Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

diumenge, 26 de gener de 2014

Democràcia? --- ¿Democracia?

[Entrada 23]

Democràcia?


Sincerament crec que el sistema democràtic espanyol està lluny de ser el que pretén ser, vull dir que està lluny de ser autènticament democràtic. De fet, hi ha gent més saberuda que jo que n'ha anomenat una partitocràcia i de fet és això: l'imperi dels partits.

Això esdevé indiscutible quan d'una banda les eleccions es fan sobre llistes tancades en les que són els partits els qui, pel sistema que els dóna la gana i sense cap mena de control o limitació, han posat els noms dels seus candidats. Vull dir que el sistema de confecció de llistes l'estableix cada partit sense condicionants ni limitacions. I d'altra banda el ciutadà ha de triar una llista d'aquestes, sense poder-la modificar (no pot afegir o treure a ningú) per votar. Això vol dir que el ciutadà es veu obligat a votar partits i no a persones, malgrat que formalment voti persones ja que les llistes tancades obliguen en això. Un sistema que no ha impedit, com es pretenia, que un delinqüent pugi muntar el seu propi partir i fins i tot usar com a sigles del partit el seu propi cognom.

La segona cosa que li dóna força en aquesta idea és la disciplina de partit. Els diputats no poden votar en els parlaments, consells, capítols, diputacions ni ajuntaments segons els seu criteri sinó que ha de votar el que li digui el partit, sota risc de ser sancionat o expulsat del partit si no ho fa. L'única taca que té aquest sistema tancat és que un electe malgrat sigui expulsat del grup o del partit no per el seu escó, de manera que si un diputat és expulsat del partit, el partit es queda sense l'escó si l'electe no renuncia a ell i passa a l'anomenat grup mixt. Aquest grup mixt està format pel diputats dels partits que no tenen un mínim de cinc representants i dels que s'han quedat fora dels grups de partit. En resum, normalment tots els representants d'un mateix partit voten el mateix (com un sol home) encara que hi hagi divisions internes. Quasi mai, per no dir mai, es dona llibertat de vot als membres del partit i no es reflecteixen les divisions internes en el vot (llevat casos estranys com el de la CUP).

A més, això de la disciplina de partit dut a l'extrem faria innecessàries les cambres, n'hi hauria prou amb un representant de cada partit que tingués tants vots com escons li correspondrien al partit, no creieu?

En resum, sense una garantia de democràcia interna en els partits, el votants quedem en mans de la direcció d'aquests partits que, a més, s'han presentat amb uns programes electorals que després no compleixen i que el ciutadà no té cap altre mecanisme per exigir-li-ho que esperar a les següents eleccions. Però és que a més aquest sistema fa possible casos com el de Barcenas que s'ha enriquit personalment venent prebendes i avantatges als grans capitals per finançar il·legalment el seu propi partit ja que és el partit qui decideix el vot dels seus diputats i regidors (i no passa res).

He d'acceptar el que les cúpules dels partits (corruptes) vulguin fer perquè han aconseguit més vots? De quins mecanismes disposa el ciutadà per fer arribar la seva opinió als qui m'haurien de representar? Em puc sentir representat davant d'això? On és la democràcia?

Una abraçada.






¿Democracia?


Sinceramente creo que el sistema democrático español está lejos de ser lo que pretende ser, quiero decir que está lejos de ser auténticamente democrático. De hecho, hay gente más sesuda que yo que ha llamado una partitocracia y de hecho es eso: el imperio de los partidos.

Eso resulta indiscutible cuando por un lado las elecciones se hacen sobre listas cerradas en las que son los partidos los que, por el sistema que les da la gana y sin ningún tipo de control o limitación, han puesto los nombres de sus candidatos. Quiero decir que el sistema de confección de listas la establece cada partido sin condicionantes ni limitaciones. Y por otro lado el ciudadano debe elegir una lista de esas, sin poder modificarla (no puede añadir o quitar a nadie) para votar. Esto quiere decir que el ciudadano se ve obligado a votar a partidos y no a personas, a pesar de que formalmente vote personas ya que las listas cerradas obligan en eso. Un sistema que no ha impedido, como se pretendía, que un delincuente pueda montar su propio partir y incluso usar como siglas del partido su propio apellido.

La segunda cosa que le da fuerza en esta idea es la disciplina de partido. Los diputados no pueden votar en los parlamentos, consejos, cabildos, diputaciones ni ayuntamientos según su criterio sino que tiene que votar lo que le diga el partido, bajo riesgo de ser sancionado o expulsado del partido si no lo hace. La única mancha que tiene este sistema cerrado es que un electo aunque sea expulsado del grupo o del partido no por su escaño, de manera que si un diputado es expulsado del partido, el partido se queda sin escaño si el electo no renuncia a él y pasa al llamado grupo mixto. Ese grupo mixto está formado por diputados de los partidos que no tienen un mínimo de cinco representantes y de los que se han quedado fuera de los grupos de partido. En resumen, normalmente todos los representantes de un mismo partido votan lo mismo (como un solo hombre) aunque haya divisiones internas. Casi nunca, por no decir nunca, se da libertad de voto a los miembros del partido y no se reflejan las divisiones internas en el voto (salvo casos raros como el de la CUP).

Además, eso de la disciplina de partido llevado al extremo haría innecesarias las cámaras, bastaría con un representante de cada partido que tuviera tantos votos como escaños le corresponderían al partido, ¿no creéis?

En resumen, sin una garantía de democracia interna en los partidos, los votantes quedamos en manos de la dirección de estos partidos que, además, se han presentado con unos programas electorales que luego no cumplen y que el ciudadano no tiene otro mecanismo para exigírselo que esperar a las siguientes elecciones. Pero es que además ese sistema hace posibles casos como el de Barcenas que se ha enriquecido personalmente vendiendo prebendas y ventajas a los grandes capitales para financiar ilegalmente su propio partido ya que es el partido quien decide el voto de sus diputados y concejales (y no pasa nada).

¿Debo aceptar lo que las cúpulas de esos partidos (corruptos) quieran hacer porque han conseguido más votos? ¿De qué mecanismos dispone el ciudadano para hacer llegar su opinión a los que tendrían que representar? ¿Me puedo sentir representado ante eso? ¿Dónde está la democracia?

Un abrazo

10 comentaris:

  1. Parece que estuvieras comentando la actualidad política organizativa de mi país (Argentina).

    Lamentablemente, estas cuestiones, acá están tan enquistadas, que se asumen y son aceptadas por todo el electorado.

    Habría que cambiar tantas cosas...!!! A veces pienso que la 'democracia' en sí no existe.

    Acá tenemos tantos ejemplos de esto, que me resulta imposible, responder a las preguntas que te hacés en el último párrafo.

    Sólo queda ser mudo testigo, de algo que no 'debería' ser pero 'es'. Y esperar, a 2015, en nuestro caso, para elegir a otro o al mismo, que repetirá actitudes y así vamos marchando hacia el futuro, sabiendo que 'andamos mal pero que vamos bien'...

    Besos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me sorprende ese conformismo que manifiestas, puede que sea porque yo a tu edad creía que los jóvenes íbamos a cambiar el mundo, y sigo sin conformarme en que las cosas que están mal sigan como están. Puedes pensar que mi actitud no aporta nada, pero yo sé que no es así, sé que mi actitud hace reflexionar a más de uno y se expande como una mancha de aceite.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
    2. Tendrías que vivir en la Argentina, para comprender ese conformismo.

      Solamente, tenemos 30 años de vida democrática de los cuáles, 26 años fuimos gobernados por gobiernos 'peronistas' corruptos que no hacen otra cosa que dar 'marcha atrás' a un país que lo tiene todo para salir adelante.

      Y lamentablemente, no hay una 'oposición' que se les plante y te ofrezca alguna alternativa diferente. Y así seguimos...

      Besos!

      Elimina
    3. Sin duda desde aquí se me hace difícil hacerme una imagen real de vuestra realidad. Eso es indiscutible. No vivo en Argentina. Pero creo no equivocarme al sospechar que eso les pasa a los jóvenes de la mayoría de los países occidentales. Parece que se os haya caído el mundo encima y os haya aplastado. Sois incapaces de daros cuenta de la fuerza que tenemos nosotros, los que no estamos conformes con lo que hay, que solo se trata de ponerse en movimiento... No voy a hacer ahora una proclama política, aunque no me guste nada esa actitud de conformismo que es lo mismo que renunciar a lo que es nuestro: Justicia y libertat.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Personalmente estoy a favor de que existieran las listas abiertas y también de buscar alguna fórmula más justa que el actual reparto de escaňos. Nunca me ha convencido eso de que cada voto valga tan diferente en función de a quien votes o dónde lo hagas.
    Tampoco entiendo que la democracia se haya de limitar a un voto cada cuatro aňos, sin más posibilidad de opinar nada. Me parece que la fórmula del referéndum popular debería ser una herramienta de uso habitual ( de hecho lo es en muchos países), y más lo debería ser aquí, dónde la ética y la moral política, por lo general brillan por su ausencia (groseramente sustituída por una moralina religiosa). Aquí lo más habitual es que el que gana las elécciones se dedique las más de las veces a defender sus propios intereses y tomarle el pelo a todo el mundo sin respetar ni programas ni promesas eléctorales. Especialmente cuando gobiernan los que están ahora.
    Lo de asumir responsabilidades políticas ni existe ni se le espera.
    Encima se sacan "la ley de la mordaza" para crujirte vivo si protestas.
    Resulta que la democracia en este país consiste básicamente en dejarte votar cada cuatro aňos para luego reirse en tu cara.
    En cuanto a que sea mejor que los escaňos pertenezcan a los partidos o a los que han sido elegidos, pues no se que decirte, porque pocos fraudes a la democrácia puede haber peores como el que se plantea con los tránsfugas y demás parentela. Además que por el funcionamiento del propio sistema, tu en realidad votas partidos y no personas, así no tiene mucho sentido que los votados hagan lo quieran, salvo para cuestiones morales y éticas de índole personal. En el caso de las listas abiertas quizás estaría más justificado que cada uno hiciese lo que le viniese en gana con su escaňo . En este sentido, tuvimos en Madrid el caso aquel del "Tamayazo", que personalmente es uno de los momentos en los que más repugnacia moral he sentido con la política. Y lo voy a dejar aquí porque no quiero llegar a donde llego siempre, y es a que la política aquí es el reflejo de la sociedad y que si no conseguimos una auténtica regeneración moral y social antes, posiblemente cualquier sistema que tuviésemos lo acabaríamos corrompiendo.
    Encima éstos van y se cargan la educación para la ciudadanía, mutilan la filosofía y ponen a la gente a rezar de nuevo.
    Peor ( para nosotros, que no para ellos) no puede hacerse.

    Abrazos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Más de acuerdo no podemos estar. Sin duda la política de este país no es más que un reflejo de su realidad social, donde todos vemos la corrupción como algo inevitable y nos acabamos apuntandonos a ella, aunque solo sea aceptando que el fontanero no nos haga factura para ahorrarnos el IVA... Y donde el modelo sea ese vivillo que aprende a medrar en un mundo de corruptos que protagoniza "El lazarillo de Tormes"...

      Si bien los que tenemos ahora sean algo escandaloso los de antes, aunque no se pueden ni comparar en actitudes, tampoco eran una maravilla afrontando los problemas de este país.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  3. aqui pasa algo curioso, cada partido va con un grupo de congresistas, y uno puede votar por el congresista que desee pero del mismo partido.
    O sea puedo votar por fulano y mengano pero q sean del mismo partido político.
    Voto preferncial le llaman.
    Aqui no hay voto por TODOS los congresistas de un solo partido.
    Pero el problema de esto es que ahora cada partido pone a cualquiera que pueda aportar dinero xa la campaña. Y asi 'como que se compran los cupos xa postular' al congreso.
    según el regimen de voto preferencial por lo general los primeros números son los que entran.
    asi si tienes más plata, te dan un número bajo, con más posibilidad de que voten por ti, Y claro mientras más congrsistas de tu partido haya, es mejor para el partido. El problema que esto a generado, con congresistas 'invitados' por cada aprtido político, es el transfugismo, palabreja que se ha mencionado mucho por aqui.
    Y es que como no son propiamente del partido sino gente que fue invitado (aka comprado su candidatura) pues renuncian al partido por el cual postularon y se van a otro, dependiendo de su interes.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ese sistema vuestro es sin duda más abierto que el nuestro, aunque puede que todo ese tema financiero puede que lo acabe corrompiendo, porque al fin y al cabo la plata lo acaba corrompiendo todo.

      Ese fenómeno del transfuguismo que mencionas también se da en nuestro país, ya que el escaño es del diputado y no del partido.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  4. Lo que dice Dammy es cierto, en España al ir en bloque se tienen que aguantar con gente que a veces no es la más idónea, pero nuestro sistema también tiene sus contras

    ResponElimina
    Respostes
    1. Aunque tenga sus contras seguro que les da muchas más posibilidades que el nuestro de influir sobre las decisiones de los partidos.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario

      Un abrazo.

      Elimina