que haya voces de la derecha en la UE que digan lo que dicen la UE sería la primera interesada en no perder un territorio que ahora forma parte de ella [y que es un contribuidor neto (cerca de 1.500 millones de euros, superando las aportaciones de Dinamarca, Finlandia, Suecia, Austria y Chipre)] por un lado porque el euroescepticismo crece en toda Europa y algunos países se podrían descolgar de la UE, como es el caso del Reino Unido y del otro porque otros países como Rusia con su política de enfrentamiento con occidente y su Unión Euroasiática podrían aprovechalo para reconocer al nuevo estado y ofrecerle la integración en su espacio.
Un abrazo.


6 comentaris:

  1. A pesar de la internet, pocas noticias llegan hasta Buenos Aires acerca del movimiento independentista catalán. Gracias por mantenernos al tanto, amigo.

    ResponElimina
  2. A mi siempre me asombra y me sobrecoge al mismo tiempo pasear por Fisterra, por su península de tierra dentro del mar situada en plena "Costa da morte". Estando allí, con la mirada perdida en un mar infinito, entre la fuerza del viento y las olas que rompen contra los acantilados, entiendo perfectamente a aquellos antiguos pobladores romanos que al llegar allí creyeron aterrados que se habían encontrado con el fin del mundo. Podría decir que me siento Atlántico, porque esa es la costa de donde procedo. Puedo sentir su herencia y su huella. Sin embargo siempre lo he sentido como algo circunstancial en mi vida, algo que no define que o quien soy en esencia.
    En cuanto al tema de la independencia catalana, el otro día venía un artículo interesante en "El país" que recogía las distintas opiniones de un grupo de intelectuales con sensibilidades de todo tipo. Me gustó mucho la del director de la Fundación Juan March, Javier Gomá, que dijo: "La tendencia del mundo es a ser cada vez más cosmopolita, y cosmopolita significa superar las diferencias (lengua, raza, cultura), que se consideran accidentales, y reconocer un solo pueblo, la humanidad, y un solo fundamento, la dignidad de sus miembros. ¿Qué significa la creación de un nuevo pueblo o su constitución en Estado? No puedo evitar contemplarlo como un rodeo". Coincido plenamente con estas afirmaciones.
    En cuanto al futuro encaje en Europa de una Catalunya independiente, creo que dependerá mucho de que logre o no una "salida pactada" con el Estado español. En mi opinión ambas opciones dibujan escenarios muy diferentes. Por lo demás, desde este otro lado de la orilla asistimos un poco estupefactos al relato sobre los futuros paraisos que Mas y compañía dibujan en la futura Catalunya independiente y que siempre resultan poder decidirse a costa de otros, pero sin que los otros cuenten. Si la cosa es así, lo honesto por su parte sería plantear de una vez una ruta definitiva, viable y acreditada como posible por todos los demás implicados, para que los catalanes pudiesen decidir sabiendo que les espera al día siguiente, porque quizás muchos quieran optar por conseguir "la libertad" a cualquier precio, pero quizás otros muchos no tanto. Bajo mi punto de vista, los únicos en esta reivindicación del Estado catalán independiente que pueden presumir de haber planteado el tema con honestidad, son la gente de la CUP, con todos los respetos por la opción que tu hayas elegido, y lo digo sin estar de acuerdo con muchas de las cosas que dicen, pero al menos han demostrado tener dignidad y coherencia.
    En cuanto al bando contrario, me ahorro decir nada, no vale la pena.

    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. Desde Cataluña se ven las cosas de otra manera y se sufre de una falta de compresión total de lo que somos y lo que queremos que algunos, como Podemos lo han pagado con votos.

      Los que creemos en un mundo sin fronteras, justo y libre estamos convencidos de qué ese sueño, que muchos llaman utopía, solo es posible cuando hay un respeto por encima de todo a las culturas, visiones, usos y costumbres de los demás. Cuando no lo hay es cuando aparecen nuevas fronteras y gente que desea apartarse, separarse.

      A fecha de hoy llega lo que estás pidiendo, pasaron las elecciones, ya no hay más palabras, ahora solo valen los hechos.

      Un abrazo.

      Elimina
    2. No vivo en Catalunya, quizás por eso no lo entienda. Pero vivo en la tierra a la que se acusa constantemente desde Catalunya de ser unos maltratadores y unos miserables. Quizás la incomprensión sea mutua. Si esto que se dice fuera cierto, yo que procedo de una cultura tan singular y tan ajena como la tuya, ya me hubiera dado cuenta. Son ya 14 años aquí viviendo. Y la verdad es que es una comunidad ideológicamente muy plural, y en la que casi todo el mundo tiene un pueblo en alguna parte (incluida Catalunya), o es el de sus padres o de sus abuelos, pero lo viven y lo quieren como propio. Nadie va mirando la cantidad de apellidos castellanos que tienen los otros, ni el número de generaciones que lleva allí su familia viviendo, ni tampoco eres mejor o peor si has venido de Córdoba o de Pamlona. En realidad nadie te pregunta de donde procedes, porque a nadie le importa. Eres tu el que lo cuentas porque quieres y porque sabes que recibirás una respuesta acogedora. Lo que está ocurriendo ahora con respecto a Catalunya (o antes con respecto al País vasco) es un comportamiento anómalo contrario a lo que Madrid es en esencia y que en cualquier caso es completamente recíproco y fomentado muchas veces desde la otra parte. Lo que ocurre es que nunca te molesta cuando ofendes, si no cuando eres tu el ofendido.
      Al final por unos y por otros hemos acabado generando un antagonismo que roza lo enfermizo. A veces me paso por los comentarios de la edición digital de La Vangardia y me encuentro multitud de personas insultandose los unos a los a otros, con un rencor que no tiene justificación alguna, personas que no se conocen, despreciando una tierra en la que no vivieron nunca. Que patético me parece denigrar a alguien por su procedencia, cuando es algo que no se elige, y catalogarlo en función de su nacionalidad, y utilizarlo como un insulto. En lugar de lanzarnos tantas acusaciones deberíamos intentar fomentar un poco más la concordia y el respeto porque incluso en un futuro independiente necesitaremos de un marco de convivencia y entendimiento mutuo, sería lo mejor para todos al menos. Y esto no se consigue soltando "perlas" como que el independentismo está ganando la guerra que se perdió en el 39, que es lo mismo que catalogar a todos los españoles de fascistas. Y lo cierto es que fue Madrid la última en caer entonces y la que se dejó más sangre defendiendo la democracia en esa guerra.

      Un abrazo

      Elimina
    3. Pablo Iglésias fracasó en su campaña para las elecciones del 27-S porque confundió, igual que tú el problema del encaje de Cataluña en España. Cuando te aseguro que en Cataluña se ven las cosas de otra manera es precisamente porque aquí, a pesar de lo que digan los mentideros oficiales, no existen problemas por las procedencias de las personas, ni por sus apellidos, ni por su idioma. Llevar las cosas por esos derroteros es estar lejos de nuestra realidad, y justamente por ahí se equivoco Pablo Iglésias.

      Me resulta complicado situarte en la realidad desde la imagen que os han dado y que lamentablemente os habéis creído. Por eso no voy a intentarlo. Solamente un ejemplo, la frase "Madrid nos roba" o "España nos roba" no es de los independentistas sino de los nacionalistas españoles que quieren denigrarlos.

      Muchas gracias por acompañarme con tus comentarios.

      Un abrazo

      Elimina