Avís | Aviso

Avís | Aviso
=> Versió en català (la primera part de l'entrada)
=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

divendres, 28 de març de 2014

Soy Española...

[Entrada 38]

Soy Española...


Soy española, vivo en Barcelona, soy del Real Madrid, hablo castellano y no me siento catalana. Pero mañana votaría sí a la independencia de Cataluña.

No entiendo de Política, no me sé la constitución. Entiendo de personas. Las personas se entienden cuando se respetan, se toleran y se escuchan. Las personas se casan porque en un determinado momento se enamoran y deciden por ambas partes compartir sus vidas, sus beneficios y sus penas. Compartir, tolerar y respetar. En lo bueno y en lo malo. Pero a pesar de lo prometido a veces se rompe el amor, sin intencionalidad, sin maldad, con todo el dolor de nuestro corazón. Y se puede romper por ambas partes o sólo por una. En ambos casos hay divorcio, de mutuo acuerdo, de malos modos. Pero nunca se obliga a nadie a quedarse en un matrimonio en contra de su voluntad. Si una de las partes se quiere ir, se va. Con todo el dolor de nuestro corazón. Y en el supuesto caso que pretendiéramos que se quedara, que debiera recapacitar y renunciar a su libertad, ¡no se le amenaza, se le infravalora, se le ignora, se mal juzga o se le deja de respetar! En ese absurdo caso sólo se consigue el caso opuesto: más determinación.

La decisión de independizarse ya no sale de su razón, de su reflexión o decisión. Sale directamente de su corazón. Primitivamente. ¡Secuestro amigdalar! Han ofendido su autoestima, su sensación de país. Su orgullo.

Soy madre de tres niños, han nacido y se están criando aquí. Yo soy española, siempre lo seré, viva donde viva. De igual manera que si viniera un japonés a vivir a España siempre sería japonés. La nacionalidad se forma en un determinado momento de nuestra infancia, percibo, supongo. Ellos decidirán su nacionalidad y si quieren, deciden, optan o sienten que son catalanes por encima de cualquier cosa, no pondré reparos. No serán menos ni más que nadie. Pero por delante de las banderas estamos las personas. Y por delante del patriotismo debería ir el sentido común y el respeto.

Hablo desde mi experiencia y las peores traiciones no me las ha hecho ningún catalán. Pero la mayor lealtad si la he vivido en esta tierra con esta gente. Y no entiendo de política, pero creo que hubiera sido más rico para la historia de España respetar a Cataluña como tal, como ellos se sienten, con su riqueza de cultura, gente y generosidad. Respetarla y tratarla por su valía. Pero sospecho que ya es tarde. Un poquito de respeto de vez en cuando no viene mal.

Por todo ello mañana yo votaría sí a la independencia de un "país" que no quiere formar parte de otro, simplemente porque no se siente respetado.

Tan simple como la vida misma.

Beatriz Puerta

42 comentaris:

  1. COHERENCIA, ¡SÍ SEÑOR! Lástima que yo no me siento europeo; esos europeos que decían que Europa empieza en los Pirineos ¡QUÉ SE HAN CREÍDO! unos hablan alemán, otros francés, otros italiano, otros inglés...; ¿y me quieren imponer el ser europeo? ¿esa Unión; que dicen; que sólo es una unión de mercaderes intrigando a quien le pueden timar más? ¡África; el continente de la eterna esperanza! Y ya se sabe; la esperanza, es lo último que se pierde.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No tenía ninguna duda de cual iba a ser tu opinión. Está claro que cuando se habla de respeto te pierdes.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
    2. Si, claro; es que el sentirse ofendido es muy personal; la "pobre" Mª Antonieta se sentía ofendida cuando las turbas asaltaron Las Tullerias, "por que no tenían pan", ¡qué falta de respeto con Su Majestad! y dicen que contestó: "pues que les den croissants".

      Precisamente por ser catalán, sentirme catalán, malescribir en catalán, vivir en la Zona Metropolitana de Barcelona: aunque algunos nos acusen de centralistas, y no de pura sangre, respecto al conjunto de la nación catalana, me parece una falta de respeto que alguien pida que me extirpen de donde soy un referente, ser catalán es mi forma de ser español, para mantener la "pureza de sangre" española. Por que ser español, sra. mía, no es hablar castellano, ni ser del Real Madrid, ni no sentirse catalán; es saberse partícipe en una rica convivencia integradora de una diversidad ni uniformadora ni separadora.

      Elimina
    3. Ya lo sabemos, tú eres más catalán que nadie.


      Elimina
    4. Yo no tengo crisis de identidad; lo que soy, no lo soy en comparación con nadie. Simplemente, ¡SOY CATALÁN!

      Elimina
    5. Jo no tengo ninguna clase de duda ni crisis d'identidad, sé quien soy y donde vivo y no me hace falta ponerme etiquetas.

      Elimina
  2. Mmmm... esto vendría a ser algo así como, por qué 'todos juntos' se escribe separado y 'separados' se escribe todo junto...???

    El problema del 'separatismo' en Europa no sé por qué se da tanto.

    Será de la época de los reyes, cuando los 'países' (léase imperios) se unían y se desunían, provocando uniones de diferentes etnias que no conformaban una nación...???

    Supongo que es por lo que dice Betulo, que ni aún los mismos españoles (vascos, catalanes, gallegos, etc.) se sienten como tales. De allí que muchos menos deben sentirse 'europeos'.

    Acá, en mi país (Argentina), pasa algo parecido, con la diferencia de que todos nos sentimos 'argentinos' pero no 'latinoamericanos'... Claro que por esa causa así nos va... jeeeeeee...

    Besos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Curiosamente en Cataluña el sentimiento general, que no comparto completamente, está más cerca del sentirse europeo que español.

      Pero creo que la gracia de este escrito está que toca el tema clave: El respeto. Puesto que en general (y eso sí lo comparto) no nos sentimos respetados por el gobierno español y su centralismo jacobino, y eso no es algo que tenga 4 días, es algo que tiene siglos de historia.

      Muchas gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
    2. Acabo de responder, lo de que toca el tema del respeto, en tu respuesta anterior: es un tema bastante personal. Me mandaron, y conservo, un Power Point en que los catalanes pedíamos la INDEPENDENCIA de Extremadura con datos comparativos del 2.006, creo, respecto a Catalunya; para que España se librara de esa "carga". Si el sentirse europeo es ser súbditos del nuev@ Káiser, como es lo que parece, ese "sentimiento general" que dices percibir, y yo dudo, sería menor; pero el poner/se etiquetas, es muy sencillo; sobre todo si el desconocimiento es mayor; pues, conforme se va conociendo más matices, más difícil es encuadrar.

      Elimina
    3. Desconocía esa propuesta ¿No seria cachondeo? Eso de los "los catalanes pedíamos ¿significa que lo pedía la Generalitat?

      Elimina
    4. Por supuesto no es un ppc oficial; es en cachondeo con datos comparativos reales; y. por tanto, lo de "los catalanes", es retórico; incluso puede que esté en singular, no lo recuerdo al pie de la letra.

      Elimina
    5. En tu frase se pueden entender otras cosas. La trinca también decía en una canción de dar la independencia Madrid, pero eso también era cachondeo.

      Elimina
  3. Fascinant. Què podem dir? Comprén la situació com un matrimoni en el qual una de les parts no pot divorciar-se'n. Sens dubte, portat a l'extrem més antropológic i tangible ens trobem amb una veritat tremenda, i és que aquesta situació injusta s'està produint de manera col·lectiva per part d'un grup a un altre i no existeix cap jutje internacional amb prou noblesa com per posicionar-se per damunt de l'agressor ja que el jutje està condicionat per la situació económica i els interessos económics d'altres països i empreses.Això seria ilegal entre persones.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es pot dir més alt, però no més clar. Totalment d'acord. Em fascina que s'hagi adonat que tot es basa en una falta total i absoluta de respecte.

      Moltes gràcies per l'aportació del teu comentari.

      Una abraçada.

      Elimina
    2. Vist com una convivència matrimonial, certament, quand els fills malcriats comencen a destacar les diferències, com a separacions insolubles, amplificant-les, per aplicar la máxima del Imperi Romà: "divideix i venceràs" per així poder jugar a dues bandes...; les coses ACAVAN EN UNA MANCA DE RESPECTE mutua en el projecte de convivencia comú.

      Elimina
    3. Has escrit acaben amb "V" per cridar l'atenció?

      Em pots explicar en què et bases per dir que la manca de respecte és mútua? A part de no voler finançar les beleitats europees dels Austries, què els hem prohibit o impedit?

      Elimina
    4. La "V" es per que sóc un analfabet en català.

      ParlaVa de la convivencia matrimonial.

      Les beleitats europees dels Austries, es pagaren amb l'or d'Amèrica; les Corts de la Corona d'Aragó s'oposà al finançament de l'aventura americana; i prou car li sorti al Principat que, fins el Decret de Nova Planta, no va poder comercialitzar directament amb els nous territoris. En aquest sentit, els borbons, no van ser tan dolens pels catalans.

      Elimina
    5. 1) A més de l'or d'Amèrica, els Austries van esprémer Castella en les seves vel·leïtats.

      2) No va ser el decret de nova planta, sinó Carles III qui va autoritzar als catalans a comerciar amb les colonies de Castella.

      Elimina
  4. Yo siempre digo que cuando uno habla desde si mismo y desde sus sentimientos, siempre es cierto lo que dice y nunca se equivoca. Nadie le puede discutir los sentimientos a otro, como mucho le podrá decir que sus propios sentimientos son diferentes. El problema está en cuando uno se pone a partir de ahí a razonar y a sacar conclusiones para llegar a donde quiere. Aquí si que te pueden llevar la contraria y decirte directamente que te equivocas.
    Yo no voy a discutirle a nadie si se siente espaňol u otra cosa o si se siente maltratado. Del mismo modo estoy completamente a favor de que cada uno sea libre para decidir su futuro y de que se le respete. Pero en los razonamientos que se plantean aquí, se exponen varias ideas con las que no estoy de acuerdo. La primera, y más importante, es la de equiparar el tema de la independencia al de un divorcio y tratarlo como un tema de afectos. Porque el verdadero debate de fondo aquí, es decir, el origen de la discordia, no está en las personas, si no en los territorios. Es decir, nadie se opondría en Espaňa a que los catalanes se fuesen todos a colonizar un nuevo territorio, y que formasen allí su propio país en el que disfrutasen de su identidad y su cultura ( en el caso de que tal cosa pudiese ser posible), del mismo modo que nadie se hubiese opuesto a que los ciudadanos de Crimea, que se sentían rusos, se hubiesen ido todos al país vecino, a vivir allí como ciudadanos de pleno derecho. Es decir, lo que plantea la discordia no es el divorcio, si no que el otro pretenda quedarse con todo. Y que conste que esto no lo digo ni mucho menos como una afirmación personal . Yo ni siquiera creo en nacionalidades, ni en fronteras. Simplemente afirmo que la realidad auténtica es esta.
    (....)

    ResponElimina
    Respostes
    1. En primer lugar me parece que planteas cosas imposibles. La humanidad dejó de ser nómada hace milenios, el sedentarismo y la expansión de la humanidad hace inimaginable que un pueblo pueda cambiar de territorio. Para muestra un botón: Palestina. Por tanto creo que hoy en día no se puede separar un territorio de la gente que lo habita. El territorio y la gente que lo habita forman una unidad inseparable. Cuando alguien renuncia a ello hablamos de desarraigo. El único pueblo que conozco que no tenga un territorio es el gitano. Hasta 1947 también lo era el judío, pero ya no es así.

      A principios del siglo XV existían en la península Ibérica cuatro coronas: Portugal, Castilla, Navarra y Aragón. La Corona de Aragón tenía una estructura confederal, el rey de Aragón era en realidad rey de Aragón, de Valencia, de Mallorca, de Sicilia, de Cerdeña y de Córcega; duque de Neopatria y de Atenas; conde de Barcelona, de Rosellón y de Cerdaña. Ese es el mosaico territorial que persiste con pequeñas variaciones es el que conforma España y perder eso de vista, perder esa territorialidad de vista, crea los conflictos que estamos viviendo. Un pueblo, hoy en día, es también el territorio que habita.
      …/...

      Elimina
    2. Yo discrepo contigo respecto a la certeza de hablar desde los sentímientos: la visceralidad, es la causa de las equivocaciones. En cambio, estoy de acuerdo contigo con lo de sacar conclusiones, razonadas, para adecuarlas a los sentimientos.

      Por su puesto la libertad es personal, cada quien debe decidir; pero, en la convivencia, debe limitar SU libertad a favor de la libertad de OTRO. También es cierto que, algunos, desde su visceralidad, en la convivencia, se contentan con el viejo dicho del: "mal de muchos"; MÁS que el trabajar por el "bien de TODOS".

      Elimina
    3. Pues yo también voy a discrepar. El ser humano debe saber encontrar un equilibrio que equipare sus instintos, sus emociones y su raciocinio. Poner el raciocinio por encima de todo es un error muy grave, puesto que va contranatura, y que nos ha llevado a esta sociedad demente en que vivimos.

      Elimina
    4. Equilibrio, pero no igualdad. Quizás la sociedad actual sea demente, para algunos al no entenderla, pero es la que tenemos y FORMAMOS; pero creo que, de lo poco que sé de historia, es de las sociedades más justas que se han dado en la HISTORIA; no en ilusiones de teóricos.

      Elimina
    5. Evidentemente Peace, yo hablaba de una realidad hipotética, no deseable en ningún caso, y lo hacía sólo para argumentar que lo que se enfrenta en este conflicto nacionalista por la parte de Espaňa no es el interés por poseer a las personas, si no a los territorios. Las personas aquí son elementos del todo secundarios. En realidad yo creo que todo nacionalismo se cimenta siempre en el afán de poder de algún ( o varios) caudillos, que necesitan para tal fin la posesión de un territorio y de unos súbditos. La corona espaňola ya tiene súbditos de sobra, así que no tendría mucho problema en prescindir de los catalanes. Por la parte catalana es diferente. Ya se que los catalanes independentistas no veis lo de vuestro nacionalismo en estos términos ( aunque si probablemente a los nacionalistas contrarios). Los que somos de izquierdas no nacionalistas si que os vemos así a ambos. De todas formas, el ejemplo que propones no me parece precisamente el más apropiado, ya que el Estado de Israel si se creó de forma "artificial" en el territorio palestino y no precisamente en los tiempos de los nómadas. También ha ocurrido a lo largo de la historia que pueblos que habían sido acogidos en otros territorios que no eran originalmente el suyo, refugiados de guerras, hambrunas, ect, con el tiempo quisieron reivindicar como propio el nuevo territorio y formar sus propias naciones.
      Así que ese carácter indivisible entre pueblo y territorio es por lo menos discutible. Un mismo pueblo puede habitar difetentes territorios, y un mismo territorio diferentes pueblos.
      Tu citas a gitanos y judíos, pero en Espaňa tenemos nuestro propio ejemplo en el pueblo gallego. Existen producto de la emigración básicamente, multitud de colonias de gallegos por el mundo, pero incluso a los gallegos que jamás salieron de Galicia les tocaron en suerte diferentes nacionalidades, según cuando vinieran al mundo. A los gallegos en su historia más reciente ya los han "etiquetado" como ciudadanos espaňoles, gallegos como nación independiente, súbditos de Castilla y súbditos portugueses. Un gallego de hoy en día está mucho más vinculado culturalmente a un portugués del norte que a un espaňol del sur, sin embargo los unos son extranjeros y los otros compatriotas. Son en definitiva un ejemplo perfecto de lo aleatorias que son como tales las nacionalidades.
      En cuanto al debate razón - sentimientos, yo lo único que trataba de decir es que se pueden discutir las razones, pero no los sentimientos, porque los sentimientos son siempre la verdad íntima de cada uno. Es decir si yo siento que te quiero con toda mi alma, y tu me dices que no te quiero, yo te puedo decir que es mentira. Sin embargo si me dices que no te sientes querido, eso resulta una verdad inapelable que yo no puedo discutirte. Y a esto me refería al decir que el manifiesto que planteas acierta en los sentimientos pero falla en las razones.

      Abrazos

      Elimina
    6. @Pucho: En cuanto a lo que dices de los sentimientos, estamos de acuerdo. Las emociones, es decir, los sentimientos ni se pueden imponer ni son discutibles.

      A ver, simplemente quería dejar muy claro que hoy en día está muy clara la identificación de nación o país con su territorio, para poner un contrapunto a tu argumentación que entendí claramente.

      Se dice que el pueblo catalán es un pueblo de mestizaje que significa que acoge e integra a todo el que viene a vivir aquí y que incluso absorbe elementos de la cultura del recién llegado. Para poner un ejemplo, en Perpiñan son los gitanos autóctonos los únicos que siguen hablando habitualmente en catalán. Hay pueblos como el judío que se encierran en sus guetos y se mantienen al margen de la cultura y costumbres de sus vecinos, y aunque aprenda su idioma y se adapte a la legislación vigente, un judío ejerce de judío esté donde esté ya que se considera el pueblo elegido. En cambio un catalán vaya donde vaya del mundo acaba integrándose (donde fueres haz lo que vieres) aunque en Sudamérica sea un gallego-catalán :).

      Hablando de la nacionalidad gallega. Para mi gallegos y portugueses son hermanos, como lo son catalanes, valencianos y baleares. Mi madre decía que en realidad el gallego era el idioma y el portugués uno de sus dialectos.

      Tengo la sensación que mis argumentos y los tuyos no están tan lejos... Aunque haya matices que nos diferencien.

      Un abrazo.

      Elimina
  5. (...)
    Tampoco estoy de acuerdo con eso de que la nacionalidad sea algo que sienta uno desde pequeňito. Habrá de todo. Creo que hay una nacionalidad cierta, la legal, que es completamente aleatoria. Allá donde naces te colocan una. Otra cosa es el afecto o lo que te identifiques con la que te toca. A mi las nacionalidades me la bufan todas, pero puestos a elegir no hubiese escogido la espaňola. Lo malo es que elegir no se puede, salvo en determinados casos y por causas excepcionales. Pero si algo he aprendido viviendo en Madrid, es que como se suele decir aquí: "uno no es de donde nace, si no de donde pace" y verdaderamente esto está lleno de gente que nació y se crió en otras comunidades, y que al fin se vino a vivir aquí. Gran parte de esta gente cuando le preguntas, te dicen que son madrileňos, porque sienten de verdad que esta es su tierra y nadie se lo discute. En principio es de suponer que en una ciudad como Barcelona pasará lo mismo, aunque siempre me ha llamado la atención que en Cataluňa, exista una palabra ("charnego"), para diferenciar al que no es de procedencia catalana.
    Para más, la autora de este alegato, intenta defender sus argumentaciones poniendo un ejemplo de lo más desafortunado (en cuanto a las conclusiones que pretende), cuando dice que un japonés que viviera en Espaňa seguiría siendo japonés. Pues seguramente si, el pueblo japonés es de mentalidad ultranacionalista e identitariamente homogéneneo, pero ¿sabemos por qué?. Quizás deberíamos saber que el pueblo que hoy en día conocemos por japonés no es ni siquiera el originario de ese territorio, si no el Ainu. El pueblo Ainu tiene una etnia propia ( de origen común con los siberianos, los otros están emparentados con sus vecinos de Corea), idioma y cultura propios. Según fueron conviviendo, los unos fueron dominando y anulando a los otros hasta casi borrarlos del mapa. Todavía quedan hoy en día pequeňas comunidades Ainu en Hokaido que viven completamente marginadas. Ni se les reconoce el idioma, ni la cultura, ni tienen derecho a nada. Si el pueblo catalán hubiese surgido en Japón, o el japonés en Espaňa, ahora mismo no tendríamos este debate, pues ya no existiría una realidad nacional alternativa a la que agarrarse, posiblemente ni los catalanes como tal existirían en cuerpo y alma. Esto no es algo exclusivo de Japón, puesto que existen infinidad de ejemplos por el mundo como el suyo. Los malísimos espaňoles seguramente podrían haber sido peores.

    Abrazos

    ResponElimina
    Respostes
    1. …/...
      Por otro lado, hoy en día se define nación como un grupo de gente que comparte algunos rasgos característicos, como la lengua, la cultura, ciertas instituciones o el origen étnico, por eso, según esa definición existen naciones sin estado propio, como el Kurdistan (por poner un ejemplo fuera de nuestro territorio). El hecho de pertenecer a una nación y de sentirse miembro de ésta no sólo tiene su origen en la circunstancia de haber nacido dentro de su territorio, sino que también se puede encontrar en la voluntad o el deseo personal de sentirse identificado con ella por otras razones, aunque no se haya nacido allí. He remarcado la palabra sentirse, porque según el criterio actual, la nacionalidad es algo simplemente emocional.

      Si te fijas bien, los catalanes cuando hablamos de España no nos referimos al pueblo español, sino a sus gobernantes. Que pueden gallegos, andaluces, castellanos, etc., pero rara vez catalanes (a parte de Prim y Pi y Margall me parece que no ha habido otros catalanes gobernando España en los últimos 300 años).

      No hace falta irse al Japón. En la vecina Francia, donde hay una provincia completamente catalana, el Rosellón, cuya capital es Perpiñan (Perpignan), allí la lengua y la cultura catalana han prácticamente desaparecido, aunque recientemente haya un movimiento de intentar recuperarla o mantener lo poquito que queda de ella viendo lo que se hace aquí, por aquello de la emulación que nos gusta tanto a los humanos. Desgraciadamente todos los sistemas absolutistas o totalitarios del mundo tienden a anular las culturas singulares o minoritarias y a imponer la uniformización ideológica para conseguir cohesión en favor del estado. Muchos de ellos se inventan nacionalidades, como lo es la española, para darle esa cohesión.

      Muchas gracias por la aportación de tus comentarios.

      Un abrazo.

      Elimina
    2. Cierto eso de que "uno es de donde pace", y así se HACE. El tema es; en la renuncia del uno, en favor del otro; en aras a la convivencia.

      En este caso concreto; si se me quiere imponer una forma de ser español, de pura casta, diferente al ser catalán; que se queden con SU España. Igual que cuando se me quiere imponer una forma de ser catalán, frente a ser español, ¿qué tipo de español? rasgándose las vestiduras al INTERPRETAR al Ministro de Educación, como "castellanizar", al hablar de "españolizar" a los niños catalanes...; pues que se queden con SU Catalunya. Pese a que sospeche que muchos en el partido del ministro piensen que españolizar es castellanizar; lo dicho por el ministro, sólo fue eso; sin más. Igual que los catalanes que hablan de España; como si sólo fuera el Gobierno, y ciudadanía, de Madrid.

      Elimina
    3. Si se pudiera ser catalán sin problemas, puede que te diera la razón. Eslogans como "Pujol enano habla castellano" o "¡Puta Barça! ¡Puta Catalunya!" no están muy a favor de tus argumentos.

      Todos sabemos que significa ser "español para los del PP y sus votantes". No nos vas a engañar tan fácilmente. Menos demagogia. Al señor Wert solo le faltaba decir "¡Arriba España! ¡Viva Fr...!" después de afirmar que iba a españolizar Cataluña.

      Elimina
    4. je je je... cuando el ser humano no tenga problemas en su existencia, es que está muerto. ¿Slogans...? ¡por favor, un poco de seriedad...!

      Elimina
    5. Bueno Peace, más que argumentar a favor o en contra de tus palabras, me gustaría darte las gracias. Has hecho una afirmación con la que edtoy de acuerdo, sencilla, pero para nada evidente al decir que Espaňa es una realidad plurinacional y que cuando los catalanes hablais de "Espaňa" estais haciendo referencia al gobierno del estado y no a sus ciudadanos. Tan poco evidente es esa afirmación que luego en la respuesta de Betulo, que también es catalán, ya dice que al decir "Espaňa" hablan del gobierno y de la ciudadanía de Madrid.
      En realidad Peace, es obvio que desde el independentismo catalán se utiliza de forma totalmente consciente e interesada ese genérico de "Espaňa, que como tal alude al país entero incluyendo gobierno y ciudadanos, con idea de generar antagonismos y situar unificar e identificar convenienteme al "enemigo" fuera ( así de paso eludimos nuestras propias responsabilidades, que esa es otra), del mismo modo que desde el nacionalismo espaňol si especifica interesadamente que a quien se opone es a los gobernantes catalanes y no a los ciudadanos, siguiendo una estrategia opuesta.
      La cuestión es que estamos aquí reivindicando respeto, pero te aseguro Peace, que si por las cosas de la vida, tu fueses en lugar de catalán, madrileňo, y como tal, estuvieses ahora tan o más agobiado por la crisis que los catalanes, y cuando digo crisis no me refiero sólo a la parte económica, si no que lo digo en un sentido más amplio. No encontrarías nada de respeto escuchando cada día a los otros diciendo sin parar " Espaňa ( o Madrid) nos roba", "nos maltratan", son "cavernícolas", "fascistas" y otras cosas aún peores. Más bien te harían sentir una mierda. Todavía no han salido de Madrid manifestaciónes multitudinarias en contra de Cataluňa o de las aspiraciones catalanas, como las que se han orquestado en Cataluňa en contra de "Espaňa", salvo las de una minoría de la extrema derecha cuyo lema era "por la unidad nacional" y que llevaban un catalán al frente ( Sr Vidal Cuadras).
      Con esto no quiero iniciar una competición de ofensas, sólo digo que respeto no hay desde ninguna de las dos partes y que en cualquier caso, fomentar antagonismos es malo. Tanto si os independizais finalmente, que ojalá así sea si es vuestro deseo mayoritario, puesto que seguiremos siendo vecinos al fin y al cabo. Y peor aún si esto no se consigue a corto o medio plazo, puesto que entoces seguiremos conviviendo bajo un mismo Estado, con la rabia y la frustración de unos y el cabreo y el despecho de los otros. Bonito panorama.

      Abrazos

      Elimina
    6. @Betulo: Vaya hombre, así que me tengo que dejar insultar para ser serio... ¡Venga ya!

      Elimina
    7. Esos enfrentamientos entre los pueblos de España le vienen muy bien al PP y a sus correligionarios para defender sus argumentos uniformizadores. La realidad catalana es que no hay enfrentamientos entre la población por temas como el idioma o la cultura a pesar de la falsa propaganda de la derecha casposa que tiene sus principales pregoneros en medios como Intereconomia, la COPE, Telemadrid, la Razón, etc. Se han dicho muchas mentiras y muy gordas. Ellos, como afirma la impresentable de su líder en estas tierras, la Camacho, son los únicos que están buscando enfrentamientos y divisiones. Lo del idioma en las escuelas no tiene nombre... Me gustaría que vinieras aquí a vivir una temporadita y palparas la realidad para comprender lo falaz que es todo lo que están diciendo los mentideros oficiales.

      En fin, tengo amigos en toda España, incluso en Madrid, y creo que ninguno se habrá sentido insultado ni menospreciado por mi ni por ninguno de mis amigo de Cataluña. A pesar de lo que diga @Betulo y todo el PP en peso, aquí nos quejamos de lo que viene del gobierno jacobino de Madrid, no de los habitantes de Madrid... Ni del bocata de calamares ;)

      Un abrazo.

      Elimina
  6. SLOGANS: "No ofende quien quiere, sino quien puede" ¡QUE SENSIBLES NOS VOLVEMOS A VECES!. "Madrid, CABRÓN; saluda al campeón". "España nos roba". "Yo hablo catalán en la intimidad" (los del "...habla castellano" se tuvieron que morder la lengua a no llegar a dos meses)...

    Por eso no he querido entrar en lo de los slogans; pero es que eres como la gata de Doña Flora de Luckitas.

    ResponElimina
    Respostes
    1. O sea que me das la razón, que ser catalán en España no és tan fácil. ¿Será por eso que esos españoles que tanto nos quieren nos llaman "polacos" a los catalanes?

      Elimina
  7. ¡UFFFFFF...! es que..., ¡HAY QUIEN SE ENCUENTRA INCÓMODO HASTA EN PLENO ORGASMO!

    ¡"PA" que seguir!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ya sé son esos para los que dos es poco y tres, demasiado... Pero creo que no es el caso de esta señora que escribió la carta.

      Elimina
  8. Yo creo que esta señora sabe más de política de lo que cree.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Totalmente de acuerdo.

      Gracias por la aportación de tu comentario.

      Un abrazo.

      Elimina
  9. Yo, solo decir que, el chico de la foto está para hacerle burradas. Que cosa tan rica...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me lo prestaron de "Bananas ardientes". Me alegra que te guste.

      Un abrazo.

      Elimina