Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dilluns, 23 de desembre de 2013

Democràcia vs. Llei --- Democracia vs. Ley

[Entrada 15]

Democràcia vs. Llei


El 22 de juliol de 2010 el Tribunal Internacional de Justícia de la Haia va llegir la sentència sobre la independència de Kosovo i va dictaminar que "la declaració d'independència del 17 de febrer del 2008 no va violar el dret internacional general". El tribunal va prendre aquesta decisió arran de la denúncia que va presentar Sèrbia a l'ONU contra la declaració unilateral d'independència de Kosovo.

A la sentència hi diu:
“Declarem que no existeix en Dret Internacional cap norma que prohibeixi les declaracions unilaterals d’independència. Declarem que quan hi ha contradicció entre la legalitat constitucional d’un Estat i la voluntat democràtica, preval aquesta segona, i declarem que en una societat democràtica, a diferència d’una dictadura, no és la Llei la que determina la voluntat del ciutadans, sinó que és aquesta la que crea i modifica quan sigui necessari, la legalitat vigent.”
Ho sap el govern central d'Espanya? Llavors com pot dir les coses que diu? Què sàpiga Sepharad que en una societat democràtica, a diferència d’una dictadura, no és la Llei la que determina la voluntat del ciutadans.

Una abraçada.


Aclariment: Sepharad és el nom que es dóna el llengua hebrea a Espanya i és el que usava el poeta Salvador Espriu per esmentar-la eludint la censura de la dictadura franquista.





Democracia vs. Ley


El 22 de julio de 2010 el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya leyó la sentencia sobre la independencia de Kosovo y dictaminó que "la declaración de independencia del 17 de febrero de 2008 no violó el derecho internacional general". El tribunal tomó esta decisión a raíz de la denuncia que presentó Serbia a la ONU contra la declaración unilateral de independencia de Kosovo.

En la sentencia se dice :
"Declaramos que no existe en Derecho Internacional ninguna norma que prohíba las declaraciones unilaterales de independencia. Declaramos que cuando hay contradicción entre la legalidad constitucional de un Estado y la voluntad democrática, prevalece esta segunda, y declaramos que en una sociedad democrática, a diferencia de una dictadura, no es la Ley la que determina la voluntad de los ciudadanos, sino que es ésta la que crea y modifica cuando sea necesario, la legalidad vigente."
¿Lo sabe el gobierno central de España? ¿Entonces cómo puede decir las cosas que dice? Qué sepa Sepharad que en una sociedad democrática, a diferencia de una dictadura, no es la Ley la que determina la voluntad de los ciudadanos.

Un abrazo.

Nota aclaratoria: Sepharad es el nombre que se da el lengua hebrea a España y es el que usaba el poeta Salvador Espriu para mencionarla eludiendo la censura de la dictadura franquista.

10 comentaris:

  1. No entiendo mucho nada sobre Derecho Internacional, pero si la voluntad democrática de los ciudadanos prima sobre la Constitución, para que está la Constitución...???
    Creo que la Constitución está sobre todas las cosas, les guste a quien le guste y sino le gusta, que la cambie pero por escrito, en un congreso general constituyente.
    Porque si vamos a dejar que una sociedad por más democrática que sea, imponga sus deseos pobre de nosotros...
    Ojo, no hablo de lo que pasa en España. Hablo de lo que pasa acá, donde la sociedad democrática se impone sobre la Constitución y así nos va... (para la mierda...!!!)
    Besos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo tampoco soy especialista en este tema por eso debo creerme lo que se me dice. Si no me equivoco se entiende que la constitución es el marco de referencia pactado según la voluntad del pueblo (cuando es democrática, claro). Todo evoluciona y el pueblo también y por eso las constituciones son algo vivo que se van cambiando poco a poco. Yo no sé cuantas enmiendas lleva ya la de los USA, por pooner un ejemplo. Por tanto, ninguna ley es inamovible, ni la carta magna o constitución.

      Lo dice muy bien ese texto, en democracia, las leyes son fruto de la voluntad popular, y por tanto la misma voluntad popular puede hacerlas cambiar.

      Respecto al tema concreto. Ninguna constitución o carta magna del mundo prevé la segregación de una parte de su territorio, en cambio solo en Europa ha habido unas cuantas sin que eso haya requerido, como fue el caso de Kosovo, una declaración unilateral o una guerra. Me refiero por ejemplo a Noruega, o a Chequia y Eslovaquia...

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Tanto la sentencia a la que aludes, como la argumentación que la sustenta, me parecen impecables. Lo único que pongo en cuestión en este caso es que lo de Kosovo y lo de Cataluňa puedan ser equiparables.
    Lo que a mi me llega, dicho con toda la precaución, ya que al fin y al cabo no dejo de ser un observador distante, es que ( según las encuestas) los que apoyan la opción independentista catalana representan un 55% de la población total, frente al resto. En mi opinión es complicado aquí hablar de una voluntad ciudadana suficientemente sólida y clara. Sería estupendo poder celebrar el famoso referendum para intentar poner las cosas un poco más en claro, pero está visto que en manos del gobierno actual la democracia en este país no puede aspirar a tanto, y eso que no son sólo los catalanes, si no los espaňoles en general los que se posicionan a favor de la consulta.
    Al hilo de esto de las mayorías, recuerdo haber leído en el diario El Pais cuando lo de la famosa cadena humana independentista, que a Tarragona tuvieron que desplazarse varios autocares de manifestantes de otras zonas para poder cubrir la ruta, ya que (al parecer), la opción independentista en dicha provincia no alcanza siquiera un apoyo del 5%. A partir de ahí me pregunto, ¿ No tendrían derecho los ciudadanos de Tarragona como tal a decidir democráticamente su futuro al margen del resto de catalanes?, ¿ y los de Lleida?. Sin embargo parece que no, porque según el gobierno Catalán, Cataluňa puede declararse unilateralmente independiente de Espaňa, pero a partir de ahí ya es indivisible. Me pregunto por qué la voluntad popular puede suscribirse a una comunidad y no a una provincia, sería voluntad ciudadana en cualquier caso, ¿no?.
    En fin, me parece que, como siempre, el problema está en que la voluntad de unos se contrapone a la de otros y que al final siempre el que está en el poder trata a toda costa de salirse con la suya.

    Abrazos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Entiendo tu preocupación, aunque creo que en cualquier democracia el 50,0000001% ya es mayoría, a pesar de que casi sea un empate. Pero todo tiene su punto de vista. Según los últimos sondeos el NO a la independencia de Cataluña sería de un 23,4% frente a un 55,6% a favor (el resto no se pronuncia), eso significa que más 2 de cada tres ciudadanos que se pronuncia está a favor de la independencia (es decir que el 70,4% serian votos favorables).

      Por otro lado no sé de donde has sacado tú esa información sobre Tarragona ya que según creo Tarragona es la tercera provincia que más apoyo daría a favor de la independencia, por delante de la provincia de Barcelona. Aunque estoy contigo en que no haya más certeza que la podría dar una votación real cosa que de momento se ve muy lejos.

      Creo que de la forma que funcionamos aquí en Cataluña, si fuera cierto una parte importante del territorio, como es la provincia de Tarragona o la de Lleida, estuvieran claramente en contra de esta opción se plantearían la cosas de otra forma: Tengo familia directa, tanto en la provincia de Tarragona como en la de Lleida y sé que eso no es cierto. La mayoría de la gente en esas tierras està por la independencia. Además, aunque te cueste de creer, aquí hay cierta euforia sobre este tema. Todo el mundo cree que es algo ya inevitable.

      En todas las tertulias catalanas de radio y televisión se dice que el factor más poderoso a favor del independentismo, es el gobierno del PP cada nueva ley, cada declaración, incluidas las de la Sanchez Camacho, generan nuevos independentistas.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Parece como que trato de convencerte de algo y no es así. Simplemente no me gusta la idea de que la voluntad de unos se haga a costa de la de otros. Prefiero pensar que es posible buscar un lugar común, alguna solución posible que si bien no deje a todos contentos, porque eso siempre es imposible, al menos no deje a una de las partes despreciada y ninguneada. Evidentemente con el gobierno que hay ahora en Espaňa esto es inviable. Son politicamente totalitarios y excluyentes. Pero me gustaría pensar que entre todos podríamos cambiar esto. A lo mejor es utópico, pero forma parte de mi aspirar o soňar al menos con esa idea del bien común.
    Un 55,6% es una mayoría legal, eso no lo discuto. También desde el gobierno de la nación de aferran al tema de la legalidad para prohibir el referendum. Pero precisamente aquí estamos hablando de que el marco de la legalidad a veces no es suficiente. Un 55,6% puede representar la mayoría legal, pero en mi opinión no lo convierte en una mayoría moral suficiente para tomar una decisión como ésta.
    Evidentemente, como habitante de Madrid la euforia de la que tu hablas, aquí no existe. En Madrid esto se vive desde una pluralidad de sentimientos entre los que predomina el hartazgo. A nosotros nos toca pagar más impuestos que a nadie, nuestro diferencial entre lo que aportamos y lo que recibimos es todavía peor que el de los catalanes y ahora por encima tenemos la desagradable impresión de que los catalanes nos han elegido para ser "los malos" de su historia. En cuanto a los catalanes que te puedas encontrar aquí, en lugar de euforia lo que les ves es preocupados. Se enfrentan a un futuro en el que sus familias o parte de ellas habitarían un país extranjero y tendrían nacionalidades distintas, para ellos no es precisamente la panacea. Tengo aquí una conocida de Badalona que un día llegó a Madrid sin conocer a nadie y prácticamente con lo puesto, porque allí se enamoró de alguien, pero eligió tan mal que pensó que huir era su única salida. Y Madrid la acogió sin reservas porque ésta es una ciudad extremadamente integradora, tanto para lo bueno como para lo malo. Esta chica vive ahora con el miedo en el cuerpo de que tras la independencia, o incluso sin llegar a ella, todo ese entorno que un día la acogió se le vuelva después hostil. Todos decimos que eso no ocurrirá nunca, pero en realidad quien lo sabe. La realidad catalana que yo vivo es ésta.
    Y en cuanto a mi, que desde la izquierda sueňo con la utopía de que algún día los débiles del mundo conseguirán unirse en contra del poder que los oprime, esto del independentismo catalán es simplemente triste, más todavía liderado por un seňor tan de derechas como es el sr Mas, que no hace ni dos días partía piňas con los PPeros.
    En cualquier caso, por encima de mis propias ideas y sentimientos yo respeto al que piense y sienta distinto. Creo además, que pese a que a los espaňoles como ciudadanos ( y doblemente a los madrileňos) nos hayan casi demonizado desde las instituciones catalanas, no somos mayoritariamente ni tan intolerantes ni tan fascistas como nos pintan a veces. Cuando la semana pasada salió el gobierno a prohibir el referendum, Los de La Razón ( una de las joyas de "la caverna") hicieron una encuesta para preguntar si la gente estaba de acuerdo con que se hiciera la consulta y acabaron con un resultado favorable de casi el 90%. Desde la orilla ideológica opuesta los de Público obviaban esa cuestión y se lanzaban a preguntar por las cuestiones de fondo, cerraban con cerca de un 70% a favor de que Cataluňa fuese un estado. Los que elegían la opción de un Estado independiente superaban por poco el 50%. Una mayoría casi igual para el conjunto del Estado, que la de los propios catalanes.

    En fin, espero que no te haya resultado ofensivo nada de lo que he dicho. Sólo trato de exponer mis opiniones lo más sinceramente posible

    Abrazos y Felices fiestas

    http://elpais.com/elpais/2013/09/27/opinion/1380302858_761833.html

    ResponElimina
    Respostes
    1. A ver. Yo creo que cuando en Cataluña se habla mal de Madird se habla mayoritariamente del gobierno central que nunca ha sido capaz de entender de que va el problema catalán. Aunque a veces también sea de esa Comunidad gobernada des de hace años por el PP y de esa ciudad cuyo Ayuntamiento (que creo que es el más endeudado, y con diferencia, del territorio español) también tiene al PP en el gobierno. No de sus ciudadanos.

      Tengo amigos madrileños afincados en Cataluña que tienen una visión muy distinta del problema del que tienen tus amigos y conocidos catalanes afincados en Madrid. Algunos tan independentistas como yo.

      Cuando empezó esta democracia, en 1977, la mayoría de catalanes teníamos la esperanza de que por fin se iban a resolver nuestro desencaje, pero la sentencia del constitucional del 2010 forzada por el PP acabó con cualquier esperanza.

      Creo que esa visión que tenéis desde el centro que la cuestión es el dinero no es la más acertada y es la no es deja comprender cual es el fondo de la cuestión... Al fin y al cabo para muchos de vosotros somos más polacos que españoles... Ya sé que he hecho una caricaturización del tema, pero la cosa va más por ahí que por el tema del dinero, ya que lo catalán para muchos no es español y en realidad se debería apreciar a Joan Maragall como poeta español tanto como a Juan Ramón Jiménez. Otro ejemplo: En todas las universidades inglesas y en muchas universidades europeas hay catedras y estudios de catalán ¿Cuantas hay en España fuera del territorio Catalán-Valenciano-Balear? Pues eso te tendría que dar idea de por donde va la cosa...

      Evidentemente, toda esa involución que está orquestando el PP no ayuda en nada. Pero es que tampoco nos creemos al PSOE que perdió su oportunidad con la reforma del estatuto que orquestó Pascual Maragall (del PSOE) y que recortó una comisión en el Congreso de los diputados que presidía (y dirigía) Alfonso Guerra (también del PSOE).

      Aunque el Sr. Mas, líder de una derecha no ultra-liberal ni cargada de elementos filofranquistas como el PP y que incluso tiene tintes socialdemócratas, se haya subido al carro de la independencia el 11 de septiembre del 2012, los partidos que lideran esa idea en el Parlamento Catalán están más a la izquierda como ERC o la CUP (que está a la izquierda de ICV. En ICV está integra a la fracción catalana de Izquierda Unida).

      En el texto de Teresa Lozano en el País no queda claro si se refiere a la ciudad o la provincia, pero seguramente debe referirse a la ciudad donde ganó el PP en la últimas municipales. Yo estuve en la provincia de Tarragona en esa cadena humana, y me parece una exageración lo que cuenta. Es cierto que fue el espacio que costó más de cubrir, pero de eso a lo que concluye la articulista hay una distancia considerable.

      No olvides que lo que está pidiendo Mas y el Parlamento Catalán es poder votar. Lo cual no es más que ejercer la democracia. Analizar el resultado y sacar conclusiones vendrá después de que se haya podido ejercer ese derecho democrático a pronunciarnos y eso por el momento no rompe nada ni pone ninguna frontera. Una vez se sepa el resultado real podemos discutir todo lo demás

      No, no me siento en absoluto ofendido. Al contrario me alegra que entre tu y yo haya este diálogo desde posiciones, al menos aparentemente, muy distantes aunque que creo que no lo son tanto. Los políticos no son capaces de mantenerlo.

      Quiero agradecerte una vez más la aportación de tu comentario.

      Un nuevo abrazo y felices fiestas.

      Elimina
  4. Ups! Tema peliagudo! No sé yo... para eso habría que cambiar la Constitución... ¿no?

    ResponElimina
    Respostes
    1. En Inglaterra no les ha hecho falta... Todo es una cuestión de voluntades democráticas...

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  5. Kosovo la tiene dura, ni idea si estan en razón o no.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Espero que el Tribunal de La Haya si que tenga razón.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina