Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

diumenge, 30 de novembre de 2014

La vida secreta de les paraules --- La vida secreta de las palabras

[Entrada 81]

La vida secreta de les paraules


Li he robat el títol a Isabel Coixet, malgrat que no volia parlar de la seva pel·lícula, sinó que volia comentar un altre tema. Fa pocs dies un amic meu i jo ens vam passar una estona discutint per una paraula i és una cosa que malauradament no era el primer cop que ho feia a la meva vida, amb ell i amb altres amics. De fet, són moltes les ocasions en què, per posar-nos d'acord, hem hagut de matisar el sentit de les paraules, hem hagut de posar-nos d'acord en el sentit de les paraules.

Són moltes les ciències que comencen la seva introducció, els seus fonaments, definint el que en diuen conceptes bàsics que no és més que donar un sentit precís, exacte, a determinades paraules.

Les paraules són l'eina que usem per a la comunicació. Està clar doncs que ens hem de posar d'acord en el seu significat. I per això no em dol passar-me hores per arribar a definir correctament el que estic dient, més ben dit, el que estic volent dir.

A més les paraules són vives ja que evolucionen i canvien de sentit. Els que estudien història ho saben bé, perquè en llegir un document antic es poden trobar paraules que avui dia usem en un determinat sentit i que en aquell moment, quan es va generar el document, en tenien un altre matisadament diferent, fins i tot completament diferent. Les paraules "tonto", idiota, imbècil, o subnormal, han estat en algun moment paraules usades per designar la disminució mental, però han acabat sent ofensives, perquè s'han usat per insultar.

Tot i parlant el mateix idioma no sempre tothom entén el mateix de les nostres paraules. Per això, quan comunicar-nos correctament esdevé important, matisar el sentit de les paraules pot ser importantíssim, fonamental.

Potser perquè les paraules tenen vida, i dins nostre una vida secreta, una vida que ningú controla.

Una abraçada.






La vida secreta de las palabras


Le he robado el título a Isabel Coixet, aunque no quería hablar de su película, sino que quería comentar otro tema. Hace pocos días un amigo mío y yo nos pasamos un rato discutiendo por una palabra y es algo que desgraciadamente no era la primera vez que lo hacía en mi vida, con él y con otros amigos. De hecho, son muchas las ocasiones en las que, para ponernos de acuerdo, hemos tenido que matizar el sentido de las palabras, hemos tenido que ponernos de acuerdo en el sentido de las palabras. N

Son muchas las ciencias que comienzan su introducción, sus fundamentos, definiendo lo que llaman conceptos básicos que no es más que dar un sentido preciso, exacto, a determinadas palabras.

Las palabras son la herramienta que usamos para la comunicación. Está claro pues que hay que ponerse de acuerdo en su significado. Y por eso no me duele pasarme horas para llegar a definir correctamente lo que estoy diciendo, mejor dicho, lo que estoy queriendo decir.

Además las palabras están vivas ya que evolucionan y cambian de sentido. Los que estudian historia lo saben bien, porque al leer un documento antiguo pueden hallar palabras que hoy en día usamos en un determinado sentido y que en aquel momento, cuando se generó el documento, tenían otro matizadamente diferente, incluso completamente diferente. Las palabras tonto, idiota, imbécil, o subnormal, han estado en algún momento palabras usadas para designar la disminución mental, pero han acabado siendo ofensivas, porque se han usado para insultar.

Aunque hablemos el mismo idioma no siempre todo el mundo entiende lo mismo de nuestras palabras. Por eso, cuando comunicarnos correctamente es importante, matizar el sentido de las palabras puede ser importantísimo, fundamental.

Quizás porque las palabras tienen vida, y dentro de nosotros una vida secreta, una vida que nadie controla.

Un abrazo.

4 comentaris:

  1. Me gusta de las palabras el significado de ellas en diferentes lugares.
    También como varia su significado con el tiempo, van ganando nuevas acepciones o signficados

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sin duda, esa es la realidad, pero no somos meros espectadores sino que colaboramos a ello continuamente, y eso nos lleva a tener que estar siempre concretando lo que queremos decir cuando una palabra toma el protagonismo en alguna de nuestras expresiones en las que requerimos precisión...

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  2. Cuando estudiábamos la teoría de comunicación en el colegio siempre nos explicaban la necesidad de que emisor y receptor utilizasen un mismo código. Luego en la práctica te vas dando cuenta de que esto de forma literal no existe y que un mismo idioma puede resultar en códigos muy diferentes, porque cada uno tiene su propio mundo de palabras.
    Decir además que nosotros como país tenemos un cierto déficit de educación o sensibilidad que nos hace ser constantemente poco respetuosos con los mundos ajenos. Utilizamos como normales muchas palabras y expresiones que aluden directamente a conceptos xenófobos, homófobos y misóginos. Podemos disculparnos en la costumbre, y acotar y matizar nuestros significados, pero no es suficiente, porque independientemente de lo que pretendamos con ellas, simplemente pueden hacer daño. Creo que a este nivel existen otros países y culturas, que al menos ponen Un claro empeño en hacer pedagogía del lenguaje. Esto nos ha dejado quedar mal frente a otros en muchas ocasiones. Recordemos por ejemplo aquella polémica que se levantó en Inglaterra por aquel "Dígale al negro (por Henry) que usted es mejor" de Luis Aragonés durante un entrenamiento . La gente aquí lo justificaba diciendo " es que no lo han entendido". Y no, éramos nosotros los que no queríamos entenderlo.
    No sólo importa la idea que yo pretendo transmitir, importa además el origen y la propia historia de las palabras, importan los diferentes significados y realidades a las que alude cada una, y que tras el mensaje principal se esconden agazapados en el subconsciente de quien las escucha, e importan mucho los sentimientos del otro, que siempre tiene sus propios significados y su propio mundo.

    Una reflexión muy interesante.

    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que los idiomas tienen una carga muy importante de idiosincrasia, solo hace falta ver como varia la definición de una misma palabra en los distintos diccionarios, queriendo decir lo mismo. En cuanto a la interiorización de esas palabras ya me pierdo aunque sufra sus consecuencias.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina