Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

diumenge, 2 de novembre de 2014

Ruptura

[Entrada 74]

Ruptura


De tant en tant hi ha una relació que es trenca de forma sobtada. "No vull parlar mai més amb tu" em va dir. Quan passen aquestes coses, no sé el que ho fa, però crec que som molts els que ens venen ganes de parlar-ne, d'explicar-ho, volem creure que estem buscant consol, però molt em temo que el que busquem és que ens doneu la raó, que ens digueu que no en tenim cap culpa...

No, no us ompliré el cap explicant.vos que m'ha passat, com em sento, com m'ha afectat ni quins projectes tinc al respecte, ni us demanaré que us sembla que he de fer. No és res de tot això el que em mou avui.

Sóc dels que creuen que quan passa una cosa així la culpa es sempre compartida, per tant sé que no tinc la raó, sé que que no ho he fet tot bé, sé que he d'assumir la meva part de culpa, així que no us atabalaré amb els fets i els detalls ni amb les meves emocions ni amb els pensaments que em bullen pel cap. No vaig per aquí.

De fet, el que tinc són preguntes ja que m'agradaria entendre, entendre'm. M'he adonat que el primer que he fet ha estat intentar justificar el que he fet, justificar-me, explicar-me a mi mateix la meva actitud i convèncer-me de que no he fet res que se'm pugui reprotxar... Autoengany?

No he tingut l'oportunitat de parlar-ne amb ningú. Els que estem a l'armari i hem de dur aquesta mena de relacions d'amagat no tenim amb qui comentar aquestes coses. No tenim una Mariliendres ni cap amic que conegui aquestes relacions, però d'haver-los tingut segur que els hauria exigit recolzament i que m'eximissin de la culpa, que em donessin la raó, però no ho he fet, més ben dit, no he tingut l'oportunitat de fer-ho.

Per què som així? Per què no som capaços d'assumir la nostra part de la culpa sense perdre l'autoestima? Per què no podem sobreviure a una ruptura que ens dol sense acabar odiant a l'altre, sense que acabem considerant-lo un mal parit? Són les nostres emocions les que ens poden? Si només uséssim la raó i fóssim capaços de no autoenganyar-nos seríem capaços d'evitar aquestes ruptures tan doloroses?

Una abraçada.






Ruptura


De vez en cuando hay una relación que se rompe de forma repentina. "No quiero hablar nunca más contigo" me dijo. Cuando pasan estas cosas, no sé por qué, pero creo que somos muchos a los que nos dan ganas de hablar, de contarlo, queremos creer que estamos buscando consuelo, pero mucho me temo que lo que buscamos es que nos deis la razón, que nos digáis que no tenemos ninguna culpa...

No, no os llenaré la cabeza contándoos lo que me ha ocurrido, como me siento, como me ha afectado ni qué proyectos tengo al respecto, ni os preguntaré que os parece que tengo que hacer. No es nada de eso lo que me mueve hoy.

Soy de los que creen que cuando pasa algo así la culpa es siempre compartida, por lo tanto sé que no tengo la razón, sé que no lo he hecho todo bien, sé que tengo que asumir mi parte de culpa, así que no os marearé con los hechos y sus detalles ni con mis emociones ni con los pensamientos que me bullen por la cabeza. No voy por ahí.

De hecho, lo que tengo son preguntas ya que me gustaría entender, entenderme. Me he dado cuenta que lo primero que he hecho ha sido intentar justificar lo que he hecho, justificarme, explicarme a mí mismo mi actitud y convencerme de que no he hecho nada que se me pueda reprochar... ¿Autoengaño?

No he tenido la oportunidad de hablar con nadie. Los que estamos en el armario y debemos llevar este tipo de relaciones a escondidas no tenemos con quien comentar estas cosas. No tenemos una Mariliendres ni ningún amigo que conozca estas relaciones, pero de haberlos tenido seguro que les habría exigido apoyo y que me eximieran de toda culpa, que me dieran la razón, pero no lo he hecho, mejor dicho, no he tenido la oportunidad de hacerlo.

¿Por qué somos así? ¿Por qué no somos capaces de asumir nuestra parte de la culpa sin perder la autoestima? ¿Por qué no podemos sobrevivir a una ruptura que nos duele sin acabar odiando al otro, sin que acabamos considerándolo un mal nacido? ¿Son nuestras emociones las que nos pueden? Si sólo usáramos la razón y fuéramos capaces de no autoengañarnos ¿seríamos capaces de evitar estas rupturas tan dolorosas?

Un abrazo.



6 comentaris:

  1. Uffff Tus palabras me sugieren un montón de reflexiones. La primera, es que no me parece tan malo lo de buscar una justificación que nos "libere" de la pesada carga de sentirnos responsables, por lo menos en un primer momento, aunque sea un autoengaño y sepamos en el fondo que nos hemos equivocado. Diría incluso que resulta humanamente necesario por una simple cuestión de salud emocional y mental, porque si a todo el dolor de la pérdida, le sumásemos la otra, el daño se volvería insoportable. Luego, cuando ya estén un poco curadas las heridas hay tiempo para reflexionar serenamente sobre lo ocurrido y tratar de gestionarlo internamente, sacando conclusiones de manera positiva, como parte del aprendizaje que es en definitiva la vida.
    Una segunda reflexión. En cuestiones de afectos creo que no tiene sentido esto de buscar culpables, sea en el uno, en el otro, o de forma compartida. Los culpables son para las iglesias, y para los juicios. Aquí nos encontramos en el ámbito de los sentimientos, y por mucho que nos empeñemos, nadie lo puede juzgar desde una perspectiva moral, ni siquiera puramente racional. Creo que en cuestión de sentimientos cada uno debe sacar conclusiones desde si mismo. Una cosa es decir "no me sentía querido" que no es lo mismo que un "no me querías", aunque nos lleve al mismo sitio. Si lo hiciésemos así nos evitaríamos muchos rencores inútiles.
    Otra consideración. Me parece una crueldad innecesaria esa de romper una relación con el " no quiero hablar nunca más contigo". Se supone que siendo una relación de afecto, el que ofendió, no lo hizo con intención de hacer daño, y al otro, si también participaba de ese afecto, de una manera u otra, se le acabará viviendo en contra. O bien porque cambie de idea, o porque simplemente, por muy víctima que te sientas por algo, hacer daño a alguien a quien quieres, siempre pasa factura. Al menos claro está, que ese afecto no existiera de manera sincera por alguna de las partes. Suena rastrero, pero todos en algún momento de la vida, nos hemos aferrado a alguna ofensa, más o menos trivial, para romper relaciones digamos "fracasadas", que no eramos capaces de dar por terminadas de otra manera.
    Quizás dentro de un tiempo, con los ánimos más calmados, sería bueno para los dos hablarlo y quitaros al menos el mal sabor de boca.
    Una última cuestión, lo de estar fuera del armario y tener amigos al tanto de tus avatares sentimentales tampoco ayuda tanto. Si que se agradece la cercanía y el cariño, pero el dolor no lo mitigan. Normalmente reaccionan tirando piedras contra el otro " menudo idiota", "no te merecía"... Y normalmente tu todavía sientes por esa persona, y te hace más mal que bien oírlo. Yo lo dejé hace pocos meses con el chico con el que estaba. Todavía le quiero. Vivíamos juntos y está siendo bastante duro. Así que, bueno, todo este tipo de cuestiones las tengo muy presentes.

    Te mando un fuerte abrazo.

    Gracias por tu atención nuevamente

    ResponElimina
    Respostes
    1. En primer lugar gracias a ti por todo y muy especialmente por estos consejos.

      Estamos muy de acuerdo en eso que dices de los amigos, normalmente no suelen entender las contradicciones de las emociones de cada uno tiene en esos casos y sus palabras, que tienen la mejor intención, no suelen acertar a consolarnos, sino a veces tienen el efecto contrario.

      También estoy contigo en eso de los culpables. Aunque yo no tenía ningunas ganas de romper sí que sé que tuve un mal momento que desencadenó todo eso, puede que fuera él quien estaba cansado... Lo ignoro, no lo hemos hablado (cuando lo intente su respuesta fue esa frasecita) y de momento la puerta está cerrada.

      En cuanto al tema de que la justificación nos libere ya me parece más discutible, ya que me da la impresión de que no hace más que demorar la vuelta a la normalidad.

      Muchas, mejor dicho, muchísimas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. ¡SORPRENDIDO! siempre pensé que serías tú el que lo dejaras al "encapricharte" de otro pelele más inexperto con el que desarrollar tus habilidades; con el peligro de una "escenita" histérica por parte del "parásito", en tu entorno de fuera del armario.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Dudo que hablemos de la misma persona. A parte de eso me relaciono con personas no con peleles ni parásitos.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario,

      Un abrazo.

      Elimina
  3. Como ves, me monto cada diarrea mental virtual...

    ResponElimina