Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dimarts, 31 de desembre de 2013

Excedents --- Excedentes

[Entrada 17]

Excedents


No fa gaire, un expert en història em deia que la jornada laboral de l'home primitiu (caçador o pescador/recol·lector) s'ha estimat en unes 4 hores. O sigui que treballava unes 28 hores setmanals. Això em va fer recordar una anècdota que circula per internet que conta la trobada casual entre un senzill pescador i un emprenedor home de negocis. En una de les versions diu:
Un home de negocis nord-americà era al embarcador d'un poblet costaner de Mèxic quan va arribar una barca amb un sol tripulant i diverses superbes tonyines. El nord-americà va felicitar el mexicà per la qualitat del peix i li va preguntar quant de temps havia trigat a pescar.
El mexicà va replicar:
- Oh! Només una estoneta.
Llavors el nord-americà li va preguntar per què no s'havia quedat més temps per capturar més peixos. El mexicà va dir que ja tenia prou per a les necessitats de la seva família.
El nord-americà va tornar a preguntar:
- I què fa vostè llavors amb el seu temps?
El mexicà va contestar:
- Dormo fins tard, pesco una mica, jugo amb els meus fills, faig la migdiada amb la meva dona. vaig cada tarda al poble a prendre unes copes i a tocar la guitarra amb els amics... No m'avorreixo.
El nord-americà va dir amb to burleta:
- Sóc un graduat de Harvard i li podria donar un cop de mà. Hauria de dedicar més temps a la pesca i amb els guanys comprar-se una barca més gran.
- I perquè vull una barca més gran?
- Doncs encara podria pescar més i amb els beneficis que li reportaria podria comprar diverses barques. Amb el temps. podria fer-se amb una flota de barques de pesca. En comptes de vendre la seva captura a un intermediari. se la podria vendre al majorista; fins i tot podria arribar a tenir la seva pròpia fàbrica de conserves. Controlaria el producte, el procés industrial i la comercialització. Podria anar-se'n d'aquest llogaret i mudar-se a Ciutat de Mèxic, després a Los Angeles i finalment a Nova York, on dirigiria la seva pròpia empresa en expansió.
- Però senyor, quant de temps tardaria tot això?
- De quinze a vint anys.
- I després què?
El nord-americà va deixar anar una riallada i va dir que això era la millor part:
- Quan arribi el moment oportú. pot vendre l'empresa en borsa i fer-se molt ric. Guanyaria milions.
- Milions, senyor? I que faig jo amb tants diners?
- Es podria retirar. Anar-se'n a un petit poble costaner com aquest on podria dormir fins tard. pescar una mica, jugar amb els seus néts. fer la migdiada amb la seva dona i anar-se'n de passeig al poble per les tardes a prendre unes copes i tocar la guitarra amb els seus amics...
- Com faig ara. senyor? Doncs no li veig jo...
Segons diuen els historiadors les diferències socials van aparèixer en les societats agrícola-ramaderes quan van començar a aparèixer excedents i amb ells la cobdícia.

- Llavors uns quants cobdiciosos es van aprofitar l'afany de poder d'alguns ingenus i de la crueltat d'altres malvats per imposar la civilització...

- Escolta! Para! Para! Això és la civilització?

- I tant, què t'imaginaves?

- Doncs no li veig jo...

Una abraçada.






Excedentes


No hace mucho, un experto en historia me decía que la jornada laboral del hombre primitivo (cazador o pescador/recolector) se ha estimado en unas 4 horas. O sea que trabajaba unas 28 horas semanales. Eso me hizo recordar una anécdota que circula por internet que cuenta el encuentro casual entre un sencillo pescador y un emprendedor hombre de negocios. En una de sus versiones dice:
Un hombre de negocios norteamericano estaba en el embarcadero de un pueblecito costero de México cuando llegó una barca con un solo tripulante y varios soberbios atunes. El norteamericano felicitó al mexicano por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo había tardado en pescarlo.
El mexicano replicó:
-¡Oh! Sólo un ratito.
Entonces el norteamericano le preguntó por qué no se había quedado más tiempo para capturar más peces. El mexicano dijo que ya tenía suficiente para las necesidades de su familia.
El norteamericano volvió a preguntar:
-¿Y qué hace usted entonces con su tiempo?
El mexicano contestó:
-Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer, voy cada tarde al pueblo a tomar unas copas y a tocar la guitarra con los amigos... No me aburro.
El norteamericano dijo con tono burlón:
- Soy un graduado de Harvard y le podría echar una mano. Debería dedicar más tiempo a la pesca y con las ganancias comprarse una barca más grande.
- ¿Y para que quiero una barca más grande?
- Pues aun podría pescar más y con los beneficios que le reportaría podría comprar varias barcas. Con el tiempo, podría hacerse con una flotilla de barcas de pesca. En vez de vender su captura a un intermediario, se la podría vender al mayorista; incluso podría llegar a tener su propia fábrica de conservas. Controlaría el producto, el proceso industrial y la comercialización. Podría irse de esta aldea y mudarse a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y finalmente a Nueva York, donde dirigiría su propia empresa en expansión.
- Pero señor, ¿cuánto tiempo tardaría todo eso?
- De quince a veinte años.
- Y luego ¿qué?
El norteamericano soltó una carcajada y dijo que eso era la mejor parte:
- Cuando llegue el momento oportuno, puede vender la empresa en bolsa y hacerse muy rico. Ganaría millones.
- ¿Millones, señor? ¿Y que hago yo con tanto dinero?
- Se podría retirar. Irse a un pequeño pueblo costero como este donde podría dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con sus nietos, hacer la siesta con su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos....
- ¿Cómo hago ahora, señor? Pues no veo yo...
Según dicen los historiadores las diferencias sociales aparecieron en las sociedades agrícola-ganaderas cuando empezaron a aparecer excedentes y con ellos la codicia.

- Entonces unos pocos codiciosos se aprovecharon del afán de poder de algunos ingenuos y de la crueldad de otros malvados para imponer la civilización...

- ¡Oye! ¡Para! ¡Para! ¿Eso es la civilización?

- Pues claro ¿qué imaginabas?

- Pues no le veo yo...

Un abrazo.

10 comentaris:

  1. Guauuuuu !!! Pero k preciosa historia Peace !!! Yo personalmente no llego a comprender,el xk del exacervado afan de codicia del ser humano.Es totalmente absurdo el camino de las nuevas generaciones y su afan x todos los medios en separarse de una vida sencilla y natural,con el unico afan de ganar dienero para gastarlo despues en vanalidades k nunca suelen conducir a nada de provecho.Ojala la humanidad tomara como ejemplo la forma de vida del sencillo pescador mexicano,escapara de la dictadura de las grades corporaciones,y k esta bolbiera a encotrarse en comunion con la naturaleza y cosigo misma.Sin ninguna duda el mudo sereria un lugar mejor.Tu k opinas?.....
    AHHHH x cierto Peace k seme abia olvidado:
    K feliz navidad amigo jejeje.Espero k pases una muy feliz nochevieja junto a los tullos,y k el nuevo año k vamos a empezar te colme de bienes y de alegrias.

    FELIZ AÑO NUEVOOO !!! UN BESAZO ENORME CAMPEONNNN !!!
    K dios te vendiga.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias, feliz año también para ti... Disfruta esta noche.

      Hace tiempo que leí está historia y ha sido un modelo que he aplicado en más de una ocasión. Me alegra que te haya gustado.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. El consumismo nos crea 'necesidades' nuevas y siempre andamos preocupados en satisfacerlas.
    Feliz año

    ResponElimina
    Respostes
    1. No es más que una trampa en la nos dejamos atrapar.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Tenia un profesor de historia que siempre decía que los problemas de la humanidad empezaron cuando el primer hombre primitivo trazón un círculo en el suelo con un palo y dijo "esta tierra es mia"...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Eso dicen los historiadores con los excedentes llegó la riqueza y las desigualdades...

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  4. Ja me l'havies explicada, és excel·lent.

    De fet és així, les imposicions d'autoritat varen nèixer amb l'excedent. També es creu que la monopolització jugà un paper important.

    Un petó

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sí, és clar, una cosa va lligada amb l'altre, poder i cobdícia...

      Moltes gràcies per l'aportació del teu comentari.

      Una abraçada.

      Elimina
  5. Ya conocía esta historia, aunque en una versión algo distinta. La encontré un día por casualidad por youtube. Me gustó mucho entonces y sigo opinando igual.
    En teoría vimos esclavizados por una civilización consumista, convertidos nosotros mismos en bienes de consumo. Tenemos muchas comodidades y más cosas que nunca, pero no somos más felices.
    A pesar de esto, no se si seríamos capaces de vivir de otra manera o si querríamos hacerlo. Utopías aparte, (porque pescando un rato al día no se mantiene una familia), lo cierto es que esa idílica vida del pescador no parece el ideal de una sociedad como la nuestra, a la que sólo pensar en prescindir del teléfono móvil ya le parece un drama terrible.

    Abrazos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si el hombre primitivo podía vivir con solo 4 horas de dedicación, es fácil inferir que el progreso es que debamos dedicarle menos horas a la subsistencia, no más. Creo que es fácil de entender, ¿no crees?

      Si un pescador no puede vivir pescando un ratito ¿No será porque hay mucha gente viviendo de su pesca?

      Creo que te estás dejando engañar por los que se benefician de todo esto. ¿Por qué no va a ser posible trabajar menos y disponer de toda esa tecnología de la que crees que no podrías prescindir? ¿Quien nos dice eso? ¿No será que a hay a quien le interesa que creamos que eso no es posible? Una de las noticias de hace pocos días fue que, a pesar de esta grave crisis, los más ricos se siguen enriqueciendo sin parar y cada vez a un ritmo más rápido.

      Creo que al cualificar de utopías estas realidades estás aceptando el sistema que te esclaviza, y el seguir esclavizado.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina