Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dissabte, 28 de novembre de 2015

El geni de la làmpada --- El genio de la lámpara

[Entrada 108]

El geni de la làmpada


Si alguna vegada tingues la oportunitat de demanar tres desitjos tindria un greu problema perquè crec que essencialment serien quatre les coses que voldria. No em caldria una gran fortuna no em calen molts diners, de fet en aquest sentit no sóc molt exigent, amb el poder adquisitiu del qual gaudeixo ara en tinc més que prou. Posats a demanar, potser en demanaria una mica més per allò de satisfer alguns capricis, però tampoc són gaire cars. Diguem que no demanaria un compte corrent inexhaurible, tot i que desitjaria disposar d'un poder adquisitiu una mica més ampli.

Sens dubte voldria salut, una salut de ferro i un cos sempre jove. En general es contraposa la vellesa a la bellesa. A mi no em cal ser més bell. Com va dir una vegada una tia meva a mon pare, pensant que no la sentia: "ja sabem que en Josep no és un adonis"... Però no és una de les coses que em preocupin ni em facin sentir malament. Sóc com sóc i així m'accepto, més bell, no seria jo.

L'altra cosa en qual un es passa la vida lluitant és per aconseguir amor. La veritat és que no me n'ha faltat tot i que de vegades m'he sentit mancat d'una carícia, una abraçada o un bon petó, la veritat és que no em puc queixar. Potser de sexe... però això és un altre tema. Com deia un especialista en el tema, el sexe no és més que sexe, i l'amor és una altra cosa. Tot i que follar quan s'està enamorat és un dels plaers més grans dels que he gaudit, també sé que l'enamorament i l'amor tampoc són la mateixa cosa. Bé, sobre aquests temes ja he escrit prou en els meus blogs, així que el deixo tot i que em calgui amor i sexe que podria aconseguir amb un amor per a tota la vida que m'ompli sexualment, però també amb més d'un.

Amb això s'haurien consumir els meus tres possibles desitjos, malgrat que porto tota la vida lluitant per saber. Per saber en majúscules. Recordo que cap als 25 anys, quan vaig acabar els meus estudis, tip de fer exàmens, i del molt que em desequilibrava l'estrès de preparar-los, vaig decidir no estudiar mai més. Una decisió molt poc consistent. Encara no havien passat dos anys que tornava a estar estudiant a la universitat.

Molts dels que vam ser educats en el nacional-catolicisme de la dictadura sanguinària i corrupta que encara no hem acabat de liquidar, hem acabat descobrint que no tots els llibres diuen veritats, que no tot el que ens van ensenyar a l'escola és com ens ho van ensenyar, i que no ens podem refiar del que ens pretenen "vendre" les autoritats, siguin del caire que siguin, com a veritats ja que tot és ple d'interessos creats, i que l'objectiu de tot plegat és fer-nos creure que vivim en la millor societat possible i que no la podem millorar, que no tenim manera de fer-la canviar. Però, amb una mica d'esperit crític, un s'adona que viu amb una llibertat molt limitada en una societat que cada dia s'allunya més de ser justa, equitativa. Que evoluciona i canvia, però que fa per anar pitjor. I sense esforç sorgeix la pregunta: què hem fet malament? On ens hem equivocat?

Porto anys intentant trobar la resposta. Per això, per saber trobar una resposta no mediatitzada, no interessada, sense càrregues ideològiques, sense interessos creats, neta i pura, voldria la saviesa, per saber que hem fet malament com a especie humana i buscar la manera de rectificar. Així que al geni de la làmpada li demanaria com a primer desig que me'n deixés satisfer quatre.

Una abraçada.








El genio de la lámpara


Si alguna vez tuviera la oportunidad de pedir tres deseos tendría un grave problema porque creo que esencialmente serían cuatro las cosas que querría. No me haría falta una gran fortuna no necesito mucho dinero, de hecho en este sentido no soy muy exigente, con el poder adquisitivo del que disfruto ahora tengo más que suficiente. Puestos a pedir, quizás pediría un poco más por aquello de satisfacer algunos caprichos, pero tampoco son muy caros. Digamos que no pediría una cuenta corriente inagotable, aunque desearía disponer de un poder adquisitivo algo más amplio.

Sin duda querría salud, una salud de hierro y un cuerpo siempre joven. En general se contrapone la vejez a la belleza. A mí no me hace falta ser más bello. Como dijo una vez una tía mía a mi padre, pensando que no la oía: "ya sabemos que Josep no es un adonis"... Pero no es una de las cosas que me preocupen ni me hagan sentir mal. Soy como soy y así me acepto, más bello, no sería yo.

La otra cosa en que uno se pasa la vida luchando es para conseguir amor. La verdad es que no me ha faltado amor aunque a veces me he echado de menos una caricia, un abrazo o un buen beso, la verdad es que no me puedo quejar. Quizás de sexo... pero eso es otro tema. Como decía un especialista en el tema, el sexo no es más que sexo, y el amor es otra cosa. Aunque follar cuando se está enamorado es uno de los placeres más grandes de los que he disfrutado, también sé que el enamoramiento y el amor tampoco son la misma cosa. Bueno, sobre estos temas ya he escrito bastante en mis blogs, así que lo dejo aunque necesite amor y sexo que podría conseguir con un amor para toda la vida que me llene sexualmente, pero también con más de uno.

Con ello se habrían consumido mis tres posibles deseos, a pesar de que llevo toda la vida luchando por saber. Para saber en mayúsculas. Recuerdo que hacia mis 25 años, cuando terminé mis estudios, harto de hacer exámenes, y de lo mucho que me desequilibraba el estrés de prepararlos, decidí no estudiar nunca más. Una decisión muy poco consistente. A penas dos años después volvía a estar estudiando en la universidad.

Muchos de los que fuimos educados en el nacional-catolicismo de la dictadura sanguinaria y corrupta que todavía no hemos terminado de liquidar, hemos acabado descubriendo que no todos los libros dicen verdades, que no todo lo que nos enseñaron en la escuela es como nos lo enseñaron, y que no nos podemos fiar de lo que nos pretenden "vender" las autoridades, sean del tipo que sean, como verdades ya que todo está lleno de intereses creados, y que el objetivo de todo ello es hacernos creer que vivimos en la mejor sociedad posible y que no la podemos mejorar, que no tenemos forma de hacerla cambiar. Sin embargo, con un poco de espíritu crítico, uno se da cuenta que vive con una libertad muy limitada en una sociedad que cada día se aleja más de ser justa, equitativa. Que evoluciona y cambia, pero que hace para ir peor. Y sin esfuerzo surge la pregunta: ¿qué hemos hecho mal? Donde nos hemos equivocado?

Llevo años intentando encontrar la respuesta. Por ello, para saber encontrar una respuesta no mediatizada, no interesada, sin cargas ideológicas, sin intereses creados, limpia y pura, quisiera la sabiduría, para saber que hemos hecho mal como especie humana y buscar la manera de rectificar. Así que al genio de la lámpara le pediría como primer deseo de que me dejara satisfacer esos cuatro.

Un abrazo.


12 comentaris:

  1. "Tanto la razón platónica como la razón moderna pretenden explicar la realidad mediante conceptos. Ambas son razones que se reconocen autónomas y aspiran a funcionar independientemente de las exigencias y los impulsos del cuerpo, del momento histórico y de toda condición factual. Se consideran RAZONES PURAS y aspiran a verdades universales . Frente a ambas, la razón nietzscheana va a ser menos pretenciosa. No se reconocerá pura, sino atrapada en el cuerpo y en la historia, e impregnada de prejuicios y tradiciones desde su situación corporal e histórica, desde su facticidad. Por ello, para Nietzsche, la Filosofía se asemejará a la poesía, el arte de la creación y la interpretación" [Cuaderno de filosofía, lectura de La Genealogía de la moral. Editorial Tilde]

    Se complica la cosa cuando, al tratarse de temas de intervención de la ideología en los distintos ámbitos del conocimiento, como pueda por ejemplo ser el campo de los estudios históricos, sabemos a través de las tesis del lenguaje de Jacque Lacan que para la significación de un determinado significante," un significante construye un sujeto para otro significante". El point de capiton lacaniano, un significante que se refiere a si mismo, como el nombre propio, funciona como acolchador de los distintos significantes flotantes ( la Ecología, la situación de la mujer...) La comprensión de los mismos siempre parte de un determinado a priori que se refiere a si mismo pero garantiza un determinado sentido. La actitud hacia la Ecología será distinta a los ojos de un cristiano, un conservador, un estadista o un socialista. (Tratar bien los bienes de Dios, la responsabilidad del individuo respecto de la naturaleza, la necesidad de un estado poderoso que proteja los bienes naturales y la lucha de clases como motor redentor de la explotación de los bienes naturales de la humanidad) Pretender un estudio PURO de la Historia es un imposible , sin este a priori , point de capiton, inherente en cada ideología queda incompleto el acto de simbolización a una simple y estéril definición de diccionario incapaz de dar por si mismo el contexto que habilite la posibilidad de relación con el problema. Y este por supuesto no es el único problema:

    ResponElimina
  2. En esta época, pretendida de postideológica, esta lógica es la condición ideológica por excelencia, la coincidencia hegeliana de los opuestos (Ref. Primera sección Ciencia de la lógica de Hegel. Ser, no ser y devenir) en aquello que los opuestos, esto es, los antagónicos que constituyen la historia, coinciden, la cantidad da lugar a calidad y la interpretación idéntica de un mismo hecho, como pueda ser lavarse los dientes, es interpretado como un acto no-ideológico. Se reduce la concepción de ideología a ámbitos políticos, dónde si existe cierta disidencia y se presupone una actitud humana no-ideológica respecto a la relación de ésta con el mundo y el entorno. Entonces se puede hablar de la crítica de Adorno de represión excedente, como una represión que se valora a sí misma como objetiva por sus fundamentos discursivos en la Razón. Coincido básicamente en todo contigo Josep, pero con este matiz; La forma en la que nos referimos al problema (significante flotante) puede constituir parte del problema. La nueva ideología política de la gestión que reduce la antigua gran política a la administración económica es producto de esta ideología de la postideología, de la no posibilidad de un mundo mejor que éste. Debemos admitir que la ideología es el rasgo característico de la relación humana con el mundo, y no algo que se pueda evitar, para poder hacer frente a los nuevos problemas que se presentan. La sustancia ser humano deviene sujeto como respuesta al imperativo simbólico que significa los significantes flotantes y constituye al sujeto como respuesta a esta simbolización. Si renunciamos a este orden simbólicos simplemente nos adentramos en el terreno de lo real (Lacan) dónde no hay símbolo alguno que sustente la realidad, una totalidad inherte en la que se pierden sujeto y objeto por lo que son, construcciones discursivas del ámbito simbólico. La no-ideología es imposible.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sin duda, soy consciente que no puedo prescindir de mi ideología ni de mi subjetividad, pero la magia, es eso, magia, conseguir imposibles.

      Muchas gracias por tu clase de filosofía aplicada.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. ¿UN GENIO?...; ahora entiendo tus... "razonamientos". Y todo por no querer reconocer nuestra indigencia intelectual frente al SER; en acto. Por cierto, también llamado SABIDURÍA, AMOR, etc.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya empezamos con tus descalificaciones.

      Hace pocos días en una aula de la universidad un profesor explicaba la visión del mundo que tenía la sociedad medieval entre el siglo XI y el XIII. Comentaba esos mundos maravillosos en que creían y lo que ellos llamaban monstruos, que nosotros llamaríamos seres extraordinarios. En un momento dado un alumno le pregunto por qué se inventaban esos seres fabulosos. El profesor, después de decirle que esas ficciones sociales aún existen, empezando por los Reyes Magos y Papá Noel / Santa Claus, añadió que es la necesidad de alteridad la que se proyecta en esos seres diferentes cuyo origen en algunos casos es mucho más antiguo puesto que tenemos entre ellos a esfinges, centauros, o sirenas que tienen su origen en la antigüedad. Seres fabulosos que situaban en las zonas ignotas del planeta. Pero en el mundo moderno, una vez explorada la mayor parte del planeta por los europeos, la humanidad abandona esos personajes fabulosos y inventa la ciencia-ficción (hacia el año 1700), con planetas inexplorados donde habitan otros seres fabulosos, como selenitas o marcianos, y esa idea aún pervive hoy en día situando esos seres cada vez más lejos de nuestro planeta. Con lo cual queda patente esa necesidad de proyectar nuestros sueños en la alteridad.

      Tenía la esperanza de que la agudeza de mis queridos lectores les permitiera apreciar que el genio de mi texto (que no es más que uno de esos personajes fabulosos) era tan solo es un recurso narrativo, y aunque se erija en el personaje central de mi narración no es, ni de lejos, la razón, ni siquiera la motivación, de mi texto.

      Por otro lado no comparto contigo esos conceptos absolutos formulados para alejarnos de la realidad. Ya sé que hay gente mucho más sabia que yo, como Parménides, Platón, y Aristóteles, que se erigieron en paladines de ese concepto (me refiero al del ser) en nuestra filosofía y que es un concepto que no solamente corresponde al saber occidental, ya que los filósofos antiguos de China desarrollaron independientemente posiciones acerca del mismo. A pesar de ello algunos de los pensadores más recientes, como Martin Heidegger (muy criticado por su asociación con el régimen nazi), han defendido que este es uno de los mayores errores en la historia de la filosofía y este filósofo en concreto define a la Metafísica como el olvido del ser.

      Es decir, que no estoy en absoluto de acuerdo con esa propuesta de la indigencia intelectual (muy católica, apostólica y romana) con todo lo que conlleva, ya que se contrapone a mi concepto del saber humano.

      Muchas gracias por comentar.

      Un abrazo

      Elimina
  4. ¿Descalificaciones...? ¿dónde?

    Me ha gustado mucho eso de la "alteridad"; es un recurso fácil de eludir la responsabilidad propia; "los "otros", siempre son los responsables de NUESTROS errores.

    El otro día hablando con un amigo, muy "patriota", todos los males de nuestra convivencia venían de España/españoles. ¿Y que ES España, o ser espanyol para ti? pregunté. Lo que no es Catalunya/català, me respondió.

    ¡Perfecto, qué ideas claras! no sabía que Obama, la Reina de Gran Bretaña, etc. fueran españoles.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues ya está claro. Si ni siquiera te enteras cuando estás decalificando a los otros, no hace falta decir más. ¿Cómo puedes así respetar a nadie?

      Elimina
  5. Supongo que a lo que todos aspiramos en último término es a lograr ser felices. A partir de ahí anhelamos unos ingredientes, que suponemos, son los necesarios para conseguirlo. Aunque quizás si tuviesemos la gran suerte de conseguir estas codiciadas metas nos encontrásemos con que sentimos iguamente un desarraigo de nuestras propias vidas. Cuando uno vive en Espaňa que es un vertedero de las más variopintas inmundicias, es fácil imaginar que haciendo un poco (o un mucho) de limpieza otro gallo cantaría, pero en realidad hay ejemplos por el mundo que si lograron minimizar nuestras miserias, sociedades más justas socialmente, con resultados incomparablemente mejores en educación, en sanidad o con indíces de criminalidad bajo mínimos y hasta con una estupenda renta per cápita que luego tienen como primera causa de mortalidad entre la población joven el suicidio. Con esto no pretendo negar que lo que tu expones no sea algo necesario y deseable, ni mucho menos frivolizar con circunstancias muy trágicas que sufre mucha gente, pero tengo la sensación de que algo falla en lo más profundo del estupendo proyecto de bienestar y prosperidad de nuestro primer mundo y no queremos darnos cuenta.
    Con respecto al, vamos a llamarle conservadurismo rancio, (no sabría calificarlo de mamera más concreta) presente en la sociedad espaňola, diría que nuestra pasada dictadura no es la responsable directa de que 40 aňos después exista un cierto tipo de mentalidad reaccionaria que ni siquiera emparenta bien con los conservadores de otros lados y que está igualmente presente en gente que como yo nació ya en democracia. Quizás ciertos principios entorno a la ética, la filosofía, o la política que hace mucho tiempo ayudaron a articular el pensamiento de otras sociedades nunca llegaron aquí, o fueron neutralizados. No lo se, pero tengo la impresión de que nuestra Dictadura no fue tanto la razón como una consecuencia de nuestras particulares carencias, y que innegablemente ayudó a afianzar más todavía.

    (...)

    ResponElimina
  6. (...)
    En cuanto a lo que comentas sobre el conocimiento, creo que la información es un poder, lo es en manos del individuo que adquiere con ella una herramienta para pensar y decidir, y lo es más todavía en manos de los que pueden crear corrientes de opinión, escribir los libros de historia, formular leyes y tomar decisiones que afectan a nuestras vidas. Por tanto deberíamos dar por hecho que en mayor o menor grado se intentará manipular la información de forma interesada. Ahora bien, nuestro gran drama en Espaňa radica en que a penas tenemos nada para enfrentar este panorama. Los intelectuales progresistas no se sabe donde están o a que se dedican, nadie protege nuesto derecho a recibir una información honesta y veraz, los tribunales de justicia están poco menos que al servicio de los intereses del gobierno y hay una proporción enorme de la población que se escandaliza por chorradas mientras demuestra una inagotable tolerancia hacia la difamación y la mentira. Nuestro pensamiento crítico se traduce en elegir sin más la versión que más coviene para cada cosa, o algunos ya ni eso. Vivimos en un país en el que la perla del día es que un "famoso" ha salido diciendo "si yo me he olvidado de mi abuelo que hagan los demás lo mismo" y es que desde ningún ámbito alguien es capaz de articular una respuesta coherente. Este es el nivel que tenemos. El escritor Kenzaburo Oé (premio Nobel de literatura en 1994) al que tanto admiro, montó un buen revuelo en su país después de publicar un ensayo en el que implicaba de manera directa al gobierno imperial y al ejército japonés en la muerte de más de 500 compatriotas civiles durante la batalla de Okinawa en 1945, enfrentando así la versión oficial de su gobierno, según la cual habían perecido en su totalidad como víctimas de los bombardeos americanos, un relato que a su vez se había estudiado en los libros de historia en los colegios durante generaciones. Primero intentaron desacreditarle y fue presionado para retractarse, no lo hizo. Finalmente dos altos cargos del ejército respaldados por el gobierno lo llevaron ante los tribunales, exigiéndole además una compensación millonaria por daňos morales. Cabe plantearse ante tal panorama lo que hubiese sucedido en Espaňa. En 2008 los tribunales dieron la razón al escritor. Tras la sentencia la ciudadanía japonesa salió a la calle para protestar por el engaňo institucional sufrido y defender la memoria y la dignidad de sus víctimas. El gobierno japonés se vió obligado a retirar los libros de texto escolares y relatar en los nuevos, sin falacias, la verdad de aquellos acontecimientos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No sé porqué tengo la sensación de que te conozco, aunque hayas comentado como anónimo.

      Creo que en las universidades españolas, cuando menos, en la catalanas, hay un sin fin de intelectuales que son muy críticos con el gobierno y su ideología. A pesar que no me atrevería a decir que todos sean de izquierdas, puesto que desde mi punto de vista tanto el PP como Ciudadanos están muy a la derecha, a pesar de que ellos se cualifiquen como centro, el centro que en todo caso ocuparía el PSOE...

      De todas formas como ha dicho más de un sabio, por mucho que se esfuerce un historiador nunca podrá ser objetivo, ya que sus cargas culturales y su propia carga ideológica están siempre interfiriendo en su labor. Por mucho que intente no "manipular la información de forma interesada" no podrá evitar que su subjetividad interfiera en su labor.

      Cuando yo me "¿qué hemos hecho mal? Donde nos hemos equivocado?" me estoy refiriendo a toda nuestra existencia, a los 200.000 de existencia del hombre moderno o homo sapiens. Nuestra civilización y nuestra historia solo tiene 10.000 años, pero hemos llegado donde estamos por lo que los humanos hemos hecho durante esos 200.000... ¿Cuando nos equivocamos? ¿En qué nos equivocamos como especie para llegar a esta mierda de sociedad? Eso es lo primero que quisiera saber para plantearme si esto tiene solución y cual es esa solución...

      En fin, muchas gracias por tu comentario,

      Un abrazo.

      Elimina
    2. Hola Peace.
      Ya lo dice ese dicho de "que malo es conocerse". Pues tienes razón, soy Pucho. Cambié de teléfono y a tu blog no le debe gustar el nuevo porque no me deja comentar con mi perfil público, alomejor es una indirecta... :-P Pensé que había puesto mi nombre al final, mis disculpas por el lapsus. En cualquier caso, creo que cuando se debate lo importante son los argumentos y no las fuentes, aunque en este país, tan dado a las descalificaciones ad hominem no se siga demasiado esta teoría.
      En cuanto al tema de los intelectuales, te dejo una reflexión del tan odiado Pablo Iglesias, con la que estoy totalmente deacuerdo. A eso me refería con lo que dije.

      https://youtu.be/ybvQkOXNPPc

      Un abrazo
      Pucho

      Elimina
    3. No te preocupes, dejaste pistas suficientes como para que pudiera identificarte. Aunque me parece bien que si el sistema no te deja usar tu perfil (te aseguro que no es cosa mía) pongas tu nombre al final.

      En uno de los intelectuales de izquierdas catalanes en que pensé cuando decía que los había, es justamente Josep Fontana el cual menciona Pablo Iglesias en su comentario. Y en su departamento de la universidad, de la cual es profesor emérito, me consta que hay gente muy honesta trabajando estos temas con mucha honestidad.

      No he tenido la suerte de dar con ninguno de esos intelectuales que te llevan a su casa para ponerte música y tocarte las tetas. Entiendo que Pablo Iglesias proponga con su sana ironía que los intelectuales pasen a la acción, que se pongan a difundir su saber y hacerlo llegar a la población, pero me parece igual de lícito el papel de esos sabios, como Josep Fontana, que dedican su labor al ámbito de la universidad y dejen que sean otros los que se dediquen a difundirlos o en todo caso lo hagan en obras escritas cuya difusión es muy limitada.

      Aunque yo soy de los que creen, como Pablo Iglesias, que hay que pasar a la acción antes de que esto sea irreversible sin una revolución.

      Un abrazo.

      Elimina